Un viaje a través de la historia bíblica Image

Un viaje a través de la historia bíblica

Pacto - Enseñanza (audio)

QUINIENTOS años después de que Dios se le apareciera a Abraham, sus descendientes eran unos dos millones de personas. Estaban oprimidos en Egipto, y su panorama parecía sombrío.

Pero Dios no había olvidado a Su pueblo ni Su promesa de darles su propia tierra. Tras cuatrocientos años de silencio, el Dios que se apareció a Abraham, Isaac y Jacob interceptó la vida de un hombre llamado Moisés.

La mano de Dios había estado sobre Moisés desde sus primeros días. La madre de Moisés lo escondió en una cesta a orillas del río Nilo para salvarlo de la matanza de bebés hebreos; la hija del faraón lo encontró y lo crió como un príncipe en el palacio, pero más tarde Moisés huyó de Egipto para comenzar una vida anónima en el desierto.

El fuego autosuficiente

Ahí fue donde Dios intervino. Moisés vio un fuego en una zarza, pero no quemó la zarza sobre la que se estaba. El fuego era autosuficiente. Todos los demás fuegos se apagan cuando han agotado el combustible disponible. Una vela sólo arde hasta que se acaba la cera, y entonces la llama se apaga. Pero esta llama era diferente a las demás. Mantenía su propia vida. Dios es autosuficiente. No depende de nadie ni de nada. 

Cuando Moisés se acercó, Dios le habló desde el fuego: «Yo soy el Dios de tu padre, el Dios de Abraham, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob» (Éxodo 3:6). Luego Dios reveló el nombre por el que quería ser conocido: «YO SOY EL QUE SOY» (3:14). 

A continuación, Dios encargó a Moisés que sacara a su pueblo de Egipto (3:10). Moisés se enfrentó al Faraón con la orden de Dios: «Deja ir a mi pueblo» (5:1). Pero el Faraón se negó. Pero después de que una serie de plagas devastaran su reino, el Faraón finalmente accedió a la demanda de Dios.

Reflejando el carácter de Dios

Dos meses después, el pueblo de Dios acampó en el Monte Sinaí. Permanecieron allí durante diez meses, y Dios utilizó ese tiempo para convertir a una multitud confundida en una nación disciplinada.

La primera prioridad para el pueblo era comprender su vocación única. Eran el pueblo de Dios, los herederos de las promesas de Dios a Abraham. Dios confirmó su compromiso con ellos en un pacto: “Andaré entre ustedes y seré su Dios, y ustedes serán Mi pueblo” (Levítico 26:12).

Luego, Dios dio a Su pueblo los Diez Mandamientos. No se trata de una lista arbitraria de normas, ni de un conjunto de valores culturalmente condicionados. Estos mandamientos son un reflejo directo del carácter de Dios. Cuando Dios dice: «No tendrás otros dioses delante de mí», es porque Él es el único Dios. Cuando Dios dice: «No cometerás adulterio», es porque Él es fiel. Y cuando dice: «No codiciarás», es porque Dios está en paz consigo mismo, y llama a su pueblo a ser como Él (Éxodo 20:3, 14, 17).

Cumplir la ley no nos convierte en el pueblo de Dios, pero ser el pueblo de Dios significa que estamos llamados a reflejar Su carácter viviendo según Su ley.

Sumido en la crisis

Unas semanas después, el pueblo de Dios se vio sumido en una crisis. Mientras Moisés estaba alejado del pueblo, éste hizo un ídolo y se entregó a todo tipo de depravaciones (Éxodo 32:5-6). Su comportamiento era una contradicción más que un reflejo del carácter de Dios.

Dios le dijo a Su pueblo que le daría la tierra de Canaán, pero debido a su pecado, no disfrutarían del regalo de Su presencia (Éxodo 33:3). Cuando el pueblo escuchó esto, se les rompió el corazón. Comprendieron que los dones de la libertad y la prosperidad significarían poco sin la presencia y la bendición de Dios, y anhelaban que se restaurara su relación con Dios.

Un lugar para encontrarse con Dios

Dios dio a Moisés instrucciones detalladas para un centro de culto móvil llamado el tabernáculo. En el centro de esta estructura en forma de tienda estaba el Lugar Santísimo. Allí se colocaba el Arca de la alianza. Era un cofre de madera cubierto por una tapa con estatuas de querubines, las figuras angélicas que habían guardado la entrada al Jardín del Edén.

Allí era donde Dios se reunía con un representante de Su pueblo llamado el Sumo sacerdote (Éxodo 25:22). Cuando el sumo sacerdote entraba en el Lugar Santísimo y rociaba la sangre de un animal sacrificado entre los querubines, una nube que representaba la presencia inmediata de Dios llenaba el tabernáculo.

Dios estaba mostrando cómo Su presencia regresaría a Su pueblo. Los querubines eran un recordatorio visual de que el pecado siempre trae la muerte. Pero la sangre del animal sacrificado hablaba de la disposición de Dios a aceptar un sustituto.

Avanzando Con Dios

El pueblo de Dios avanzó desde el Sinaí y se dirigió a Canaán. La presencia de Dios estaba con ellos, y estaba dispuesto a darles la tierra que había prometido a Abraham. Pero la tierra ya estaba ocupada, y el pueblo de Dios carecía de valor para luchar. Sin fe, no pudieron disfrutar del cumplimiento de la promesa de Dios, así que vagaron por el desierto durante cuarenta años hasta que una nueva generación estuvo preparada para dar un paso adelante en obediencia.

El pueblo de Dios entró en la Tierra Prometida bajo el liderazgo del sucesor de Moisés, Josué. En este acontecimiento, Dios cumplió dos propósitos: cumplir la promesa de Su pacto y traer juicio.

Dios le había dicho a Abraham que habría una larga demora antes de que sus descendientes heredaran la Tierra Prometida, porque “hasta entonces no habrá llegado a su colmo la iniquidad de los amorreos” (Génesis 15:16). Quinientos años más tarde lo había hecho. Dios había visto sus persistentes atrocidades, y por eso provocó su caída.

La vista desde la tercera montaña

Cuando la tierra estuvo poblada, Josué llamó al pueblo a renovar su pacto con Dios. En menos de cincuenta años, Dios había llevado a Su pueblo de la esclavitud en Egipto a la prosperidad en Canaán. «Nosotros, pues,  también serviremos al SEÑOR», dijeron (Josué 24:18).

Fue un gran momento. Pero no pasaría mucho tiempo antes de que el pueblo de Dios se encontrara con otro oscuro valle.

Josué 24:1-33

1 Entonces Josué reunió a todas las tribus de Israel en Siquem, llamó a los ancianos de Israel, a sus jefes, a sus jueces y a sus oficiales, y ellos se presentaron delante de Dios. Y Josué dijo a todo el pueblo: «Así dice el Señor, Dios de Israel: “Al otro lado del Río habitaban antiguamente los padres de ustedes, es decir, Taré, padre de Abraham y de Nacor, y servían a otros dioses. Entonces tomé a Abraham, padre de ustedes, del otro lado del río y lo guié por toda la tierra de Canaán, multipliqué su descendencia y le di a Isaac. A Isaac le di a Jacob y a Esaú, y a Esaú le di el monte Seir para que lo poseyera; pero Jacob y sus hijos descendieron a Egipto.

”Entonces envié a Moisés y a Aarón, y herí con plagas a Egipto conforme a lo que hice en medio de él. Después los saqué a ustedes. Saqué a sus padres de Egipto y llegaron al mar, y Egipto persiguió a sus padres con carros y caballería hasta el Mar Rojo. Pero cuando clamaron al Señor, Él puso tinieblas entre ustedes y los egipcios, e hizo venir sobre ellos el mar, que los cubrió. Sus propios ojos vieron lo que hice en Egipto. Y por mucho tiempo ustedes vivieron en el desierto.

”Entonces los traje a la tierra de los amorreos que habitaban al otro lado del Jordán, y ellos pelearon contra ustedes. Los entregué en sus manos, y tomaron posesión de su tierra cuando Yo los destruí delante de ustedes. Después Balac, hijo de Zipor, rey de Moab, se levantó y peleó contra Israel, y envió a llamar a Balaam, hijo de Beor, para que los maldijera. 10 Pero Yo no quise escuchar a Balaam; y él tuvo que bendecirlos a ustedes, y los libré de su mano.

11 ”Ustedes pasaron el Jordán y llegaron a Jericó. Los habitantes de Jericó pelearon contra ustedes, y también los amorreos, los ferezeos, los cananeos, los hititas, los gergeseos, los heveos y los jebuseos, pero yo los entregué en sus manos. 12 Entonces envié delante de ustedes avispas que expulsaron a los dos reyes de los amorreos de delante de ustedes, pero no fue por su espada ni por su arco. 13 Y les di a ustedes una tierra en que no habían trabajado, y ciudades que no habían edificado, y habitan en ellas. De viñas y olivares que no plantaron, comen”.

14 »Ahora pues, teman al Señor y sírvanle con integridad y con fidelidad. Quiten los dioses que sus padres sirvieron al otro lado del Río y en Egipto, y sirvan al Señor. 15 Y si no les parece bien servir al Señor, escojan hoy a quién han de servir: si a los dioses que sirvieron sus padres, que estaban al otro lado del río, o a los dioses de los amorreos en cuya tierra habitan. Pero yo y mi casa, serviremos al Señor».

16 Y el pueblo respondió: «Lejos esté de nosotros abandonar al Señor para servir a otros dioses. 17 Porque el Señor nuestro Dios es el que nos sacó, a nosotros y a nuestros padres, de la tierra de Egipto, de la casa de servidumbre, el que hizo estas grandes señales delante de nosotros y nos guardó por todo el camino en que anduvimos y entre todos los pueblos por entre los cuales pasamos. 18 Y el Señor echó de delante de nosotros a todos los pueblos, incluso a los amorreos, que moraban en la tierra. Nosotros, pues, también serviremos al Señor, porque Él es nuestro Dios».

19 Entonces Josué dijo al pueblo: «Ustedes no podrán servir al Señor, porque Él es Dios santo. Él es Dios celoso; Él no perdonará la transgresión de ustedes ni sus pecados. 20 Si abandonan al Señor y sirven a dioses extranjeros, Él se volverá y les hará daño, y los consumirá después de haberlos tratado bien».

21 Respondió el pueblo a Josué: «No, sino que serviremos al Señor». 22 Y Josué dijo al pueblo: «Ustedes son testigos contra sí mismos de que han escogido al Señor para servirle». «Testigos somos», le contestaron. 23 «Ahora pues», les dijo Josué, «quiten los dioses extranjeros que están en medio de ustedes, e inclinen su corazón al Señor, Dios de Israel». 24 Y el pueblo respondió a Josué: «Al Señor nuestro Dios serviremos y Su voz obedeceremos».

25 Entonces Josué hizo un pacto con el pueblo aquel día, y les impuso estatutos y ordenanzas en Siquem. 26 Josué escribió estas palabras en el libro de la ley de Dios. Tomó una gran piedra y la colocó debajo de la encina que estaba junto al santuario del Señor.

27 Y Josué dijo a todo el pueblo: «Ciertamente esta piedra servirá de testigo contra nosotros, porque ella ha oído todas las palabras que el Señor ha hablado con nosotros. Será, pues, testigo contra ustedes para que no nieguen a su Dios». 28 Entonces Josué despidió al pueblo, cada uno a su heredad.

29 Después de estas cosas Josué, hijo de Nun, siervo del Señor, murió a la edad de 110 años. 30 Y lo sepultaron en la tierra de su heredad, en Timnat Sera, que está en la región montañosa de Efraín, al norte del monte Gaas. 31 Israel sirvió al Señor todos los días de Josué y todos los días de los ancianos que sobrevivieron a Josué y que habían conocido todas las obras que el Señor había hecho por Israel.

32 Los huesos de José, que los israelitas habían traído de Egipto, fueron sepultados en Siquem, en la parcela de campo que Jacob había comprado a los hijos de Hamor, padre de Siquem, por 100 monedas de plata. Y pasaron a ser posesión de los hijos de José. 33 Y murió Eleazar, hijo de Aarón. Lo sepultaron en Guibeá de su hijo Finees, que le había sido dada en la región montañosa de Efraín.

(NBLA)

Analiza las siguientes preguntas con otra persona o úsalas para profundizar en la Palabra de Dios.

1La presencia de Dios bajó al tabernáculo. ¿Dónde deberíamos buscar la presencia de Dios en el mundo actual? ¿Por qué?
Próxima sesión

Detalles

ESCRITURA Josué 24:1-33

Próximo

Caos

06:33

Conéctate con nosotros

Suscríbete al boletín de Abre la Biblia para recibir recursos para inspirarte y desafiarte a abrir la Biblia.

Nombre(Obligatorio)
Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.