La Caminata Image

La Caminata

Batalla

Efesios 6:10–20

Batalla - Enseñanza (audio)

«No luchamos contra carne y sangre» (Efesios 6:12). Tu batalla principal no es con la gente. Puede haber personas que traigan dolor a tu vida, pero no son el enemigo, son las víctimas del enemigo.

El mayor problema en tu matrimonio no es tu cónyuge, y tampoco eres tú. El mayor problema en tu matrimonio es el enemigo invisible que quiere destruirte. 

Tu mayor amenaza no proviene de las heridas que has sufrido, las derrotas que has soportado o la injusticia que has enfrentado. Es el enemigo invisible el que quiere usar estas cosas para destruirte. 

El primer objetivo de tu batalla es estar firme. Pablo usa la palabra estar firme cuatro veces:

«Revístanse con toda la armadura de Dios para que puedan estar firmes contra los ataques del diablo» (Efesios 6:11).

«Tomen toda la armadura de Dios, para que puedan resistir en el día malo, y habiéndolo hecho todo, estar firmes» (6:13).

«Estén, pues, firmes, CEÑIDA SU CINTURA CON LA VERDAD» (6:14).

Cuando llega el día del mal —cuando la batalla es más intensa— Dios te llama a una cosa: no es para que tengas el testimonio más maravilloso o para que hagas un progreso fenomenal. Es simplemente para que cuando te enfrentes al calor de la batalla en su mayor intensidad, te mantengas firme. Así que haz que este sea tu objetivo: apunta simplemente a mantener tu posición y a mantenerte firme. Sé firme, inamovible y no te rindas.

¿Cómo vamos a resistir en la batalla? Debemos ponernos toda la armadura de Dios (6:11).

1. Permanecer en la verdad

«Estén, pues, firmes, CEÑIDA SU CINTURA CON LA VERDAD» (6:14).

Pablo no habla aquí de la verdad de la Biblia. Eso viene después, cuando habla de «la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios» (6:17). Aquí habla de la franqueza, de la honestidad, de afrontar la realidad o la verdad de la situación en la que te encuentras. El cinturón de la verdad es de lo que habló David cuando dijo: «Tú deseas la verdad en lo más íntimo» (Salmo 51:6).

Cuando te encuentres en el fragor de la batalla, tu punto de partida debe ser siempre establecer lo que es verdad. A menudo encontrarás que Dios te hace ver la verdad a través de las Escrituras. Usa la Biblia como un espejo, aprende a escuchar a los amigos cercanos y a los consejeros sabios que dirán la verdad en tu vida. Permite que quienes conocen tu situación aporten lo que es verdad y que tú puedes haber pasado por alto.

Si quieres ayudar a alguien en el fragor de la batalla, aquí es donde debes empezar. ¿Cuál es la verdad de esta situación? ¿Cuál es la realidad? Lo que puedes aportar puede ser a menudo algo que puedes ver y que la persona aún no ha podido percibir.

El consejo sabio comienza con una comprensión adecuada de la verdad de una situación, por lo que Santiago dice que debemos ser rápidos para escuchar y «lentos para hablar» (Santiago 1:19). 

Necesitamos ponernos el cinturón de la verdad porque la forma más rápida de convertirse en un cristiano ineficaz es vivir en la superficialidad de una vida no examinada.

2. Permanece en la justicia

«Estén, pues, firmes, CEÑIDA SU CINTURA CON LA VERDAD, REVESTIDOS CON LA CORAZA DE LA JUSTICIA» (Efesios 6:14).

La coraza de justicia no se refiere a la justicia de Cristo que es contada como nuestra cuando venimos a Él en fe, Pablo está escribiendo a los que están en Cristo, su justicia ya es de ellos. Cuando la justicia de Cristo es contada como tuya y estás vestido con ella, no tienes que ponértela cada día.

De lo que Pablo habla aquí es de nuestra elección diaria de hacer lo que es correcto. La única manera de estar en la batalla es determinar lo que es correcto ante Dios y hacerlo, sin importar el costo.

El cinturón de la verdad y la coraza de la justicia están en la cima de la lista porque las primeras preguntas que hay que hacer en cualquier conflicto son «¿Qué es la verdad?» y «¿Qué es lo correcto?» Un padre le dice a su hija que debe estar en casa a medianoche. Cuando ella llega a las 2 de la madrugada, él está listo para soltarse, pero primero debe averiguar qué es cierto. Puede ser que ella se haya saltado el toque de queda, pero también puede ser que su coche se haya descompuesto. Si se toma el tiempo necesario para descubrir lo que es cierto, será capaz de discernir lo que es correcto. Ese principio es válido en cualquier situación de conflicto.

3. Permanece en el veangelio

«Calzados LOS PIES CON LA PREPARACIÓN PARA ANUNCIAR EL EVANGELIO DE LA PAZ» (6:15).

Uno de los planes del enemigo es utilizar nuestro amor natural por la comodidad para evitar que nos esforcemos en obedecer a Dios. La manera de oponerse a este plan es ponerse los zapatos del evangelio. Los zapatos son para el movimiento y ponerse estos zapatos significa que te vuelves intencional para compartir el evangelio con otros.

Fíjate en que el evangelio se describe como el evangelio de la paz. Así es como puedes resistir cuando todo hace estragos a tu alrededor: la buena noticia de Jesús es que Él ha hecho la paz derramando Su sangre en la cruz; que en Él, tienes paz con Dios, aunque tus pecados sean muchos y tu vida esté lejos de lo que quisieras que fuera. Así que mantente firme en el conocimiento de que por medio de Cristo tienes paz con Dios. 

4. Permanece en la fe

«Sobre todo, tomen el escudo de la fe con el que podrán apagar todos los dardos encendidos del maligno» (6:16).

¿Has tenido alguna vez la inquietante experiencia de que te vengan a la mente pensamientos destructivos, pensamientos llenos de odio o incluso pensamientos blasfemos? Cuando vienen, te sientes avergonzado, y dices: «No puedo creer que haya estado pensando estas cosas».

En un sentido muy real, no eres tú quien está pensando estas cosas. Son los dardos encendidos del maligno. Vienen de fuera, no de dentro, y tú sabes que estos pensamientos vienen de fuera porque los odias cuando vienen.

¿Cómo vas a resistir estos dardos? Toma el escudo de la fe. La fe cree que Dios está a tu favor y que es más grande que todo lo que se ha dispuesto contra ti.

Los soldados romanos se protegían con dos escudos diferentes: un escudo pequeño y redondo que se llevaba en el antebrazo y se utilizaba en el combate cuerpo a cuerpo, pero no ofrecía protección contra una multitud de flechas incendiarias.

La imagen aquí es de un escudo más grande, rectangular, de cuatro pies de alto y dos de ancho, como un escudo de policía antidisturbios. Los romanos desarrollaron la idea de la falange, en la que un pequeño grupo de soldados se colocaba junto, disponiendo sus escudos para formar una cubierta protectora alrededor de todo el grupo, más bien como el caparazón de una tortuga.

Satanás quiere que estés aislado en la batalla. Le encantaría que lucharas solo contra los ataques en tu mente y en tu hogar que nadie más conoce, pero Dios nunca quiso que lucharas solo. Comparte tu lucha con alguien en quien confíes y que esté a tu lado. Toma el escudo de la fe y átate con otros creyentes bajo su cubierta protectora.

5. Permanece en la esperanza

«Tomen también el CASCO DE LA SALVACIÓN» (6:17).

Si quieres mantener una vida de servicio útil a Jesucristo, tendrás que superar el desánimo, habrá momentos en que los resultados de tu trabajo serán decepcionantes. Las oraciones no parecerán ser respondidas como esperabas, y te encontrarás con problemas para los que no hay una respuesta obvia, el cansancio nublará tu juicio, y puede que empieces a desesperar.

La Biblia habla de la salvación en tiempo pasado, presente y futuro. Y cuando Pablo escribe sobre el yelmo de la salvación, se refiere a la esperanza de la salvación futura (1 Tesalonicenses 5:8).

Pablo colocó sus sufrimientos al lado de la gloria que finalmente se revelaría, y concluyó que bien valía la pena el costo de permanecer en la batalla. «Porque esta leve y momentánea aflicción nos prepara un peso eterno de gloria que no tiene comparación, pues no nos fijamos en las cosas que se ven, sino en las que no se ven. Porque las cosas que se ven son pasajeras, pero las que no se ven son eternas» (2 Corintios 4:17-18).

Si estás cansado de la batalla, mantén tus ojos enfocados en la esperanza que tienes por delante. 

6. Permanece en la Palabra de Dios

«Tomen también el CASCO DE LA SALVACIÓN, y la espada del Espíritu que es la palabra de Dios» (Efesios 6:17).

La Biblia se describe aquí como la espada del Espíritu. En otras palabras, la Escritura es el medio que el Espíritu Santo utiliza para realizar Su obra. Introduce la Palabra de Dios en tu vida y, con el poder del Espíritu Santo, podrás mantenerte firme.

Y recuerda que la armadura que usas es la armadura de Dios, Él te da esta armadura. La verdad que te sostiene es la verdad que Él revela; la justicia que te cubre es la justicia que El da; el evangelio en el que te apoyas es Su evangelio; la fe que te protege es la confianza en Él; la esperanza que te sostiene es la anticipación de Su liberación; la fuerza que Él te da viene a través del poder de Su Palabra.

Gracias a Dios no se trata del llamado a un mayor esfuerzo. El Señor está contigo en la batalla, puedes prevalecer porque tu Salvador está contigo. Así que, «Por lo demás, fortalézcanse en el Señor y en el poder de Su fuerza» (Efesios 6:10).

Esto es lo que descubrimos hoy:

¿Cómo te mantienes en pie cuando la batalla se libra a tu alrededor? Afronta la verdad, haz lo que es correcto, descansa en la paz del Evangelio, ejerce la fe junto a otros creyentes, anticipa la alegría de tu futura liberación, avanza en el poder del Espíritu, mediado por la Palabra de Dios.

Efesios 6:10–20

10 Por lo demás, fortalézcanse en el Señor y en el poder de su fuerza. 11 Revístanse con toda la armadura de Dios para que puedan estar firmes contra las insidias del diablo. 12 Porque nuestra lucha no es contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los poderes de este mundo de tinieblas, contra las fuerzas espirituales de maldad en las regiones celestes.

13 Por tanto, tomen toda la armadura de Dios, para que puedan resistir en el día malo, y habiéndolo hecho todo, estar firmes. 14 Estén, pues, firmes, ceñida su cintura con la verdadrevestidos con la coraza de la justicia, 15 y calzados los pies con la preparación para anunciar el evangelio de la paz.

16 Sobre todo, tomen el escudo de la fe con el que podrán apagar todos los dardos encendidos del maligno. 17 Tomen también el casco de la salvación, y la espada del Espíritu que es la palabra de Dios.

18 Con toda oración y súplica oren en todo tiempo en el Espíritu, y así, velen con toda perseverancia y súplica por todos los santos. 19 Oren también por mí, para que me sea dada palabra al abrir mi boca, a fin de dar a conocer sin temor el misterio del evangelio, 20 por el cual soy embajador en cadenas; que al proclamarlo hable sin temor, como debo hablar.

(NBLA)

Analiza las siguientes preguntas con otra persona o úsalas para profundizar en la Palabra de Dios.

1En este momento, ¿dónde está la batalla más intensa para ti?
2¿Quiénes son las personas que han estado a tu lado en las batallas de tu vida? ¿Cómo te han ayudado?
3¿Qué paso podrías dar para mantenerte más firme en tu batalla?
4"Las primeras preguntas que hay que hacer en cualquier conflicto son "Qué es verdad" y "Qué es lo correcto" ¿Cómo podría ayudarte esto en un conflicto al que te enfrentes?
5¿Qué ha sido lo que te ha animado a seguir luchando en esta sesión?
Próxima sesión

Detalles

ESCRITURA Efesios 6:10–20

Conéctate con nosotros

Suscríbete al boletín de Abre la Biblia para recibir recursos para inspirarte y desafiarte a abrir la Biblia.

Nombre(Obligatorio)