La Caminata Image

La Caminata

Sacerdote

Levítico 16:1–22

Sacerdote - Enseñanza (audio)

Si alguna vez te encuentras en un tribunal de justicia, probablemente querrás contratar a un abogado para presentar tu caso. Los tribunales de justicia son lugares intimidantes y se rigen por algunas normas complejas. Así que necesitas un abogado que hable en tu nombre.

En el Antiguo Testamento, los sacerdotes hacían algo parecido. Representaban al pueblo ante Dios y hablaban en su nombre. Servían en un centro de culto móvil llamado el tabernáculo. Estaba separado en diferentes áreas por una serie de cortinas y contenía varias piezas de mobiliario simbólico.

En el centro del tabernáculo estaba el Lugar Santísimo, que estaba protegido de la vista por una pesada cortina. En su interior se encontraba el Arca de la Alianza, un cofre de madera sostenido por postes, con una tapa en la parte superior. De la tapa salían dos figuras doradas de querubines-ángeles que representaban el juicio de Dios. Entre estas dos figuras había una zona conocida como la cubierta de la expiación o el propiciatorio.

Un drama de cinco actos

Una vez al año, en el Día de la Expiación, el Sumo Sacerdote entraba detrás de la cortina en el Lugar Santísimo. Dios mismo bajaba, como lo había hecho en el Monte Sinaí. No se hacía visible, pero aparecía en una nube sobre el propiciatorio y se reunía con el sumo sacerdote (Levítico 16:2).

Dios a menudo nos enseña a través de imágenes, y lo que sucedió en el Día de la Expiación fue como un gran drama en cinco actos, cada uno de los cuales apunta a Jesucristo y nos ayuda a entender el significado de Su muerte en la cruz.

Acto 1: Aparece el sacerdote

Si vieras al Sumo Sacerdote, sabrías inmediatamente que era una de las personas más importantes de la nación. Sus magníficas vestimentas mostraban la dignidad de su cargo.

Pero en el Día de la Expiación, el sumo sacerdote se deshacía de sus ropas y aparecía en las calles vistiendo un simple paño blanco, el tipo de ropa que llevaría el siervo más bajo. La gente se alineaba en la ruta para ver el espectáculo del sumo sacerdote vestido como un esclavo común mientras se dirigía al tabernáculo como un boxeador que entra en el ring.

Acto 2: El sacerdote se prepara

Antes de que el sumo sacerdote pudiera entrar en la presencia de Dios para ofrecer un sacrificio por los pecados del pueblo, su prioridad era ocuparse de sus propios pecados. Llevó la sangre de un toro sacrificado al Lugar Santísimo y la roció sobre el propiciatorio.

Esto debió causar una fuerte impresión en el pueblo. El sumo sacerdote, que ocupaba uno de los puestos más dignos del país, estaba diciendo: «Yo mismo necesito un sacrificio». El sumo sacerdote estaba reconociendo, como cualquier otro sacerdote, pastor o líder religioso siempre tendría que admitir, «Tengo pecados propios, y por lo tanto no estoy en posición de lidiar con los tuyos».

Acto 3: Se hace la expiación

Entonces se presentaron dos machos cabríos. Uno fue sacrificado, y el sumo sacerdote tomó su sangre detrás de la cortina y la roció sobre el propiciatorio entre las dos figuras doradas de los querubines, que representaban el juicio de Dios. La justicia fue satisfecha y la misericordia fue derramada cuando se hizo el sacrificio.

Así como en el jardín Dios había desviado la maldición de Adán hacia la tierra, ahora Dios permitió que la sentencia de muerte recayera sobre un animal en lugar del pecador.

Acto 4: Se confiesa el pecado

Lo que sucedió a continuación fue la parte más dramática de todo el Día de la Expiación.

Se presentó el segundo chivo. Dios había ordenado al sumo sacerdote que “pondrá ambas manos sobre la cabeza del macho cabrío y confesará sobre él todas las iniquidades de los israelitas y todas sus transgresiones, todos sus pecados” (16:21).

En las iglesias de hoy en día, cuando se celebra un servicio de dedicación o bautismo de un niño, el pastor o el sacerdote sostiene al niño mientras hace una oración. Esto puede causar algunos problemas con los niños, puestos en manos de un extraño, que comprensiblemente no quieren separarse de sus padres.

A menudo he tenido problemas para ofrecer una oración coherente mientras un bebé que se retorcía intentaba desesperadamente escapar de mis manos. Pero esos problemas no son nada comparados con lo que el sumo sacerdote tuvo que hacer aquí. Tuvo que confesar todos los pecados de Israel mientras se aferraba a un macho cabrío vivo.

El sumo sacerdote identificó pecados específicos en su oración, y si estabas en la multitud, podrías haber escuchado una oración similar a esta: «Dios todopoderoso, confesamos nuestra idolatría. Hemos amado tus regalos más que a ti. Confesamos nuestra envidia. Hemos visto lo que has dado a otros y lo hemos codiciado para nosotros. También confesamos nuestra ira. Hemos sido malhumorados y resentidos con los demás…». 

Dado que el sumo sacerdote tenía que confesar todos los pecados del pueblo, esta habría sido una oración larga. Pero oró de tal manera que el pueblo reconociera los pecados que confesaba como propios. Si hubieras estado entre la multitud, eventualmente habrías pensado, sí, ese pecado es uno de los míos.

Cuando el sumo sacerdote confesaba los pecados del pueblo con sus manos puestas sobre la cabeza del macho cabrío, se producía un acto de transferencia en el que Dios trasladaba la culpa de esos pecados al macho cabrío. «Aarón pondrá sus dos manos sobre la cabeza del macho cabrío vivo, y confesará sobre él todas las iniquidades del pueblo de Israel, y todas sus transgresiones, todos sus pecados. Y los pondrá sobre la cabeza del macho cabrío» (16:21). ¡Así que ahora tienes un chivo culpable!

Acto 5: Se elimina la culpa

Lo que sucedió a continuación es una imagen maravillosa de cómo Dios trata nuestros pecados cuando han sido confesados y su culpa ha sido transferida. Dios le dijo al sumo sacerdote que enviara el chivo «al desierto» (16:21).

Imagina la escena mientras el macho cabrío es conducido, entre las tiendas y luego fuera del campamento y en el desierto. Se observa hasta que el hombre y el macho cabrío no son más que un punto en el horizonte, y entonces no se les ve en absoluto.

No puedo imaginar una presentación visual más poderosa del Evangelio. Este drama en cinco actos fue como un adelanto que nos mostraba lo que Dios haría cuando Jesucristo viniera al mundo. 

Del adelanto al evento principal

Avancemos a lo largo de mil quinientos años de historia y llegaremos al acontecimiento principal, en el que Jesucristo desempeña el papel de Sumo Sacerdote que viene a expiar nuestros pecados. El Antiguo Testamento nos dice lo que esto supondría; el Nuevo Testamento nos dice cómo se hizo.

Acto 1: Aparece Cristo

Jesucristo es nuestro gran Sumo Sacerdote. Él es el Hijo de Dios, y Su gloria es mucho mayor que las espléndidas ropas que lleva cualquier otro sacerdote. Él compartió la gloria del Padre antes del comienzo del mundo. Pero al igual que el sumo sacerdote se despojó de sus magníficos ropajes en el Día de la Expiación, Cristo se despojó de Su gloria y tomó la forma de un siervo. Fue envuelto en tiras de tela y depositado en un pesebre.

Acto 2: Cristo se prepara

Jesucristo vivió una vida diferente a cualquier otra vida que se haya vivido. Jesús hizo la voluntad del Padre y cumplió toda la obra que el Padre le había encomendado. «No cometió ningún pecado» (1 Pedro 2:22), y por eso no necesitó ningún sacrificio por sí mismo. Al haber vivido la vida perfecta, Jesús estaba capacitado para lograr lo que todos los demás sacerdotes sólo podían ilustrar.

Acto 3: Cristo realiza la expiación

Después de tres años de ministerio público, Jesús fue arrestado y condenado a ser crucificado. En la cruz, se convirtió en el sacrificio por nuestros pecados. Cuando Su sangre fue derramada, la justicia de Dios fue satisfecha, y la misericordia de Dios fue liberada. Nuestro gran Sumo Sacerdote hizo expiación por nosotros y abrió un camino nuevo y vivo hacia la presencia de Dios.

Acto 4: Confesamos nuestros pecados

Recuerda que había dos machos cabríos en el Día de la Expiación. Uno fue sacrificado y el otro fue llevado al desierto. Ambos animales nos ayudan a entender lo que Cristo hace por su pueblo. Él es el que sacrificó Su vida como expiación por nuestros pecados, y también es el que quita nuestra culpa.

Aquí es donde tú tienes un papel que desempeñar en el drama. Al igual que el sumo sacerdote ponía ambas manos sobre la cabeza del macho cabrío vivo y confesaba los pecados del pueblo, Dios te invita a «echar mano» de Jesucristo en un acto de fe y a confesarle tus pecados. Cuando lo hagas, tu culpa será eliminada.

Acto 5: Nuestros pecados son quitados

Cuando tus pecados han sido depositados en Cristo, Dios promete que los alejará de ti «como esta de lejos el oriente del occidente» (Salmo 103:12).

Trata de imaginar a una persona que ha estado luchando con una conciencia perturbada. Llamémosla Sara. Ha tomado una decisión insensata y se pregunta si Dios podrá perdonarla alguna vez.

Sara está en la multitud viendo el gran drama del Día de la Expiación, pero está luchando con su conciencia cuando un amigo viene a hablar con ella.

«Sara, piensa en lo que acabas de ver. ¿Qué pasó cuando el sumo sacerdote agarró ese chivo por la cabeza?»

«Confesó nuestros pecados».

«¿Y confesó tu pecado, Sara?»

«Sí, lo hizo, y me sentí muy avergonzada».

«¿Qué pasó, Sara, con los pecados que confesó?»

«Fueron puestos sobre la cabeza de la cabra».

«¿Y qué pasó con la cabra?» pregunta la amiga de Sara.

«Se lo llevaron».

«¿Hasta dónde se la llevaron, Sara?»

«Más lejos de lo que mis ojos podían ver».

Toma esa imagen y aplícala a tu vida. ¿Puedes visualizar que tu pecado ha sido quitado tan lejos de ti que ya no puedes verlo y que nunca podrá volver? Dios quiere que sepas que a través de la obra terminada de Cristo, tu pecado puede ser perdonado y tu culpa puede ser eliminada.

Esto es lo que descubrimos hoy:

El Día de la Expiación ilustra cómo Jesús trató con nuestros pecados. Cuando Su sangre fue derramada, la misericordia fue liberada para los pecadores. La expiación se aplica a tus pecados, en particular, cuando por fe te aferras a Cristo, creyendo en Él y confesándole tus pecados. Dios transferirá la culpa de tus pecados a Cristo cuando te aferres a Él por la fe. Y cuando Dios transfiere tu culpa, la quita de ti para que puedas mirar a Dios con la alegría y la libertad de alguien que está verdaderamente perdonado.

Pausa u oración

Padre bondadoso,

Gracias porque el Señor Jesucristo ha venido al mundo para ser mi Sumo Sacerdote. Gracias porque estuvo dispuesto a dejar de lado su gloria y a nacer en un pesebre. Gracias por Su vida perfecta que lo calificó para hacer expiación. Gracias porque lo hizo entregando Su vida y derramando Su sangre.

Te confieso mis pecados. . . [Dedica un tiempo a confesar tus pecados al Señor].

Gracias porque Cristo murió por mis pecados. Ayúdame ahora a disfrutar de la paz de saber que Tú los has alejado de mí como el este del oeste, por Jesucristo mi Señor. Amén.

Levítico 16:1–22

1 El Señor habló a Moisés después de la muerte de los hijos de Aarón, cuando se acercaron a la presencia del Señor y murieron. El Señor le dijo a Moisés: «Dile a tu hermano Aarón que no entre en cualquier tiempo en el lugar santo detrás del velo, delante del propiciatorio que está sobre el arca, no sea que muera; porque Yo apareceré en la nube sobre el propiciatorio. Aarón podrá entrar en el lugar santo con esto: con un novillo para ofrenda por el pecado y un carnero para holocausto. Se vestirá con la túnica sagrada de lino, y los calzoncillos de lino estarán sobre su cuerpo, y se ceñirá con el cinturón de lino y se cubrirá con la tiara de lino (estas son vestiduras sagradas). Lavará, pues, su cuerpo con agua y se vestirá con ellas.

»Aarón tomará de la congregación de los israelitas dos machos cabríos para ofrenda por el pecado y un carnero para holocausto. Entonces Aarón ofrecerá el novillo como ofrenda por el pecado, que es por sí mismo, para hacer expiación por sí mismo y por su casa. Y tomará los dos machos cabríos y los presentará delante del Señor a la entrada de la tienda de reunión. Aarón echará suertes sobre los dos machos cabríos, una suerte por el Señor, y otra suerte para el macho cabrío expiatorio. Luego Aarón ofrecerá el macho cabrío sobre el cual haya caído la suerte para el Señor, haciéndolo ofrenda por el pecado. 10 Pero el macho cabrío sobre el cual cayó la suerte para el macho cabrío expiatorio, será presentado vivo delante del Señor para hacer expiación sobre él, para enviarlo al desierto como macho cabrío expiatorio.

11 »Entonces Aarón ofrecerá el novillo de la ofrenda por el pecado, que es por sí mismo, y hará expiación por sí mismo y por su casa, y degollará el novillo de la ofrenda por el pecado hecha por sí mismo. 12 Y tomará un incensario lleno de brasas de fuego de sobre el altar que está delante del Señor, y dos puñados de incienso aromático molido, y lo llevará detrás del velo. 13 Pondrá el incienso sobre el fuego delante del Señor, para que la nube del incienso cubra el propiciatorio que está sobre el arca del testimonio, no sea que Aarón muera. 14 Tomará además de la sangre del novillo y la rociará con su dedo en el lado oriental del propiciatorio; también delante del propiciatorio rociará de la sangre siete veces con su dedo.

15 »Después degollará el macho cabrío de la ofrenda por el pecado que es por el pueblo, y llevará su sangre detrás del velo y hará con ella como hizo con la sangre del novillo, y la rociará sobre el propiciatorio y delante del propiciatorio. 16 Hará, pues, expiación por el lugar santo a causa de las impurezas de los israelitas y a causa de sus transgresiones, por todos sus pecados; así hará también con la tienda de reunión que permanece con ellos en medio de sus impurezas.

17 »Cuando Aarón entre a hacer expiación en el lugar santo, nadie estará en la tienda de reunión hasta que él salga, para que haga expiación por sí mismo, por su casa y por toda la asamblea de Israel. 18 Entonces saldrá al altar que está delante del Señor y hará expiación por él, y tomará de la sangre del novillo y de la sangre del macho cabrío y la pondrá en los cuernos del altar por todos los lados. 19 Y con su dedo rociará sobre él de la sangre siete veces, y lo limpiará, y lo santificará de las impurezas de los israelitas.

20 Cuando acabe de hacer expiación por el lugar santo, la tienda de reunión y el altar, presentará el macho cabrío vivo. 21 Después Aarón pondrá ambas manos sobre la cabeza del macho cabrío y confesará sobre él todas las iniquidades de los israelitas y todas sus transgresiones, todos sus pecados, y poniéndolos sobre la cabeza del macho cabrío, lo enviará al desierto por medio de un hombre preparado para esto. 22 El macho cabrío llevará sobre sí todas las iniquidades de ellos a una tierra solitaria; y el hombre soltará el macho cabrío en el desierto.

(NBLA)

Analiza las siguientes preguntas con otra persona o úsalas para profundizar en la Palabra de Dios.

1En el Antiguo Testamento, ¿cuál era la función de los sacerdotes?
2¿A qué apuntaba el Día de la Expiación? ¿Qué nos ayuda a entender?
3¿Por qué ningún sacerdote, pastor o líder religioso está en condiciones de ocuparse de tus pecados?
4¿Cómo se transfería y eliminaba la culpa en el Día de la Expiación?
5¿Cuál es nuestro papel en este drama?
Próxima sesión

Detalles

ESCRITURA Levítico 16:1–22

Conéctate con nosotros

Suscríbete al boletín de Abre la Biblia para recibir recursos para inspirarte y desafiarte a abrir la Biblia.

Nombre(Obligatorio)