El Viaje Image

El Viaje

Gloria

Apocalipsis 22:1–21

Gloria - Enseñanza (audio)

MIENTRAS el apóstol Juan estaba encarcelado en la Isla de Patmos, Dios le dio una visión del futuro, que Juan registró en el libro del Apocalipsis.

Juan nos da una visión de cómo terminará la historia del mundo y comenzará la eternidad. Está llena de maravillosos símbolos que nos ayudan a entender cosas que de otro modo estarían más allá de nuestra comprensión.

Juan vio el mal que se desataría a lo largo de la historia, especialmente en los últimos días. Vio la alegría del pueblo de Cristo cuando sería sacado del sufrimiento de este mundo y acogido en la presencia de Cristo. Y vio la victoria final de Cristo, cuando el mal será destruido para siempre. 

Un nuevo cielo y una nueva tierra

«Entonces vi», escribió Juan, «un cielo nuevo y una tierra nueva, porque el primer cielo y la primera tierra pasaron, y el mar ya no existe» (Apocalipsis 21:1).

Podemos entender fácilmente por qué Dios haría una nueva tierra, pero ¿por qué haría Dios un nuevo cielo?

Antes de que hubiera rebelión en la tierra, hubo rebelión en el cielo. Satanás quería ascender al trono de Dios, y por eso fue expulsado. La posibilidad del mal existía tanto en la tierra como en el cielo.

Pero ahora Juan ve que el enemigo será destinado a la destrucción para siempre y que Dios dará forma a un nuevo cielo, libre no sólo de la presencia del mal, sino incluso de su posibilidad.

Luego Juan dice que vio una «tierra nueva». El destino del cristiano no es una existencia onírica en un mundo imaginario. Dios remodelará, recreará, repondrá y renovará este planeta: «la creación misma será también liberada de la esclavitud de la corrupción» (Romanos 8:21).

En este punto, la historia humana tal como la conocemos ha llegado a su fin. Londres, Chicago, Jerusalén, El Cairo, Pekín y Moscú han desaparecido. La tierra ha quedado al descubierto bajo el ardiente calor del juicio de Dios (2 Pedro 3:10; Hebreos 1:10-12).

Juan vio una nueva ciudad que descendía del cielo. Inmediatamente reconoció su silueta: ¡Jerusalén! Le resultó inequívocamente familiar (Apocalipsis 21:2). 

Midiendo la ciudad

Jerusalén está llena de significado en la historia de la Biblia. Este fue el lugar donde Dios bajó para reunirse con Su pueblo cuando la nube de Su presencia llenó el templo.

La nueva ciudad es absolutamente inmensa. Está dispuesta como un cuadrado y mide 12,000 estadios—¡2,250 kilómetros! (Apocalipsis 21:16). El área cubierta por la ciudad sería aproximadamente tres cuartos del tamaño de Estados Unidos o cinco veces el tamaño de Gran Bretaña.

Juan ya había visto que la vasta multitud del pueblo de Dios era más de lo que cualquiera podía contar. Ahora Dios estaba comunicando que tiene un lugar para cada uno de ellos.

Las medidas de la ciudad se dan en tres dimensiones. Es «tan ancha y alta como larga» (Apocalipsis 21:16). En otras palabras, es un cubo perfecto.

Juan habría visto el significado de esto inmediatamente. El Lugar Santísimo del templo, donde Dios se reunía con Su pueblo, también era un cubo perfecto: treinta pies de largo, treinta pies de ancho y treinta pies de alto (1 Reyes 6:20).

La antigua ciudad tenía un lugar santo, donde la presencia de Dios descendía, la nueva ciudad es un lugar santo, donde la presencia de Dios permanecerá. En la antigua Jerusalén, una habitación estaba llena de Su gloria, en la Nueva Jerusalén, toda la ciudad estará llena de Su gloria, y una vasta multitud de hombres y mujeres vivirán en la presencia de Dios para siempre.

El paraíso restaurado

En este punto de la visión, Juan es invitado a entrar en la ciudad. Al entrar -sin duda para su absoluto asombro- Juan ve un jardín (Apocalipsis 22:1-2).

La historia bíblica comenzó en un jardín, y ahora, al final de la historia bíblica, este paraíso es restaurado. En el nuevo jardín, el pueblo de Dios tiene acceso al Árbol de la Vida, que da doce cosechas diferentes de fruta, listas para recoger cada mes. La variedad de frutos habla de las riquezas de la vida que se reponen continuamente en la presencia de Dios.

Los placeres de la nueva ciudad jardín de Dios superarán todo lo que Adán conoció en el Jardín del Edén. Probarás frutos que Adán nunca probó, y disfrutarás de placeres que Adán nunca conoció.

Cuando estés en la presencia de Dios, no tendrás remordimientos. Dios enjugará toda lágrima de tus ojos (Apocalipsis 21:4). ¡Imagínate a Dios mismo haciendo eso por ti! A veces nos preguntamos cómo es posible estar en el cielo y no tener lágrimas por nosotros mismos o por los demás. Una cosa está clara: Dios eliminará no sólo nuestros remordimientos, sino la fuente de los mismos.  

La vista desde la montaña definitiva

El pueblo de Dios disfrutará de Su presencia en Su gran ciudad jardín. Le serviremos, y Dios dice que «reinaremos por los siglos de los siglos» (Apocalipsis 22:5). Afortunadamente, esto no significa que todos tendremos trabajos en el gobierno. 

Cuando Dios habla de que reinaremos, nos está diciendo que la vida será ordenada y puesta bajo Su control. Ya no estarás sujeto a la tiranía del tiempo, los montones de papeleo y todo lo que conlleva. Ya no lucharás con las mareas impredecibles de las emociones, los engaños de la mente o los impulsos de la voluntad. Ya no soportarás las relaciones disfuncionales, y ya no estarás sujeto al peligro o a la muerte.

Tu vida será ordenada, tu trabajo realizado y tus relaciones completas. La vida misma estará bajo tu control, y serás libre para cumplir todos los propósitos de Dios.

En el clímax de su visión, Juan oyó una voz que salía del trono de Dios que decía: «El tabernáculo de Dios está entre los hombres, y Él habitará entre ellos» (Apocalipsis 21:3). La separación habrá terminado, la maldición habrá desaparecido. El gran propósito de Dios se cumplirá y comenzará la vida para la que Él te hizo.

Apocalipsis 22:1-21

1 Después el ángel me mostró un río de agua de vida, resplandeciente como cristal, que salía del trono de Dios y del Cordero, en medio de la calle de la ciudad. Y a cada lado del río estaba el árbol de la vida, que produce doce clases de fruto, dando su fruto cada mes; y las hojas del árbol eran para sanidad de las naciones. Ya no habrá más maldición. El trono de Dios y del Cordero estará allí, y Sus siervos le servirán. Ellos verán Su rostro y Su nombre estará en sus frentes. Y ya no habrá más noche, y no tendrán necesidad de luz de lámpara ni de luz del sol, porque el Señor Dios los iluminará, y reinarán por los siglos de los siglos.

Y me dijo: «Estas palabras son fieles y verdaderas». El Señor, el Dios de los espíritus de los profetas, envió a Su ángel para mostrar a Sus siervos las cosas que han de suceder enseguida. «Por tanto, Yo vengo pronto. Bienaventurado el que guarda las palabras de la profecía de este libro».

Yo, Juan, soy el que oyó y vio estas cosas. Y cuando oí y vi, me postré para adorar a los pies del ángel que me mostró estas cosas. Y me dijo*: «No hagas eso. Yo soy consiervo tuyo y de tus hermanos los profetas y de los que guardan las palabras de este libro. Adora a Dios».

10 También me dijo*: «No selles las palabras de la profecía de este libro, porque el tiempo está cerca. 11 Que el injusto siga haciendo injusticias, que el impuro siga siendo impuro, que el justo siga practicando la justicia, y que el que es santo siga guardándose santo». 12 «Por tanto, Yo vengo pronto, y Mi recompensa está conmigo para recompensar a cada uno según sea su obra. 13 Yo soy el Alfa y la Omega, el Primero y el Último, el Principio y el Fin».

14 Bienaventurados los que lavan sus vestiduras para tener derecho al árbol de la vida y para entrar por las puertas a la ciudad. 15 Afuera están los perros, los hechiceros, los inmorales, los asesinos, los idólatras, y todo el que ama y practica la mentira.

16 «Yo, Jesús, he enviado a Mi ángel a fin de darles a ustedes testimonio de estas cosas para las iglesias. Yo soy la raíz y la descendencia de David, el lucero resplandeciente de la mañana».

17 El Espíritu y la esposa dicen: «Ven». Y el que oye, diga: «Ven». Y el que tiene sed, venga; y el que desee, que tome gratuitamente del agua de la vida.

18 Yo testifico a todos los que oyen las palabras de la profecía de este libro: si alguien añade a ellas, Dios traerá sobre él las plagas que están escritas en este libro. 19 Y si alguien quita de las palabras del libro de esta profecía, Dios quitará su parte del árbol de la vida y de la ciudad santa descritos en este libro.

20 El que testifica de estas cosas dice: «Sí, vengo pronto». Amén. Ven, Señor Jesús.

21 La gracia del Señor Jesús sea con todos. Amén.

(NBLA)

Analiza las siguientes preguntas con otra persona o úsalas para profundizar en la Palabra de Dios.

1¿Qué es lo más importante que has aprendido en tu viaje de treinta días por la Biblia? ¿Cómo te gustaría que esto afectara a tu vida?

Detalles

ESCRITURA Apocalipsis 22:1–21

Conéctate con nosotros

Suscríbete al boletín de Abre la Biblia para recibir recursos para inspirarte y desafiarte a abrir la Biblia.

Nombre(Obligatorio)