El Viaje Image

El Viaje

Nacimiento

Lucas 1:26–38

Nacimiento - Enseñanza (audio)

EL NACIMIENTO de Jesucristo fue la primera evidencia de que Él es diferente a cualquier otra persona que haya vivido.

Así es como sucedió: María era una joven que se preparaba para casarse con un hombre llamado José. Dios le habló, al igual que había hablado con Abraham, Moisés y los profetas en el pasado, sólo que esta vez lo hizo a través del ángel Gabriel:

No temas, María, porque has hallado gracia delante de Dios. Concebirás en tu seno y darás a luz un Hijo, y le pondrás por nombre Jesús.” (Lucas 1:30–31)

Como María era virgen, no podía entender cómo podría tener un hijo. «¿Cómo será esto…?”, preguntó (1:34). La respuesta del ángel nos lleva al corazón del mayor y más maravilloso misterio de la Biblia.

El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso el Niño que nacerá será llamado Hijo de Dios.” (1:35)

El hijo de María nació como resultado de una iniciativa directa de Dios. José no contribuyó en absoluto. Fue un extraño, un observador pasivo de todo el acontecimiento milagroso. Esto es importante, porque la Biblia contiene otras historias de nacimientos milagrosos. Abraham y Sara anhelaban tener un hijo, y el nacimiento de Isaac fue un milagro porque ambos habían pasado la edad de concebir hijos. Isaac nació gracias a una intervención especial de Dios, pero su nacimiento siguió siendo fruto de la unión de un padre y una madre.

Pero María era virgen. La vida que había en su vientre surgió por un milagro creativo de Dios. Dios no esperó a que surgiera un libertador de la raza humana. Vino a la raza humana. Dios se hizo hombre, tomando carne de María.

El increíble viaje de Dios

Tu vida comenzó en el momento en que fuiste concebido en el vientre de tu madre. Antes de ese momento no existías, y sin eso no lo habrías hecho. Pero con Jesús es diferente. Su vida no comenzó en el vientre de María. Antes de nacer en el establo, compartía la vida de Dios en el cielo (Juan 1:1).

El ángel anunció a María que su hijo sería «Hijo del Altísimo» y «el Hijo de Dios» (Lucas 1:32, 35). En otra aparición a José, se le anunció como «Emanuel (que significa ‘Dios con nosotros’)» (Mateo 1:23). Dios tomó forma humana y vino a nosotros, entrando en la historia como un bebé nacido en un establo y acostado en un pesebre.

Nunca podremos entender cómo Dios pudo hacerse hombre, pero la afirmación central del Nuevo Testamento es que lo hizo. Este milagro es un misterio insondable, pero da sentido a todo lo demás que la Biblia nos cuenta sobre Jesús. Si Dios se hizo hombre en Jesús, entonces Sus afirmaciones, Sus milagros y Su resurrección no deberían sorprender. Todo lo demás en el Nuevo Testamento gira en torno a este milagro.

Siendo completamente Dios y completamente hombre, Jesucristo está calificado de manera única para hacer todo lo necesario para reconciliar a los pecadores con Dios. Sólo Dios puede reconciliarnos con Él, y lo hizo haciéndose hombre para cargar con nuestros pecados.  

Jesús es el profeta que reveló todo lo que necesitamos saber sobre Dios. Jesús es el sacerdote que se ofreció como sacrificio por nuestros pecados. Jesús es el rey que conducirá a su pueblo a la bendición prometida de Dios.

Él es santo

Jesucristo era como nosotros en todos los aspectos excepto en uno. Él es santo. Esto significa que no cometió en ningún momento un solo pecado. Pero significa más que eso. Era santo en Sus pensamientos, en Sus intenciones y en Su carácter. Su naturaleza era santa. No era atraído por el pecado, y no tenía ninguna propensión interna a pecar. No ha existido nadie más en la historia de la humanidad de quien se pueda decir esto.

La santidad de Jesús fluye del hecho de que Él es Dios. El ángel dijo a María: «El santo que va a nacer será llamado Hijo de Dios» (Lucas 1:35). Jesucristo es verdaderamente Dios. Por tanto, es santo.

Jesús también fue un hombre. Pero es importante recordar que ser humano no es lo mismo que ser pecador. Adán y Eva eran seres humanos santos en el Jardín del Edén. Después de su caída, la naturaleza humana quedó tan ligada al pecado que nos resulta difícil imaginar un ser humano que no esté sujeto al pecado y a la muerte.

Pero Jesús es el primero de una nueva humanidad, y su santidad nos abre un mundo nuevo de esperanza: es posible que un hombre o una mujer viva para la gloria de Dios y triunfe sobre el pecado, la muerte y el infierno.

La vista desde la primera montaña

El nacimiento del Señor Jesucristo es la primera gran cumbre de Su vida y ministerio. Los ángeles llenaron los cielos cuando nació, cantando: «Gloria a Dios en las alturas, y en la tierra paz a los hombres sobre los que recae su favor» (Lucas 2:14).

Los pastores judíos vinieron a verle en el pesebre. Y más tarde, los magos vinieron de Oriente con regalos para el rey recién nacido. Judíos y gentiles, ricos y pobres acudieron a adorar a Jesús.

También se agitaron las fuerzas oscuras y malignas. El rey Herodes estaba tan perturbado por las conversaciones sobre un nuevo rey que ordenó la matanza de todos los niños en los alrededores de Belén, donde había nacido Jesús.

Dios le había advertido a José sobre esto en un sueño, y él ya había trasladado a la familia a un lugar seguro en Egipto. Pero fue el comienzo de un conflicto que se reanudaría treinta años después en el desierto.

Lucas 1:26-38

26 Al sexto mes, el ángel Gabriel fue enviado por Dios a una ciudad de Galilea llamada Nazaret, 27 a una virgen comprometida para casarse con un hombre que se llamaba José, de los descendientes de David; y el nombre de la virgen era María. 28 Y entrando el ángel, le dijo: «¡Salve, muy favorecida! El Señor está contigo; bendita eres tú entre las mujeres».

29 Ella se turbó mucho por estas palabras, y se preguntaba qué clase de saludo sería este. 30 Y el ángel le dijo: «No temas, María, porque has hallado gracia delante de Dios. 31 Concebirás en tu seno y darás a luz un Hijo, y le pondrás por nombre Jesús. 32 Este será grande y será llamado Hijo del Altísimo, y el Señor Dios le dará el trono de Su padre David; 33 y reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y Su reino no tendrá fin».

34 Entonces María dijo al ángel: «¿Cómo será esto, puesto que soy virgen?». 35 El ángel le respondió: «El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso el Niño que nacerá será llamado Hijo de Dios. 36 Tu parienta Elisabet en su vejez también ha concebido un hijo; y este es el sexto mes para ella, la que llamaban estéril. 37 Porque ninguna cosa será imposible para Dios». 38 Entonces María dijo: «Aquí tienes a la sierva del Señor; hágase conmigo conforme a tu palabra». Y el ángel se fue de su presencia.

(NBLA)

Analiza las siguientes preguntas con otra persona o úsalas para profundizar en la Palabra de Dios.

1¿Qué nos dice el Nuevo Testamento sobre el nacimiento de Jesús? Por qué crees en el nacimiento virginal, y si no, por qué no?
Próxima sesión

Detalles

ESCRITURA Lucas 1:26–38

Conéctate con nosotros

Suscríbete al boletín de Abre la Biblia para recibir recursos para inspirarte y desafiarte a abrir la Biblia.

Nombre(Obligatorio)