El Viaje Image

El Viaje

Poder

Hechos 2:1–13

Poder - Enseñanza (audio)

EN TODA la ciudad de Jerusalén sólo había unos 120 creyentes en Jesús (Hechos 1:15). La tarea de alcanzar a su comunidad parecía estar más allá de su alcance. Había muy poco dinero, muy poca gente, mucho miedo y una cultura que tenía muy poco espacio para su mensaje. El reto que Jesús había planteado de hacer discípulos de todas las naciones debía parecerles imposible.

Pero Cristo había hablado de un evento que cambiaría todo eso. En pocos días serían «bautizados con el Espíritu Santo» (1:5). Luego añadió: «pero recibirán poder … y serán Mis testigos en Jerusalén, en toda Judea y Samaria, y hasta los confines de la tierra» (1:8).

No tuvieron que esperar mucho tiempo. Apenas diez días después de que Jesús ascendiera al cielo, el Espíritu Santo fue derramado sobre los primeros creyentes cristianos. Después de eso, las cosas nunca fueron iguales.

El viento que sopla

Mientras los creyentes estaban reunidos, «vino del cielo un ruido como el de una ráfaga de viento impetuoso que llenó toda la casa donde estaban sentados» (Hechos 2:2).

Cuando Jesús se apareció a Sus discípulos después de la resurrección, Juan nos dice que «sopló sobre ellos y dijo: «Reciban el Espíritu Santo»» (Juan 20:22). Jesús estaba explicando lo que sucedería el día de Pentecostés. Decía a Sus discípulos: «Así será. Voy a subir al cielo, y cuando lo haga, les soplaré mi vida desde arriba». Entonces respiró profundamente y sopló hacia ellos.

Así que cuando los discípulos oyeron un sonido como el del viento que sopla, unos días después, lo habrían asociado con el sonido de la respiración de Jesús sobre ellos y reconocieron que esto era el cumplimiento de lo que Jesús había prometido.

Por supuesto, el Espíritu de Dios había actuado antes en la vida de los creyentes. El Espíritu Santo vino sobre muchos individuos en el Antiguo Testamento, ungiéndolos para tareas específicas, y la experiencia de los discípulos antes de Pentecostés habría sido similar. Pero esto era algo totalmente nuevo. El Espíritu de Dios no sólo estaba con ellos, sino en ellos.

El fuego que no se consumía

Los creyentes, reunidos en el aposento alto, «Se les aparecieron lenguas como de fuego que, repartiéndose, se posaron sobre cada uno de ellos» (Hechos 2:3). Esto debió ser absolutamente aterrador.

Una gran bola de fuego o columna de fuego se acercó a ellos. Al acercarse, se dividió en llamas individuales que se posaron sobre cada persona en la sala. Lo sorprendente fue que ninguno de ellos se quemó.

Algo así había sucedido antes, cuando Dios le habló a Moisés desde un fuego que se posó sobre una zarza pero no la consumió (Éxodo 3:2). Dios prometió que Su presencia estaría con Moisés, y en el día de Pentecostés, Dios dio esta misma señal de Su presencia a los primeros creyentes. Habrían recordado cómo Dios habló desde el fuego y comisionó a Moisés. Pero se habrán preguntado sobre quién se posaría el fuego ahora. ¿Sería Pedro, o quizás Santiago y Juan? Tal vez podrían ser los tres.

Pero la bola de fuego se separó en llamas que se posaron sobre cada uno de los creyentes. Dios estaba comisionando a cada creyente para avanzar en Su propósito en el mundo. Cada uno estaba dotado y equipado para el ministerio.

Comunicación transcultural

Tras el viento y el fuego se produjo un tercer acontecimiento notable. De repente y de forma espontánea, los creyentes descubrieron que eran capaces de hablar en lenguas que nunca habían aprendido (Hechos 2:4). 

Esto fue una inversión completa de lo que ocurrió en la Torre de Babel (Génesis 11). Al principio de la historia bíblica, Dios rompió el impulso de la rebelión del hombre al introducir múltiples idiomas en la raza humana. En la confusión y alienación que siguió, la gente se dispersó hacia el norte, el sur, el este y el oeste.

En Pentecostés, la gente «de todas las naciones bajo el cielo» se había reunido en Jerusalén (Hechos 2:5). Cuando Dios permitió a los creyentes hablar espontáneamente en lenguas que nunca habían aprendido, personas de todo el mundo -norte, sur, este y oeste- escucharon y entendieron las buenas nuevas de Jesucristo.

Se había reunido una gran multitud, y Pedro les habló de la muerte y resurrección de Jesús. Dios había exaltado a Jesús, y ahora había derramado el Espíritu Santo prometido sobre su pueblo. Esta era la explicación de lo que la multitud estaba viendo y oyendo.

Tres mil personas respondieron al mensaje de Pedro, confesando su fe en Jesús mediante el bautismo. Cuando volvieron a sus casas, llevaron la buena noticia de Jesús a las ciudades y naciones de las que habían venido.

Dios había prometido que Su bendición llegaría a personas de todas las naciones. La corriente de la bendición de Dios comenzó con un hombre, Abraham. Ahora el río de la misericordia de Dios se desbordó y se extendió a todas las naciones del mundo.

La vista desde la primera montaña

La historia de Pentecostés nos enseña que el Espíritu Santo de Dios es dado a cada creyente. Si perteneces a Cristo, la vida de Dios está en ti, Su presencia está contigo y Su bendición está sobre ti.

El Espíritu Santo equipa y capacita a todos los creyentes para el servicio y el ministerio. En el pasado, Dios había trabajado a través de unas pocas personas que fueron ungidas para ministerios especiales, pero ahora el Espíritu Santo vive en todos los creyentes y trabaja a través de ellos.

Dios nos llama a comunicar las buenas noticias de Jesús a través de las barreras culturales y lingüísticas para que su bendición fluya a personas de cada tribu, lengua y nación sobre la faz de la tierra. Cada cristiano tiene un papel que desempeñar en ese propósito. Cuando abandonas la obediencia a ese llamado, comienzas a experimentar tu debilidad.

Hechos 2:1-13

1 Cuando llegó el día de Pentecostés, estaban todos juntos en un mismo lugar, y de repente vino del cielo un ruido como el de una ráfaga de viento impetuoso que llenó toda la casa donde estaban sentados. Se les aparecieron lenguas como de fuego que, repartiéndose, se posaron sobre cada uno de ellos. Todos fueron llenos del Espíritu Santo y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les daba habilidad para expresarse.

Había judíos que moraban en Jerusalén, hombres piadosos, procedentes de todas las naciones bajo el cielo. Al ocurrir este estruendo, la multitud se juntó; y estaban desconcertados porque cada uno los oía hablar en su propia lengua.

Estaban asombrados y se maravillaban, diciendo: «Miren, ¿no son galileos todos estos que están hablando? ¿Cómo es que cada uno de nosotros los oímos hablar en nuestra lengua en la que hemos nacido? Partos, medos y elamitas, habitantes de Mesopotamia, Judea y Capadocia, del Ponto y de Asia, 10 de Frigia y de Panfilia, de Egipto y de las regiones de Libia alrededor de Cirene, viajeros de Roma, tanto judíos como prosélitos, 11 cretenses y árabes, los oímos hablar en nuestros propios idiomas de las maravillas de Dios».

12 Todos estaban asombrados y perplejos, diciéndose unos a otros: «¿Qué quiere decir esto?». 13 Pero otros se burlaban y decían: «Están borrachos».

(NBLA)

Analiza las siguientes preguntas con otra persona o úsalas para profundizar en la Palabra de Dios.

1¿Qué nos enseñan los acontecimientos milagrosos del día de Pentecostés sobre lo que Dios quiere hacer a través de su pueblo hoy? ¿En qué medida ves que estas cosas suceden?
Próxima sesión

Detalles

ESCRITURA Hechos 2:1–13

Conéctate con nosotros

Suscríbete al boletín de Abre la Biblia para recibir recursos para inspirarte y desafiarte a abrir la Biblia.

Nombre(Obligatorio)