La Caminata Image

La Caminata

Ciudad

Apocalipsis 22:1–21

Ciudad - Enseñanza (audio)

La Biblia comienza con la creación de los cielos y la tierra por parte de Dios y termina con Dios creando un nuevo cielo y una nueva tierra, donde todo lo que Adán perdió será restaurado y mucho más.

“Entonces vi un cielo nuevo y una tierra nueva, porque el primer cielo y la primera tierra habían desaparecido” (Apocalipsis 21:1).

Juan vio una «nueva tierra». «Nueva» significa que será maravillosamente diferente; «Tierra» significa que será extrañamente familiar. El destino del creyente cristiano no es una existencia onírica en un mundo imaginario, Dios recreará, repondrá y renovará este planeta. «La creación misma será también liberada de la esclavitud de la corrupción a la libertad de la gloria de los hijos de Dios» (Romanos 8:21).

Las alegrías del nuevo cielo y la nueva tierra van más allá de lo que podemos imaginar, pero Dios utiliza dos imágenes para darnos una idea de lo que nos espera. Son la ciudad y el jardín.

La ciudad

En este punto de la visión de Juan, la historia tal como la conocemos ha llegado a su fin. Nueva York, Londres, Jerusalén, Pekín y Moscú han desaparecido, la tierra ha quedado al descubierto bajo el ardiente calor del juicio de Dios (2 Pedro 3:10).

Pero ahora Juan ve una nueva ciudad que desciende del cielo, e inmediatamente reconoce su silueta: «Y vi la ciudad santa, la nueva Jerusalén, que descendía del cielo, de Dios» (Apocalipsis 21:2). Jerusalén está llena de significado en la historia bíblica, era el lugar donde Dios descendía para reunirse con Su pueblo cuando la nube de Su presencia llenaba el templo.

La nueva Jerusalén era inmensa. Un ángel «midió la ciudad con su vara, 12,000 estadios» (2,160km). Recuerda que el libro de Apocalipsis utiliza imágenes para ayudarnos a comprender algo de la gloria que nos espera. El pueblo redimido de Dios es más de lo que cualquiera podría contar (Apocalipsis 7:9), y Dios nos está diciendo que tiene un lugar para cada uno de nosotros.

Las medidas de la ciudad se dan en tres dimensiones. «Su longitud, anchura y altura son iguales» (21:16). En otras palabras, es un cubo perfecto. Juan habría visto inmediatamente el significado de esto. El Lugar Santísimo del templo, donde Dios se reunía con Su pueblo, también era un cubo perfecto: treinta pies de largo, treinta pies de ancho y treinta pies de alto (1 Reyes 6:20).

La antigua Jerusalén tenía un lugar santo, la Nueva Jerusalén es un lugar santo. En la antigua Jerusalén, una pequeña habitación estaba llena de la gloria de Dios, en la Nueva Jerusalén, toda la ciudad estará llena de Su gloria. En la antigua Jerusalén, sólo una persona podía entrar en la presencia de Dios, en la Nueva Jerusalén, todo el pueblo de Dios disfrutará de Él para siempre.

Dios sabía lo que hacía cuando creó un mundo en el que nos rebelaríamos y nos encontraríamos perdidos sin remedio, sabía que una creación redimida mostraría Su gloria infinitamente más que una inocente. En la nueva creación, los reflejos de la gloria de Dios estallarán en todas partes, en nosotros y en todo lo que nos rodea.

Las personas a las que se les ha perdonado mucho amarán mucho, y los hijos redimidos de Dios cantarán: «El cordero que fue inmolado es digno de recibir el poder» (Apocalipsis 5:12). «Digno eres… porque tu fuiste inmolado, y con tu sangre compraste para Dios a personas de toda tribu, lengua, pueblo y nación» (Apocalipsis 5:9-10).

El jardín

Hasta este punto de la visión, Juan ha visto la Nueva Jerusalén desde fuera, pero ahora se le invita a entrar. Al entrar, la imagen cambia, y sin duda para su asombro, Juan ve un hermoso jardín: «El ángel me mostró un río del agua de vida… Y a cada lado del río estaba el árbol de la vida, que produce doce clases de fruto, dando su fruto cada mes» (Apocalipsis 22:1-2).

La historia bíblica comenzó en un jardín, donde Dios bendijo a Adán y Eva con cuatro maravillosos dones: un hogar, un trabajo, una relación y la presencia visible de Dios. Cada uno de estos dones se estropeó cuando el pecado entró en el mundo. Adán y Eva fueron expulsados del jardín y tuvieron que establecer su hogar en un mundo marcado por el pecado, el dolor y la muerte. El trabajo que había sido bendecido quedó marcado por la frustración, la primera familia del mundo se dividió, y Adán y Eva tuvieron que caminar con Dios por la fe, en lugar de la vista. 

El paraíso se perdió cuando el pecado entró en el mundo, pero al final de la historia bíblica, los dones que se perdieron no sólo se restauran, sino que se superan en la nueva ciudad jardín de Dios.

Un mejor hogar

«A ambos lados del río, el árbol de la vida con sus doce clases de frutos, que daban su fruto cada mes. Las hojas del árbol eran para la curación de las naciones» (Apocalipsis 22:2).

Una diferencia sorprendente entre el antiguo Edén y el nuevo jardín es que en la nueva ciudad-jardín de Dios no existe el árbol de la ciencia del bien y del mal. Allí no se puede conocer el mal, este jardín está libre no sólo de su presencia, sino incluso de su posibilidad.

En el antiguo Edén, el hombre y la mujer no podían comer del árbol de la vida, pero ahora tienen libre acceso, y el árbol da doce cosechas diferentes de fruta. La variedad de frutos habla de las riquezas de la vida que se reponen continuamente en la presencia de Dios. La eternidad nunca será aburrida.

Las mayores alegrías de la vida en este mundo son como indicadores de las mayores delicias de la nueva creación de Dios. Los placeres de la nueva ciudad jardín de Dios superarán todo lo que Adán conoció en el Jardín del Edén. Tú saborearás frutos que Adán nunca probó y disfrutarás de placeres que Eva nunca conoció.

Un mejor trabajo

“Ya no habrá más maldición. El trono de Dios y del Cordero estará allí, y Sus siervos le servirán” (Apocalipsis 22:3). “El Señor Dios será su luz, y ellos reinarán por los siglos de los siglos” (Apocalipsis 22:5).

En la nueva creación, servirán, adorarán y reinarán. En el primer jardín, Adán servía trabajando y cuidando el jardín. Su vocación era ejercer el dominio sobre todo lo que Dios había hecho (Génesis 1:26), debía llenar la tierra y someterla (Génesis 1:28). Cuando llegó la serpiente, Adán no mantuvo su dominio, pero ahora, el pueblo de Dios es restaurado a una posición de servir y reinar.

Cuando Dios habla de que reinamos, nos está diciendo que la vida será ordenada y puesta bajo su control. Tu trabajo estará libre de frustraciones, ya no estarás sujeto a la tiranía del tiempo, a las tareas tediosas, a los colegas contenciosos o a los gerentes entrometidos. Ya no te verás arrastrado por las imprevisibles mareas de las emociones o los impulsos de la voluntad y ya no estarás sujeto al peligro o a la muerte.

Una mejor compañía

“Tenía un muro grande y alto, con doce puertas, y en las puertas doce ángeles, y en las puertas estaban inscritos los nombres de las doce tribus de los hijos de Israel: en el este tres puertas, en el norte tres puertas, en el sur tres puertas y en el oeste tres puertas” (Apocalipsis 21:12-13).

El antiguo Edén era disfrutado por un solo hombre y una sola mujer, pero ahora una vasta multitud entra por las puertas. Dios ha redimido a estas personas del dolor de la historia humana, y las ha llevado a una alegría mayor de la que jamás habían conocido. 

Juan ve doce entradas a la nueva ciudad jardín. La gente entra en la ciudad desde todas las direcciones: China en el este, Rusia en el norte, África en el sur y América en el oeste. Todas las naciones están representadas en la nueva comunidad redimida y reconciliada de Dios.

En la visión de Juan hay un ángel en cada puerta, y todas las puertas están abiertas (Apocalipsis 21:12, 25). Al principio de la historia bíblica, los querubines custodiaban la entrada al árbol de la vida con una espada de fuego, pero ahora, Cristo ha roto la espada del juicio, y los ángeles están a las puertas para dar la bienvenida a todos los que le pertenecen. 

Un mejor conocimiento del Señor

Y oí una fuerte voz del trono que decía: «El tabernáculo de Dios está entre los hombres, y Él habitará entre ellos y ellos serán Su pueblo, y Dios mismo estará entre ellos» (Apocalipsis 21:3).

La presencia de Dios en esta ciudad jardín es su mayor bendición. En el Jardín del Edén, Dios bajaba y se daba a conocer en determinados momentos; caminó con el hombre y la mujer en el fresco del día. Dios entró en el jardín como un visitante, no se impuso al hombre y a la mujer, sino que les dio la oportunidad de elegir una relación de fe y obediencia con Él. Así que vino y caminó con ellos, cultivando esa relación.

Pero ahora Dios ha reunido a una vasta comunidad de personas cuyas mentes han sido iluminadas por Su verdad y cuyos corazones se han derretido ante la cruz de Jesús. Sus voluntades han sido dirigidas por el poder del Espíritu Santo, y han llegado a amar a Dios libremente. Entonces Dios ya no es un visitante, el trono de Dios desciende a la ciudad jardín para que Su pueblo pueda vivir en Su presencia y disfrutar de Él para siempre. El Señor lo anuncia con una nota de triunfo: «He aquí que el tabernáculo de Dios está entre los hombres» (Apocalipsis 21:3). 

Esto es lo que descubrimos hoy:

Cuando no te sientas en casa, recuerda que se acerca un día en el que estarás más en casa de lo que nunca te has sentido en ningún momento o lugar de este mundo. 

Cuando encuentres tu trabajo frustrante, recuerda que se acerca un día en el que encontrarás alegría y satisfacción en todo lo que Dios te da para hacer. 

Cuando experimentes la alegría del amor, recuerda que esto es una pequeña muestra de lo que experimentarás en la presencia del Señor. 

Cuando tengas preguntas o luches con tu fe, recuerda que un día verás el rostro de Dios. Y cuando lo veas, serás como Él.

Apocalipsis 22:1–21

1 Después el ángel me mostró un río de agua de vida, resplandeciente como cristal, que salía del trono de Dios y del Cordero, en medio de la calle de la ciudad. Y a cada lado del río estaba el árbol de la vida, que produce doce clases de fruto, dando su fruto cada mes; y las hojas del árbol eran para sanidad de las naciones. Ya no habrá más maldición. El trono de Dios y del Cordero estará allí, y Sus siervos le servirán. Ellos verán Su rostro y Su nombre estará en sus frentes. Y ya no habrá más noche, y no tendrán necesidad de luz de lámpara ni de luz del sol, porque el Señor Dios los iluminará, y reinarán por los siglos de los siglos.

Y me dijo: «Estas palabras son fieles y verdaderas». El Señor, el Dios de los espíritus de los profetas, envió a Su ángel para mostrar a Sus siervos las cosas que han de suceder enseguida. «Por tanto, Yo vengo pronto. Bienaventurado el que guarda las palabras de la profecía de este libro».

Yo, Juan, soy el que oyó y vio estas cosas. Y cuando oí y vi, me postré para adorar a los pies del ángel que me mostró estas cosas. Y me dijo*: «No hagas eso. Yo soy consiervo tuyo y de tus hermanos los profetas y de los que guardan las palabras de este libro. Adora a Dios».

10 También me dijo*: «No selles las palabras de la profecía de este libro, porque el tiempo está cerca. 11 Que el injusto siga haciendo injusticias, que el impuro siga siendo impuro, que el justo siga practicando la justicia, y que el que es santo siga guardándose santo». 12 «Por tanto, Yo vengo pronto, y Mi recompensa está conmigo para recompensar a cada uno según sea su obra. 13 Yo soy el Alfa y la Omega, el Primero y el Último, el Principio y el Fin».

14 Bienaventurados los que lavan sus vestiduras para tener derecho al árbol de la vida y para entrar por las puertas a la ciudad. 15 Afuera están los perros, los hechiceros, los inmorales, los asesinos, los idólatras, y todo el que ama y practica la mentira.

16 «Yo, Jesús, he enviado a Mi ángel a fin de darles a ustedes testimonio de estas cosas para las iglesias. Yo soy la raíz y la descendencia de David, el lucero resplandeciente de la mañana».

17 El Espíritu y la esposa dicen: «Ven». Y el que oye, diga: «Ven». Y el que tiene sed, venga; y el que desee, que tome gratuitamente del agua de la vida.

18 Yo testifico a todos los que oyen las palabras de la profecía de este libro: si alguien añade a ellas, Dios traerá sobre él las plagas que están escritas en este libro. 19 Y si alguien quita de las palabras del libro de esta profecía, Dios quitará su parte del árbol de la vida y de la ciudad santa descritos en este libro.

20 El que testifica de estas cosas dice: «Sí, vengo pronto». Amén. Ven, Señor Jesús.

21 La gracia del Señor Jesús sea con todos. Amén.

(NBLA)

Analiza las siguientes preguntas con otra persona o úsalas para profundizar en la Palabra de Dios.

1¿De qué manera esta visión de la ciudad ha cambiado tu pensamiento sobre el nuevo cielo y la nueva tierra?
2¿Cuál de las cuatro alegrías de la ciudad jardín te resulta más atractiva en este momento? ¿Por qué?
3¿Cómo te ayuda a vivir hoy el conocimiento de la nueva creación de Dios?
4¿Crees que Dios quiere que disfrutes del nuevo cielo y la nueva tierra que ha preparado? ¿Por qué sí o por qué no?
5Mirando hacia atrás en tu viaje a través de la historia bíblica, ¿qué es lo que más te ha ayudado?

Detalles

ESCRITURA Apocalipsis 22:1–21

Conéctate con nosotros

Suscríbete al boletín de Abre la Biblia para recibir recursos para inspirarte y desafiarte a abrir la Biblia.

Nombre(Obligatorio)