La Caminata Image

La Caminata

Extranjero

Daniel 1:1–21

Extranjero - Enseñanza (audio)

Cuando nuestra familia llegó por primera vez a Estados Unidos, mi mujer, Karen, enseñaba en una escuela cristiana. Un día los niños estaban sentados en la alfombra hablando de las elecciones presidenciales. Karen les dijo que no iba a votar y les preguntó por qué creían que era así.

«¿Es porque son demasiado mayores?»

«¿Es porque nos estás enseñando?»

«¿Es porque tienes que ir a una reunión más tarde?»

Finalmente, un niño brillante preguntó: «¿Es porque viene de Inglaterra, señora Smith?».

«Sí», dijo Karen, «¿y sabes cómo me llaman? Una extranjera residente».

Dos semanas después, cuando los niños estaban sentados en la alfombra para su hora de oración matutina, una niña comenzó a orar por mi esposa: «Querido Señor, por favor, ayuda a la gente a dejar de llamar a la señora Smith extranjera residente. No es muy agradable».

Extranjeros con pasaporte celestial

La Biblia utiliza la palabra extranjeros o peregrinos para describir al pueblo de Dios (1 Pedro 2:11). Ustedes no pertenecen a este mundo de manera permanente. Perteneces a otra ciudad «cuyo arquitecto y diseñador es Dios» (Hebreos 11:10), y no puedes entender tu vida en este mundo hasta que hayas comprendido que no es para lo que Dios te creó.

Si eres cristiano, eres como una persona que lleva dos pasaportes. Uno de ellos caducará, porque cuando Cristo vuelva, las naciones a las que pertenecemos quedarán relegadas a la historia. Pero tu pasaporte de ciudadano del cielo no caducará nunca, permanecerá para siempre.

El arte de la vida cristiana consiste en vivir en este mundo sin dejarse consumir por él. Debemos utilizar nuestra corta vida aquí para prepararnos para la vida eterna que ha de venir.

Adolescente secuestrado

Imagina a Daniel sentado en su pupitre de la escuela en Jerusalén. Llaman a la puerta. Un momento después, irrumpen tres soldados del ejército de Nabucodonosor, y Daniel es llevado a mil kilómetros a Babilonia. Sus padres están angustiados y no pueden hacer nada para evitarlo.

Pero cuando Daniel llega a Babilonia, descubre que, lejos de ser maltratado y encarcelado, es tratado como la realeza y matriculado en una escuela de primera categoría. Ha sido seleccionado para participar en un programa de educación de primera clase que lo llevará por la vía rápida al servicio del rey. Si juega bien sus cartas, conseguirá un puesto importante en Babilonia.

La presión para conformarse

Habiendo crecido bajo la influencia de gente piadosa, Daniel fue colocado en un nuevo ambiente donde era completamente anónimo. Los que viajan conocen esta presión, cuando uno sube a un avión o se registra en un hotel, nadie sabe quién es. Puedes ser quien quieras ser, y eso conlleva su propia presión. 

Daniel fue puesto bajo el cuidado de un tutor llamado Aspenaz, a quien se le asignó la enseñanza de la literatura y la lengua de los babilonios (Daniel 1:4). En Jerusalén, Daniel habría estudiado hebreo y aprendido la Biblia. Pero la Biblia no estaba en el programa de estudios en Babilonia.

En cambio, Daniel estuvo expuesto a todo un espectro de aprendizaje, la mayor parte del cual habría estado en conflicto directo con lo que se le había enseñado de la Biblia cuando era niño. Al llenar la mente de Daniel con el aprendizaje babilónico, Aspenaz estaba tratando de erosionar la fe distintiva de Daniel en Dios, de modo que al final de tres años en la universidad, emergería con una visión del mundo completamente babilónica. Seguiría siendo judío, por supuesto, pero pensaría y actuaría como un babilonio.

Además de los retos del plan de estudios, Daniel se enfrentaría a la presión de su tutor y de otros estudiantes: «¿Cómo puedes creer seriamente que tu Dios es el único Dios? ¿Cómo puedes pensar que eres el único que tiene la verdad?». Los jóvenes cristianos se enfrentan hoy a la misma presión en las universidades seculares.

Los padres están a veces angustiados por lo que se enseña a sus hijos en la escuela. Los estudiantes a menudo estudian literatura que contradice directamente la verdad, pero esto no es nada nuevo. Es exactamente la situación a la que se enfrentó Daniel, y Dios nos ha dado un modelo de cómo enfrentarse a esa presión. Lejos de abrumarlo, la educación secular de Daniel fue en realidad la que lo hizo. En la bondad de Dios, se convirtió en el yunque en el que su fe fue martillada hasta la madurez.

El sabor de la vida de alta sociedad

A lo largo de su historia, el pueblo de Dios vivió bajo dos tipos de opresión muy diferentes. El plan del Faraón era perseguir al pueblo de Dios, fue despiadado y los sometió a trabajos forzados. Satanás utiliza la misma táctica hoy en día en muchos lugares donde los cristianos son perseguidos por su fe.

Pero el plan de Nabucodonosor era más sutil, su estrategia era absorber al pueblo de Dios en la cultura de Babilonia, abriéndole las puertas de las oportunidades y poniéndolo en la vía rápida del éxito.

El enemigo de nuestras almas sigue utilizando las tácticas de Nabucodonosor, y están resultando muy eficaces. La estrategia es simple: Primero, intoxicar al pueblo de Dios con la pura fascinación y esplendor de este mundo. En segundo lugar, erosionar sus prácticas y valores distintivos hasta que se asimilen tanto a la cultura que su vocación distintiva de vivir para la gloria de Dios se vea abrumada.

A Daniel se le ofreció «una porción diaria de la comida que comía el rey», pero «resolvió que no se contaminaría con la comida del rey» (1:5, 8). Algunos sugieren que esto tenía que ver con las leyes alimentarias judías, pero creo que Daniel discernió que Nabucodonosor quería atraerlo con las oportunidades de la vida en Babilonia. Y él estaba decidido a que esto no sucediera. Viviría, serviría y prosperaría en Babilonia, pero nunca permitiría que Babilonia capturara su corazón.

Daniel necesitaba una manera de mantener esto fijo en su mente. Así que eligió establecer una disciplina para sí mismo, rechazó la oferta de una visita diaria al mejor restaurante de la ciudad y en su lugar comió una bolsa de verduras. No lo hizo por una ley externa, sino por un deseo interno. Era una disciplina voluntaria, diseñada para recordarle su propia vocación distintiva.

¿Eres realista respecto a las presiones que el mundo ejerce sobre ti? Cada día te bombardean con una visión de la vida centrada en ti mismo y que no tiene espacio para Dios. Necesitas una estrategia de resistencia.

Cultivar la capacidad de decir no

Al igual que Daniel, necesitamos cultivar la capacidad de decir no a la impiedad (Tito 2:11-12), y eso comienza con las cosas pequeñas.

Algunos cristianos actúan como si sólo hubiera una pregunta que responder en las decisiones prácticas de la vida. Preguntamos: «¿Está bien o está mal?» y, a menos que sea ilegal o inmoral, afirmamos con entusiasmo nuestra libertad de disfrutar. Pero hay otra pregunta que hacer a las cosas que entran en nuestro ámbito de libertad: «¿Es prudente?»

¿Qué entretenimiento debes elegir? ¿A qué fiestas debes ir? ¿Con qué compañía debes quedarte? ¿En qué debes gastar tu dinero? El ejemplo de Daniel nos recuerda que, al tomar estas decisiones, debemos considerar el potencial a largo plazo de ser absorbidos por los valores y estilos de vida del mundo.

Daniel no podía cambiar lo que le enseñaban en la escuela, pero podía crear un espacio en su vida que le recordara diariamente que era un siervo de Dios. 

Fiel y exitoso

Dios les dio a Daniel y a sus amigos un gran éxito en sus estudios. Él «les dio conocimiento e inteligencia en toda clase de literatura y sabiduría» (Daniel 1:17).

La fidelidad y el éxito no tienen por qué ser alternativas; son compañeros naturales. Daniel había demostrado su fidelidad en las cosas pequeñas, y Dios le confió cosas mayores. Fue nombrado para un puesto de primer orden en el gobierno más poderoso de su época.

Nunca pienses que la fidelidad a Cristo significa conformarse con cosas pequeñas, Daniel demostró que se podía confiar en él. Fue fiel a Dios, y el Señor le abrió la puerta de la oportunidad. Llegó a ser el segundo al mando del rey de Babilonia, y se le dio una influencia más allá de lo que había soñado.

Al igual que Daniel, Jesús se enfrentó a las seducciones del mundo cuando fue tentado, y se enfrentó a la abierta hostilidad del mundo en la cruz. Triunfó sobre ambos y pudo decir a Sus discípulos: «confíen, Yo he vencido al mundo» (Juan 16:33).

Esto es lo que descubrimos hoy:

Daniel vivió una vida piadosa y exitosa en una cultura próspera e impía ejerciendo una moderación voluntaria. Dios no nos llama a vivir con austeridad, pero la indulgencia indisciplinada erosiona la piedad.

Las atracciones de la riqueza, el poder y el placer son fuertes y pueden capturar fácilmente tu corazón, lo que necesitas es un amor por Dios que sea más fuerte. A medida que el amor por Cristo llene tu corazón, expulsará cada vez más los amores menores que, de otro modo, te llevarían cautivo.

Daniel 1:1–21

1 En el tercer año del reinado de Joacim, rey de Judá, vino Nabucodonosor, rey de Babilonia, a Jerusalén y la sitió. El Señor entregó en sus manos a Joacim, rey de Judá, así como algunos de los utensilios de la casa de Dios. Estos se los llevó a la tierra de Sinar, a la casa de su dios, colocando los utensilios en la casa del tesoro de su dios.

Entonces el rey mandó a Aspenaz, jefe de sus oficiales, que trajera de los israelitas a algunos de la familia real y de los nobles. Estos jóvenes no debían tener defecto alguno, serían de buen parecer, inteligentes en toda rama del saber, dotados de entendimiento y habilidad para discernir y que tuvieran la capacidad para servir en el palacio del rey; y le dio órdenes de que les enseñara la escritura y la lengua de los caldeos. El rey les asignó una ración diaria de los manjares del rey y del vino que él bebía, y mandó que los educaran por tres años, después de los cuales entrarían al servicio del rey.

Entre estos estaban Daniel, Ananías, Misael y Azarías, de los hijos de Judá. Entonces el jefe de oficiales les puso nuevos nombres: a Daniel le puso Beltsasar; a Ananías, Sadrac; a Misael, Mesac; y a Azarías, Abed Nego.

Pero Daniel se propuso en su corazón no contaminarse con los manjares del rey ni con el vino que él bebía, y pidió al jefe de oficiales que le permitiera no contaminarse. Dios concedió a Daniel hallar favor y gracia ante el jefe de oficiales, 10 y el jefe de oficiales dijo a Daniel: «Temo a mi señor el rey, porque él ha asignado su comida y su bebida. ¿Por qué ha de ver sus rostros más pálidos que los de los demás jóvenes de su edad? Así pondrían en peligro mi cabeza ante el rey».

11 Pero Daniel dijo al mayordomo a quien el jefe de oficiales había nombrado sobre Daniel, Ananías, Misael y Azarías: 12 «Te ruego que pongas a prueba a tus siervos por diez días, y que nos den legumbres para comer y agua para beber. 13 Que se compare después nuestra apariencia en tu presencia con la apariencia de los jóvenes que comen los manjares del rey, y haz con tus siervos según lo que veas».

14 El mayordomo los escuchó en esto y los puso a prueba por diez días. 15 Después de los diez días el aspecto de ellos parecía mejor y estaban más rollizos que todos los jóvenes que habían estado comiendo los manjares del rey. 16 Así que el mayordomo siguió suprimiendo los manjares y el vino que debían beber, y les daba legumbres.

17 A estos cuatro jóvenes Dios les dio conocimiento e inteligencia en toda clase de literatura y sabiduría. Además, Daniel entendía toda clase de visiones y sueños.

18 Después de los días que el rey había fijado para que fueran presentados, el jefe de oficiales los trajo ante Nabucodonosor. 19 El rey habló con ellos, y de entre todos ellos no se halló ninguno como Daniel, Ananías, Misael y Azarías. Entraron, pues, al servicio del rey. 20 Y en todo asunto de sabiduría y conocimiento que el rey les consultó, los encontró diez veces superiores a todos los magos y encantadores que había en todo su reino. 21 Daniel estuvo allí hasta el primer año del rey Ciro.

(NBLA)

Analiza las siguientes preguntas con otra persona o úsalas para profundizar en la Palabra de Dios.

1¿Dónde está la mayor presión de la cultura sobre ti, personalmente? ¿Qué efecto tiene en ti? Piensa en cosas concretas.
2Piensa en una decisión que hayas tomado en el último mes. ¿Te has preguntado simplemente "¿Está bien o está mal?” ¿Habría ayudado preguntarse si es prudente?"
3¿Cómo resistes intencionalmente las presiones del mundo que te rodea? ¿Por dónde podrías empezar?
4¿La fidelidad y el éxito te parecen alternativas? ¿O has pensado en ellos como compañeros naturales? ¿Por qué sí o por qué no?
5¿Cómo puedes aprovechar mejor el tiempo que tienes en la tierra para prepararte para la vida futura?
Próxima sesión

Detalles

ESCRITURA Daniel 1:1–21

Conéctate con nosotros

Suscríbete al boletín de Abre la Biblia para recibir recursos para inspirarte y desafiarte a abrir la Biblia.

Nombre(Obligatorio)