La Caminata Image

La Caminata

Gloria

Ezequiel 1:1–28

Gloria - Enseñanza (audio)

Ezequiel era un hombre con las esperanzas rotas y los sueños destrozados. Si tan sólo hubiera vivido en otra época, si sólo hubiera podido estar en otro lugar. Si tan sólo… Las circunstancias parecían haber bloqueado su camino hacia el ministerio, y se encontró entre un grupo de personas confundidas y desanimadas en un remanso cerca de Babilonia.

Tal vez puedas identificarte con Ezequiel, tal vez tenías grandes esperanzas y sueños, y nunca imaginaste que estarías donde estás hoy.

El pueblo de Dios en dos lugares

En la época de Ezequiel, el pueblo de Dios estaba en dos lugares: diez mil de ellos estaban en el canal de Chebar en Babilonia, y el resto estaba en Jerusalén, donde el rey Sedequías se aferraba al poder con las uñas.

Ezequiel fue llamado a hablar la Palabra de Dios a los exiliados, y al mismo tiempo, Jeremías estaba hablando la Palabra de Dios a la comunidad que quedaba en Jerusalén.

Las familias estaban divididas, y todos se preguntaban qué pasaría a continuación. ¿Sobreviviría la asediada comunidad de Jerusalén? ¿Cuándo podrán regresar los exiliados? ¿El próximo mes? ¿El próximo año? ¿Alguna vez?

No faltaron respuestas de personas que decían hablar la Palabra de Dios. Los falsos profetas estaban ansiosos por asegurar a la gente que lo que había sucedido era sólo un contratiempo temporal: «Dios nunca abandonaría Su templo. Los exiliados pronto volverían a casa. ¿Cómo podría caer Jerusalén?».

El profeta Jeremías tenía un mensaje diferente, y no eran buenas noticias. En una carta a los exiliados, les dijo a los diez mil deportados que pasarían setenta años antes de que Dios les permitiera regresar. Toda su vida la pasarían en una tierra extraña y extranjera (Jeremías 29). Necesitaban ánimo y Dios se lo dio a través de Ezequiel.

Aparece la gloria

Hay siete elementos en la visión de Ezequiel de la gloria de Dios.

El primero era una enorme plataforma de cristal que brillaba a la luz del sol (Ezequiel 1:22). La plataforma estaba sostenida por criaturas vivientes, una en cada esquina, estas criaturas eran ángeles (1:20) y sostenían la plataforma con sus alas, pero tenían más de un par de alas, por lo que también podían volar. La plataforma podía despegar verticalmente, como un helicóptero (1:19).

Luego Ezequiel vio ruedas: «Vi que había una rueda en la tierra junto a cada uno de los seres vivientes . . como una rueda dentro de otra rueda» (1:15-16). Imagínate una rueda orientada de norte a sur, en intersección con otra rueda que va de este a oeste. Estas ruedas podrían moverse en cualquiera de las cuatro direcciones, lo que sería útil si tuvieras que estacionar tu coche en paralelo en un espacio reducido. Sólo había que cambiar al modo lateral y deslizarse.

Estas ruedas daban movilidad a la plataforma. Lo que se nos dice aquí es que la presencia de Dios no es fija ni está limitada a un solo lugar. Dios es libre de moverse donde quiera y en cualquier dirección, no hay ningún lugar en la tierra donde un pueblo de Dios esté fuera de Su alcance.

Por encima de la plataforma, los ángeles y las ruedas «había una semejanza de trono, con apariencia de zafiro» (1:26). Nótese la palabra «semejanza». Ezequiel está luchando por el lenguaje para describir lo que ve, y cuanto más alto mira, más difícil es de expresar. 

Y entonces, por encima del trono, Ezequiel vio «un metal brillante, como la apariencia de un fuego encerrado por todas partes» (1:27). Y con ello, algo más que no se esperaría ver al mismo tiempo: «La apariencia del arco que está en la nube el día de la lluvia» (1:28). Ezequiel vio fuego y relámpagos que hablan del juicio de Dios, y al mismo tiempo, un arco iris que habla de la gracia de Dios. Y ambos salían del trono. 

Mientras Ezequiel contemplaba esta visión, seguía mirando hacia arriba. Por encima de las criaturas, estaba la plataforma, por encima de la plataforma, vio «la semejanza de un trono» (1:26), y por encima del trono vio una persona gloriosa, «una semejanza con apariencia humana» rodeada de luz brillante (1:26-27).

Lo que Ezequiel más necesitaba ver cuando estaba lejos de donde quería estar era que Dios estaba en el trono y que la presencia de Dios estaba con él. Lo que más necesitas cuando estás lejos de donde quieres estar es una visión fresca de la gloria de Dios.

La gloria se aleja

Algún tiempo después, Ezequiel recibió una visión muy diferente en la que vio un enorme ídolo en el templo de Dios. Vio imágenes grotescas de ídolos garabateadas en las paredes del templo (8:7-10). Se hacían cosas obscenas en secreto, incluso en el templo, y la gente decía: «El Señor no nos ve» (8:12).

Entonces Ezequiel vio la misma gloria del Señor que había visto en su visión anterior (8:2-4), era como si Dios se enfrentara al ídolo. El Señor se estaba preparando para destruir la falsa adoración que había profanado Su templo.

Cuando Ezequiel volvió a ver la visión de la gloria de Dios, vio la plataforma, las ruedas y el trono de Dios moviéndose hacia la puerta. Dios estaba a punto de abandonar Su templo y Su ciudad (Ezequiel 10:4, 18; 11:22-23).

La presencia de Dios, simbolizada por la plataforma voladora, abandonaba Jerusalén, pero no había abandonado a Su pueblo ni Sus promesas. El foco de Su obra redentora se alejaba de Jerusalén, Dios abandonaba el templo, pero Su presencia se daría a conocer ahora entre los exiliados junto al canal de Chebar. Ezequiel estaba lejos de su casa y lejos del templo, pero estaba justo en el centro de la voluntad de Dios.

Puede que no estés donde quieres estar, pero Dios te tiene donde estás por una razón. Y su gran propósito eterno de conformarte a la semejanza de Jesucristo avanzará maravillosamente dondequiera que estés.

La gloria regresa

Veinte años después de la primera visión de Ezequiel, Dios le habló de nuevo. Y lo que Ezequiel vio debe haber traído alegría a su corazón: «La gloria del SEÑOR entró en el templo por el camino de la puerta que da hacia el oriente… y la gloria del SEÑOR llenó el templo» (43:4-5). La gloria de Dios llenaría un día un templo que serviría como centro de adoración para personas de todas las tribus y naciones.

Esta es la historia de Jesús 

Ezequiel vio «la semejanza de la gloria del SEÑOR» (1:28). El libro de Hebreos nos dice que Jesús «es el resplandor de la gloria de Dios» (Hebreos 1:3). La gloria de Dios descendió entre nosotros: «vimos Su gloria, gloria como la del unigénito del Padre, lleno de gracia y de verdad» (Juan 1:14).

Piénsalo así: Dios bajó de Su plataforma, el Creador eterno, el Señor de la gloria, bajó de Su trono. Esta persona indescriptiblemente gloriosa, rodeada por el arco iris y el fuego y el rayo, tomó carne humana y nació en Belén. El que se sentaba en el trono sostenido por los ángeles yacía en un pesebre, y los ángeles lo miraban.

El Señor de la gloria no sólo bajó de la plataforma, sino que vino a Su templo y habló la Palabra de Dios. Y el Señor de la Gloria, que había bajado, salió del templo, no en una plataforma, sino llevando una cruz. 

Pero la gloria que apareció y se fue volverá un día. Hacia allí se dirige toda la historia. Esperamos con ansia el día en que el Señor de la gloria descienda del cielo; le veremos, seremos como Él y estaremos con Él para siempre.

Esta podría ser tu historia

Ezequiel era un hombre dotado en la flor de la vida, y sin embargo se encontró relegado a un oscuro remanso en Babilonia. Sus perspectivas parecían sombrías, y sus esperanzas personales para el futuro, destrozadas. 

Tal vez tú te hayas sentido así, algo ha sucedido en tu vida y te encuentras diciendo: «¡Esto no es como tenía que ser!»; o quizás Dios te ha sacado de un lugar donde eras feliz y te ha trasladado a otro lugar.

La plataforma voladora de Ezequiel nos recuerda que la presencia de Dios no se limita a un lugar. Si Dios te traslada, Su presencia irá contigo. Él dice: «Nunca te dejaré ni te abandonaré» (Hebreos 13:5). No hay lugar en la tierra donde Su presencia no pueda ir. Ezequiel descubrió que era mejor estar en Babilonia con la presencia de Dios que estar en Jerusalén sin ella.

Esto es lo que descubrimos hoy:

La gloriosa presencia de Dios descendió entre nosotros en Jesucristo. El Señor de la gloria vino a su templo, pero el pueblo lo rechazó y Jesús salió de Jerusalén cargando una cruz. La gloria apareció y la gloria se fue, pero gracias a Dios, la gloria volverá. Jesucristo resucitó de entre los muertos, y un día volverá con poder y gloria. La historia bíblica señala el momento en que el gran exilio de la historia humana habrá terminado y cuando el pueblo de Dios será llevado a Su presencia para disfrutar de Él para siempre.

Ezequiel 1:1–28

1 En el año treinta, al quinto día del mes cuarto, estando yo entre los desterrados junto al río Quebar, los cielos se abrieron y contemplé visiones de Dios.

(En aquel día cinco del mes, en el año quinto del destierro del rey Joaquín, la palabra del Señor fue dirigida al sacerdote Ezequiel, hijo de Buzi, en la tierra de los caldeos junto al río Quebar, y allí vino sobre él la mano del Señor).

Mientras miraba, vi que venía del norte un viento huracanado, una gran nube con fuego fulgurante y un resplandor a su alrededor. En su centro había algo como un metal refulgente en medio del fuego. También en su centro vi figuras semejantes a cuatro seres vivientes. Y este era su aspecto: tenían forma humana. Cada uno de ellos tenía cuatro caras y cuatro alas. Sus piernas eran rectas, y la planta de sus pies era como la planta de la pezuña del ternero, y brillaban como bronce bruñido. Bajo sus alas, a sus cuatro lados, tenían manos humanas. Los cuatro tenían caras y alas. Sus alas se tocaban una a la otra y sus caras no se volvían cuando andaban. Cada uno iba de frente hacia adelante.

10 La forma de sus caras era como la cara de un hombre; los cuatro tenían cara de león a la derecha y cara de toro a la izquierda; y los cuatro tenían cara de águila. 11 Así eran sus caras. Sus alas se extendían por encima; con dos se tocaban entre sí y con dos cubrían su cuerpo. 12 Cada uno iba de frente hacia adelante; adondequiera que iba el espíritu, iban ellos, sin volverse cuando andaban. 13 En medio de los seres vivientes había algo que parecía carbones encendidos en llamas, eran como antorchas que se lanzaban de un lado a otro entre los seres vivientes. El fuego resplandecía, y del fuego salían rayos. 14 Y los seres vivientes corrían de un lado a otro como el fulgor del relámpago.

15 Miré a los seres vivientes, y vi que había una rueda en la tierra junto a cada uno de los seres vivientes de cuatro caras. 16 El aspecto de las ruedas y su hechura era como el brillo del crisólito, y las cuatro tenían la misma forma; su aspecto y su hechura eran como si una rueda estuviera dentro de la otra rueda. 17 Cuando andaban, se movían en las cuatro direcciones, sin volverse cuando andaban. 18 Sus aros eran altos e imponentes, y los aros de las cuatro ruedas estaban llenos de ojos alrededor. 19 Cuando los seres vivientes andaban, las ruedas se movían con ellos. Y cuando los seres vivientes se levantaban de la tierra, las ruedas también se levantaban. 20 Adondequiera que iba el espíritu, iban ellos en esa dirección. Y las ruedas se levantaban junto con ellos; porque el espíritu de los seres vivientes estaba en las ruedas. 21 Cuando los seres andaban, andaban ellas, y cuando ellos se detenían, se detenían ellas. Y cuando ellos se levantaban de la tierra, las ruedas se levantaban junto con ellos, porque el espíritu de los seres vivientes estaba en las ruedas.

22 Sobre las cabezas de los seres vivientes había algo semejante a un firmamento con el brillo deslumbrante de un cristal, extendido por encima de sus cabezas. 23 Debajo del firmamento sus alas se extendían derechas, la una hacia la otra; cada uno tenía dos que cubrían sus cuerpos por un lado y por el otro. 24 Y oí el ruido de sus alas cuando andaban, como el estruendo de muchas aguas, como la voz del Todopoderoso, un ruido de tumulto como el ruido de un campamento militar. Cada vez que se detenían, bajaban sus alas. 25 También hubo un ruido por encima del firmamento que había sobre sus cabezas. Cada vez que se detenían, bajaban sus alas.

26 Sobre el firmamento que estaba por encima de sus cabezas había algo semejante a un trono, de aspecto como de piedra de zafiro; y en lo que se asemejaba a un trono, sobre él, en lo más alto, había una figura con apariencia de hombre. 27 Entonces observé que en lo que parecían Sus lomos y hacia arriba, había algo como metal refulgente que lucía como fuego dentro de ella en derredor, y en lo que parecían Sus lomos y hacia abajo vi algo como fuego, y un resplandor a Su alrededor. 28 Como el aspecto del arco iris que aparece en las nubes en un día lluvioso, así era el aspecto del resplandor en derredor. Tal era el aspecto de la semejanza de la gloria del Señor. Cuando lo vi, caí rostro en tierra y oí una voz que hablaba.

(NBLA)

Analiza las siguientes preguntas con otra persona o úsalas para profundizar en la Palabra de Dios.

1¿Alguna vez has dicho (o pensado) "¡No estoy donde debería estar!"?
2¿Cuál es tu reacción al hecho de que Ezequiel esté lejos de su casa, y lejos del templo, pero aún así esté justo en medio de la voluntad de Dios?
3¿Cómo anticipan las visiones de Ezequiel la historia de Jesús?
4Explica con tus propias palabras por qué es "mejor estar en Babilonia con la presencia de Dios que estar en Jerusalén sin ella".
5¿Cómo se compara la visión de Ezequiel de la gloria de Dios con la forma en que normalmente piensas en Dios?
Próxima sesión

Detalles

ESCRITURA Ezequiel 1:1–28

Conéctate con nosotros

Suscríbete al boletín de Abre la Biblia para recibir recursos para inspirarte y desafiarte a abrir la Biblia.

Nombre(Obligatorio)