Una caminata a través de la historia bíblica Image

Una caminata a través de la historia bíblica

Juicio - Enseñanza (audio)

Los primeros capítulos del Génesis muestran el creciente poder del pecado en el mundo. Este conocimiento del mal que parecía tan atractivo al principio resultó ser un poder destructor y un enemigo acérrimo. El pecado de Adán y Eva se adhirió a ellos, y cuando nació Caín, el primer bebé del mundo, ya estaba adherido a él.

Sólo un empujoncito más y él estaría afuera. Y un momento después, el barullo comenzó cuando el primer bebé del mundo anunció su llegada a la escena. Su madre no tenía partera. Ella solo tenía a su esposo para ayudarla, y él no tenía la menor idea de qué hacer. Ahora que lo pienso, ella tampoco; pero de alguna manera, en la misericordia de Dios, los dos atravesaron la situación, y ahora ella podía sostener a su pequeño hijo, Caín, en sus brazos.

Eva debió haber visto la bendición de Dios en el nacimiento de su hijo. Después de todo, Dios dijo que sería a través de la descendencia de la mujer que la cabeza de la serpiente quedaría aplastada. Tal vez mientras miraba a los ojos de su hijo, pensó en cómo él podría revertir la marea del mal y devolverlos al paraíso.

Si esos fueron sus pensamientos, debió haber estado muy decepcionada, porque el bebé en cuyos ojos aparentemente inocentes miró, resultó ser el primer asesino del mundo. Lejos de ser el que libraría a la familia del mal, Caín fue el que introdujo nuevas profundidades del mal en el mundo y nuevas profundidades del dolor en los corazones de sus padres.

Los primeros capítulos de Génesis muestran el creciente poder del pecado en el mundo. Este «conocimiento del mal» que parecía tan atractivo al principio resultó ser un poder destructor y un oponente terrible.

El creciente poder del pecado

En Génesis 3, leemos acerca de un acto de desobediencia a Dios. Eso puede parecer una cosa pequeña, pero el punto es que el pecado no terminó allí. Es casi imposible cometer un solo pecado, porque el pecado es un poder, y cuando se le da lugar a ese poder, crece. El pecado de Adán y Eva se unió a ellos, y cuando nació Caín, el primer bebé del mundo, el pecado ya estaba unido a él.

Génesis 4 describe cómo Caín se convirtió en un joven enojado. Un impulso de lucha contra Dios ya estaba dentro de él, y cuando vio a su hermano disfrutando de la bendición de Dios, eso empeoró aún más su ira. Caín le dijo a su hermano: «Vayamos al campo». Los dos salieron, y mientras estaban allí solos, «Caín se levantó contra su hermano Abel y lo mató» (4:8). El mal había alcanzado una nueva profundidad y la violencia estalló por primera vez.

Es natural que pensemos que si brindamos un ambiente de amor a nuestros hijos, les brindamos una buena educación y los llevamos a la iglesia, el resultado de eso será niños piadosos. Pero, como descubrieron los primeros padres del mundo, no siempre es así. Cuando Adán y Eva finalmente comprendieron que el mal era un poder creciente, comenzaron a invocar el nombre del Señor (4:26). Esa fue la primera oración. Quizás también descubras la realidad de la oración en tu dolor.

En las generaciones que siguieron, el pecado se descontroló. La maldad del hombre en la tierra se hizo grande, y «que toda intención de los pensamientos de su corazón era solo hacer siempre el mal» (6:5). El mundo “estaba corrompido” (6:11). En poco tiempo, la raza humana había caído de un acto de desobediencia en el jardín a una marea de violencia que barría la tierra. Lejos de decirnos que la naturaleza humana mejora cada vez más, que es lo que a nuestra sociedad le gusta creer, la Biblia nos dice que a medida que nos alejamos de Dios, empeoramos cada vez más.

Dios restringe el pecado

Dios envió un diluvio para reinar en el poder omnipresente del mal. Este diluvio fue un juicio devastador, en el que Dios redujo a toda la población humana a una sola familia de ocho personas que se salvaron a través del arca (7:23).

Noé tuvo una maravillosa oportunidad cuando emergió del arca hacia un nuevo comienzo, en un nuevo entorno, sin cuentas antiguas que resolver, y sin enemigos con los que luchar. Pero Noé llevó las semillas del pecado al nuevo mundo con él, y en poco tiempo estuvo borracho (9:20-23) y las semillas del cinismo estaban creciendo en uno de sus hijos.

Cuando Karen y yo vivíamos en Londres, pasamos dieciséis años luchando contra la campanilla, una hierba parecida a una enredadera de rápido crecimiento que se enrollaba alrededor de nuestras rosas. La enredadera estaba profundamente arraigada en el suelo arcilloso de nuestro jardín y, al adherirse al sistema de raíces de nuestras plantas, era imposible de eliminar. Lo mejor que pudimos hacer fue recortarlo e intentar mantenerlo bajo control.

El pecado es así. Cuando eliges violar uno de los mandamientos de Dios, siembras una semilla viva, y esta crecerá. El diablo te dice que la experiencia ampliará tus horizontes, pero la realidad es que el pecado creará terribles batallas en tu alma.

Lo primero que la Biblia nos dice acerca del pecado es: «No vayas allí». Huye del mal. Aléjate lo más que puedas, porque es un poder creciente. No te prepares para las heridas, cicatrices y batallas que puedan quedar en ti durante años.

Tal vez estés pensando: «Ojalá hubiera pensado en eso hace años, porque he hecho algunas cosas que han formado hábitos en mi vida y ahora son batallas dentro de mi alma». Esa es una gran respuesta. Estás siendo honesto acerca de las malezas que permitiste que crecieran y no quieres que se apoderen de tu vida. Ahora es el momento de que luches, y puedes hacerlo a través de la fuerza que Dios te da (Filipenses 4:13).

Dios no permite que la enredadera se adueñe de su jardín, así que lo recorta. Si Dios no ejerciera el juicio de esta manera, el pecado destruiría todo lo bueno, así que Dios lo sigue recortando: Adán y Eva desobedecieron a Dios, así que Dios verificó el progreso de su pecado al excluirlos del jardín. Caín se convirtió en el primer asesino, así que Dios lo separó de su familia. En el tiempo de Noé, el mal se multiplicó, así que Dios lo redujo a través del diluvio. Pero el pecado siguió creciendo, y no pasó mucho tiempo antes de que una comunidad de personas en Babel encontrara una nueva forma de expresar su desafío a Dios.

Confusión en el piso 22

A lo largo del tiempo, se desarrolló una nueva tecnología que abrió un mundo de posibilidades. Los ladrillos allanaron el camino para un magnífico proyecto: «Vamos, edifiquémonos una ciudad y una torre cuya cúspide llegue hasta los cielos, y hagámonos un nombre famoso, para que no seamos dispersados sobre la superficie de toda la tierra» (Génesis 11:4).

El problema con este edificio no era su altura sino su propósito, que era proclamar la grandeza humana. Los hombres querían hacerse un nombre y proporcionar su propia seguridad. Una vez más, estábamos usurpando el trono de Dios.

Dios observó la construcción de la ciudad del hombre y le permitió avanzar hasta cierto punto, pero luego la recortó. El Señor dijo: “Son un solo pueblo y todos ellos tienen la misma lengua. Esto es lo que han comenzado a hacer, y ahora nada de lo que se propongan hacer les será imposible. «Vamos, bajemos y confundamos allí su lengua, para que ninguno entienda el lenguaje del otro» (11:6-7).

Imagina que durante los últimos dos meses estuviste trabajando junto al mismo hombre en el piso veintidós de la Torre de Babel. Un día cuando llegas y lo saludas, él responde con sonidos incomprensibles. ¿Qué le pasa a este tipo? Pronto descubres que el resto del grupo parece estar hablando también sonidos que no tienen sentido y te preguntas si esto es algún tipo de broma.

Finalmente, para tu alivio, encuentras a alguien más en la obra que habla igual que tú. Entonces le dices: “El resto de estas personas están locas. Salgamos de aquí”. Así que ustedes dos encuentran a otros que hablan como ustedes, y juntos se mudan para comenzar una nueva comunidad donde todos hablan el mismo idioma.

Dios cortó la rebelión del hombre al confundir el lenguaje humano, y de esta manera, “el Señor los dispersó sobre la superficie de toda la tierra” (11:9). Babel fue abandonada por pequeños grupos de familias que partieron en todas direcciones con las semillas del futuro conflicto que ya habían sembrado en sus corazones. Irónicamente, la fragmentación que los hombres intentaban evitar era precisamente lo que Dios hizo que sucediera, y lo hizo para frenar el avance del mal.

Lugar para la gracia de Dios

Cuando Dios restringe el pecado, siempre crea espacio para su gracia. Adán y Eva fueron excluidos del jardín, pero Dios prometió un libertador. Caín asesinó a su hermano, pero Dios le dio a otro hijo, Set, quien comenzó una nueva línea de esperanza. El diluvio destruyó toda la vida humana, pero Dios salvó a Noé y su familia en el arca. Entonces, cuando Dios trajo Su juicio en la Torre de Babel, nos preguntamos ¿cómo podemos ver Su gracia obrando en esta situación?

Al final de la historia de la Torre de Babel, leemos una genealogía que comienza con Shem y termina con Terah (11:10–26), el padre de Abraham. Dios se le apareció a Abraham, tal como lo había hecho a Adán en el jardín (Hechos 7:2). Hasta ese momento, Abraham no había sabido nada acerca de Dios. Su familia había adorado ídolos (Josué 24:2). Pero Dios prometió bendecir a Abraham y sus descendientes, y prometió que a través de su linaje, todas las naciones en la faz de la tierra serían bendecidas (Génesis 12:1-3).

El resto del Antiguo Testamento sigue esta línea familiar que nos lleva a Cristo, que fue crucificado y resucitó al tercer día. Cuarenta días después, ascendió al cielo. Luego, en el día de Pentecostés, Dios invirtió Babel. Cuando el Espíritu de Dios vino, los apóstoles se encontraron hablando espontáneamente en idiomas que nunca habían aprendido, para que las personas de todo el mundo pudieran escuchar y entender las buenas nuevas de Jesucristo en su propio idioma (Hechos 2: 5–8, 11).

¿Ves el contraste? En Babel, las lenguas eran un juicio de Dios que conducía a la confusión y la dispersión de la gente. En Pentecostés, las lenguas fueron una bendición de Dios que condujo a la comprensión y a la unión de las personas.

La historia de Dios reuniendo a Su pueblo culmina en Apocalipsis, el último libro de la Biblia, donde encontramos una gran cantidad de personas de cada tribu, nación e idioma, unidos como uno solo, mientras adoran a Cristo quien los redimió y reunió. “La salvación pertenece a nuestro Dios que está sentado en el trono, y al Cordero” (Apocalipsis 7:10).

Esto es lo que descubrimos hoy:

Dios dividió a la humanidad en diferentes grupos lingüísticos para frenar la creciente rebelión del hombre. El freno fue notablemente efectivo. A lo largo de la historia de la humanidad han existido múltiples intentos de unir a las naciones, pero cualquier éxito siempre ha sido limitado y de corta duración.

Pero Dios está uniendo a personas de todas las naciones a través de Jesucristo. En el cielo, todas las barreras que han dividido a las personas a lo largo de la historia (origen, clase y lenguaje) se eliminarán completamente, y Dios llama a Su pueblo a comenzar a expresar esa unidad ahora en Su iglesia.

Génesis 11:1–9

1 Toda la tierra hablaba la misma lengua y las mismas palabras. Según iban hacia el oriente, hallaron una llanura en la tierra de Sinar, y se establecieron allí. Y se dijeron unos a otros: «Vamos, fabriquemos ladrillos y cozámoslos bien». Y usaron ladrillo en lugar de piedra y asfalto en lugar de mezcla. Luego dijeron: «Vamos, edifiquémonos una ciudad y una torre cuya cúspide llegue hasta los cielos, y hagámonos un nombre famoso, para que no seamos dispersados sobre la superficie de toda la tierra».

Pero el Señor descendió para ver la ciudad y la torre que habían edificado los hijos de los hombres. Y dijo el Señor: «Son un solo pueblo y todos ellos tienen la misma lengua. Esto es lo que han comenzado a hacer, y ahora nada de lo que se propongan hacer les será imposible. Vamos, bajemos y confundamos allí su lengua, para que ninguno entienda el lenguaje del otro».

Así el Señor los dispersó desde allí sobre la superficie de toda la tierra, y dejaron de edificar la ciudad. Por eso la ciudad fue llamada Babel, porque allí el Señor confundió la lengua de toda la tierra, y de allí el Señor los dispersó sobre la superficie de toda la tierra.

(NBLA)

Analiza las siguientes preguntas con otra persona o úsalas para profundizar en la Palabra de Dios.

1¿Qué piensas acerca del sentimiento común en nuestra cultura actual de que las personas son generalmente buenas? ¿Cómo encaja esto con los primeros capítulos de Génesis?
2¿Dónde viste la realidad del poder del pecado en tu propia vida?
3¿Puedes recordar algún momento en que hayas experimentado personalmente a Dios restringiendo el pecado en tu vida?
4¿Cuál es tu reacción a esta afirmación? "Cuando Dios corta con el pecado, siempre crea espacio para Su gracia".
5¿Alguna vez pensaste por qué tenemos varios idiomas en el mundo hoy en día?
Próxima sesión

Detalles

ESCRITURA Génesis 11:1–9

Conéctate con nosotros

Suscríbete al boletín de Abre la Biblia para recibir recursos para inspirarte y desafiarte a abrir la Biblia.

Nombre(Obligatorio)
Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.