La Caminata Image

La Caminata

Justificación

Romanos 3:19–31

Justificación - Enseñanza (audio)

La primera vez que visité Estados Unidos, un amigo me llevó a ver un partido de béisbol. Mi amigo empezó a hablar de sliders, splitters, curvas y changeups. Yo no tenía la menor idea de lo que estaba hablando.

Los deportes tienen su propio vocabulario. La gente que ama el béisbol aprende las palabras del béisbol, las personas que aman a Jesús aprenden las palabras de la Biblia, y encuentran alegría en lo que transmiten. En esta sesión aprenderemos cuatro palabras bíblicas que nos traerán gran alegría.

Por cuanto todos pecaron y no alcanzan la gloria de Dios. Todos son justificados gratuitamente por Su gracia por medio de la redención que es en Cristo Jesús, a quien Dios exhibió públicamente como propiciación por Su sangre a través de la fe”. (Romanos 3:23-25)

Permítanme presentarles a Neil y Sally. Neil tenía poco más de veinte años cuando empezó a salir con Sally, una atractiva chica que conoció en la oficina. Él tenía fama de ser «un poco salvaje», y había veces que Sally se sentía incómoda con él.

Una noche, Neil llevó a Sally a una fiesta en la que las cosas se descontrolaron un poco. Neil empezó a beber y, cuando volvieron a casa de madrugada, apenas era capaz de controlar el coche. Neil condujo en medio de una bruma borrosa hasta que ocurrió lo impensable, el coche chocó contra una orilla, se descontroló y dio varias vueltas. Cuando el vehículo se detuvo, tanto Neil como Sally estaban inconscientes.

Varias horas después, Neil volvió en sí en el hospital. La cabeza le retumbaba y el cuerpo le dolía mientras intentaba recordar lo sucedido.

«¿Cómo está Sally?», preguntó.

«Son malas noticias», dijo el médico. «Está paralizada. No volverá a caminar».

«¿Puedo verla?»

«No, ella no hablará contigo».

De repente, Neil se encontró en una pesadilla andante, y no tardó en recibir una carta del abogado de Sally. En vista de su incapacidad permanente, Sally iba a emprender acciones legales.

Neil yace en el hospital preguntándose cómo pudo ser tan tonto, y cómo una simple acción pudo haberle llevado a una situación con consecuencias tan desesperantes a largo plazo. Sólo fue una noche, pero lo cambió todo. Neil se pregunta cómo puede vivir consigo mismo, y no tiene ni idea de qué hacer con Sally.

Hay tres factores en esta situación: Primero, hay una ofensa. Neil actuó de forma imprudente e irresponsable cuando decidió conducir hasta su casa después de haber bebido. En segundo lugar, hay una persona ofendida. Sally está enfadada, y con razón. En tercer lugar, hay un infractor. Neil sabe que tiene la culpa, está profundamente arrepentido de lo que ha hecho, pero eso no cambiará el hecho de que Sally está paralizada y que sus abogados se están preparando para emprender acciones legales contra él.

Neil contrata a un abogado, y su abogado habla con el de Sally sobre lo que haría falta para resolver el caso. Su discusión se centra en una cuestión: ¿Qué se necesita para satisfacer a Sally? La cuestión no es lo que Neil considera apropiado, se trata de Sally, porque ella es la parte ofendida.

Supongamos que los abogados identifican una suma de dinero que sería aceptable para Sally. El pago de ese dinero sería «una propiciación». Una propiciación es un pago que se ofrece para aplacar la ira de la parte ofendida y satisfacer la necesidad de justicia para que el caso se resuelva y no pueda volver a plantearse en un tribunal.

Dado que nuestro pecado es una ofensa contra Dios, se deduce que Dios es quien determina cuál debe ser la propiciación. La pregunta es: «¿Qué satisfará a Dios?».

Y la Biblia nos da la respuesta: «Cristo Jesús, a quien Dios exhibió públicamente como propiciación por Su sangre a través de la fe» (Romanos 3:24-25). Dios presenta a Su Hijo, Jesucristo, como propiciación. Su muerte en la cruz satisface a Dios y aplaca Su ira contra nuestro pecado.

El Dios cuya santidad hemos ofendido, cuyo mundo hemos estropeado y cuya ira hemos provocado, envió a Su único Hijo. Dios se hizo hombre en Jesucristo y cargó con Su propia ira.

«La redención que hay en Cristo Jesús»

Redimir es comprar mediante el pago de un precio. Aprendí esta palabra bíblica cuando era niño a través de una simple historia que ha permanecido conmigo, es la historia de un niño al que le gustaba hacer cosas.

Un día el padre del niño le dijo: «¿Por qué no haces un barco?». Al niño le encantó la idea, así que trabajó con su padre para hacer un hermoso barco de vela. Lo pintó de azul y rojo, y tenía una alta vela blanca. Cuando estuvo terminado, el niño puso una marca especial en el barco para saber siempre que era suyo.

Al niño le encantaba su barco, y se alegraba mucho cuando lo sacaba a navegar por el lago, pero un día el barco fue sorprendido por un gran viento que se lo llevó. El niño tenía el corazón roto.

Algún tiempo después, el niño pasaba por delante de una juguetería de la ciudad cuando vio en el escaparate un hermoso barco. Era azul y rojo, y tenía una alta vela blanca. Y cuando el niño lo miró más de cerca, pudo ver la marca especial que le había puesto para que siempre supiera que era suyo.

El chico se fue a casa, reunió todo el dinero que había ahorrado y volvió a la tienda y compró el barco. De camino a casa, abrazó el barco y dijo: «¡Eres dos veces mío! Eres mío porque te hice, y eres mío porque te compré».

¡Eso es lo que Jesucristo puede decirnos a ti y a mí! «Eres dos veces Mío. Eres Mío porque te hice, y eres Mío porque te compré». Eso es lo que significa ser redimido. Eres comprado por Jesucristo mediante el derramamiento de Su sangre (1 Pedro 1:18-19).

«Justificado por Su gracia»

Justificado es un término legal, significa que una persona es declarada justa. La justificación es un veredicto emitido por un juez. Toda persona será juzgada un día ante el Dios todopoderoso, y en cada caso Él pronunciará uno de los dos resultados: justificado o condenado. 

Justificado es una palabra que pertenece al último día, pero la Biblia habla aquí de la justificación en tiempo presente: » todos pecaron y no alcanzan la gloria de Dios. Todos son justificados gratuitamente por Su gracia» (Romanos 3:23-24). Dios nos está diciendo: «¡Tu caso puede ser resuelto ahora! No necesitas pasar toda tu vida preguntándote cuál será el juicio final de Dios sobre ti. Puedes ser justificado, declarado inocente, hoy mismo».

La base sobre la que puedes ser justificado es lo que Jesús hizo por ti cuando murió en la cruz. Él llevó la ira (propiciación), y pagó el precio (redención).

Cuando Dios nos justifica, hace dos cosas: Primero, Dios carga nuestros pecados a Jesús, contándolos contra Él, y segundo, Dios nos acredita la justicia de Jesús.

Cuando Karen y yo nos casamos, mis padres pagaron una semana en un elegante hotel en el Distrito de los Lagos de Inglaterra; no hubo cargos para nosotros porque el costo fue absorbido por alguien más. Dios nos justifica gratuitamente cargando nuestros pecados en Jesús. Este regalo es nuestro porque los cargos en los que hemos incurrido han sido asumidos y pagados por Jesús.

Entonces Dios nos imputa la justicia de Jesús.

Hace algún tiempo, decidí cerrar una cuenta de tarjeta de crédito que había utilizado durante varios años en Gran Bretaña. Cuando llamé, el representante parecía sorprendido. «¿Se da cuenta de que tiene 2,000 puntos en esta tarjeta?», me preguntó. 

«¿Puedo dar estos puntos a otra persona?», pregunté. «Oh, sí», dijo, «a cualquier otra persona que tenga la misma tarjeta». Se los di a mi padre, y disfrutó de los beneficios de 2,000 puntos que nunca ganó.

Cuando vienes a la fe en Jesucristo, Dios te imputa Su justicia. Él te justifica, no por tu desempeño en la vida cristiana, sino porque la justicia de Cristo llega a ser tuya.

«Recibido por la fe»

Ya que la única base para la justificación es lo que Jesús logró en Su muerte y resurrección, se deduce que Dios justificará a los que pertenecen a Jesús. 

«Todos pecaron y no alcanzan la gloria de Dios. Todos son justificados gratuitamente por Su gracia por medio de la redención que es en Cristo Jesús, a quien Dios exhibió públicamente como propiciación por Su sangre a través de la fe» (3:23-25).

Fíjate en que la fe es el medio por el que Jesús se convierte en tuyo. 

Imagina a una joven pareja; los llamaremos Tom y María. Se conocen en una cita a ciegas y se sienten bastante incómodos mientras entablan una conversación cortés, pero con el tiempo, llegan a conocerse mejor y su relación se profundiza.

Una noche, Tom le propone matrimonio y, unos meses más tarde, María se dirige al altar. El pastor se dirige a Tom y le pregunta: «Tom, ¿quieres que María sea tu legítima esposa?» Tom dice que sí.

La fe es como un matrimonio en el que te unes a Jesucristo. Piensa en lo que significó para Jesús estar unido a ti: el Santo Hijo de Dios tuvo que asumir tu pecado como si fuera Suyo, pero ahora piensa en lo que significa para ti estar unido a Jesús: ¡posees la justicia de Cristo como si fuera tuya!

Cuando llegas a la fe en el Señor Jesucristo, todo lo que Él logró en la cruz se vuelve activo en tu propia experiencia, y en ese momento Dios te declara «justificado».

Esto es lo que descubrimos hoy:

Dios justifica a los pecadores sobre la base de la propiciación que fue ofrecida por Jesús en la cruz, Él hace esto para todos los que vienen a Jesús en la fe. La fe une a una persona con Cristo, quien nos redime pagando nuestra deuda y acreditando Su justicia. La justificación no depende de tu desempeño en la vida cristiana sino de que Jesús, y todo lo que Él logró, sea tuyo.

Romanos 3:19–31

19 Ahora bien, sabemos que cuanto dice la ley, lo dice a los que están bajo la ley, para que toda boca se calle y todo el mundo sea hecho responsable ante Dios. 20 Porque por las obras de la ley ningún ser humano será justificado delante de Él; pues por medio de la ley viene el conocimiento del pecado.

21 Pero ahora, aparte de la ley, la justicia de Dios ha sido manifestada, confirmada por la ley y los profetas. 22 Esta justicia de Dios por medio de la fe en Jesucristo es para todos los que creen. Porque no hay distinción, 23 por cuanto todos pecaron y no alcanzan la gloria de Dios.

24 Todos son justificados gratuitamente por Su gracia por medio de la redención que es en Cristo Jesús, 25 a quien Dios exhibió públicamente como propiciación por Su sangre a través de la fe, como demostración de Su justicia, porque en Su tolerancia, Dios pasó por alto los pecados cometidos anteriormente, 26 para demostrar en este tiempo Su justicia, a fin de que Él sea justo y sea el que justifica al que tiene fe en Jesús.

27 ¿Dónde está, pues, la jactancia? Queda excluida. ¿Por cuál ley? ¿La de las obras? No, sino por la ley de la fe. 28 Porque concluimos que el hombre es justificado por la fe aparte de las obras de la ley.

29 ¿O es Dios el Dios de los judíos solamente? ¿No es también el Dios de los gentiles? Sí, también de los gentiles, 30 porque en verdad Dios es uno, el cual justificará en virtud de la fe a los circuncisos y por medio de la fe a los incircuncisos.

31 ¿Anulamos entonces la ley por medio de la fe? ¡De ningún modo! Al contrario, confirmamos la ley.

(NBLA)

Analiza las siguientes preguntas con otra persona o úsalas para profundizar en la Palabra de Dios.

1¿Qué fue lo que más te ayudó en esta sesión? ¿Qué encontraste más difícil?
2En tus propias palabras, ¿qué es una "propiciación"?
3¿Puedes pensar en alguna ocasión en la que alguien haya hecho un sacrificio para ayudarte? ¿Qué te dice la "redención" sobre el amor de Jesús por ti?
4¿Qué diferencia habría en tu vida ahora si supieras cuál será el juicio final de Dios sobre ti?
5La fe implica un compromiso con Jesucristo. ¿Por qué te sientes atraído por este compromiso? ¿Qué podría detenerte?
Próxima sesión

Detalles

ESCRITURA Romanos 3:19–31

Conéctate con nosotros

Suscríbete al boletín de Abre la Biblia para recibir recursos para inspirarte y desafiarte a abrir la Biblia.

Nombre(Obligatorio)