La Caminata Image

La Caminata

Llamado

Isaías 55:1–13

Llamado - Enseñanza (audio)

En el pueblo donde vivíamos mi mujer, Karen, y yo, en el norte de Londres, el día de mercado era cada jueves y sábado. La gente llegaba hacia las seis de la mañana y montaba los andamios y los toldos para los puestos.

Había puestos de fruta y verdura, un estante para maletas, puestos de ropa y un hombre que, extrañamente, no hacía otra cosa que vender piezas para aspiradoras. El lugar estaba siempre lleno de gente que buscaba una ganga.

Dios utiliza la imagen de un mercado para explicarnos su increíble oferta: «Todos los sedientos, vengan a las aguas; y los que no tengan dinero, vengan, compren y coman. Vengan, compren vino y leche sin dinero y sin costo alguno» (Isaías 55:1).

Siglos después, Jesús retomó estas palabras y las aplicó a sí mismo. «Si alguien tiene sed, que venga a mí y beba» (Juan 7:37). El vendedor ambulante es el Hijo de Dios, y se ofrece a satisfacer la profunda sed que hay en tu alma.

La invitación de Jesús se extiende, pero no todos los que la escuchan responden. Una de las razones es que algunas personas en el mercado están preocupadas en otros puestos; están al alcance de la invitación, pero no la escuchan porque la ahogan otras voces y otros intereses.

En el mercado actual, muchos están preocupados en el puesto de deportes, otros buscan lo que les satisfaga en el puesto de matrimonios, otros rebuscan en los puestos de carreras, viajes o entretenimiento.

Estos puestos ofrecen cosas buenas, pero Cristo nos dice: «Vengan aquí; tengo algo que ofrecerles que no encontrarán en ningún otro sitio». Pregunta: «¿Por qué gastan dinero en lo que no es pan, y su salario en lo que no sacia?” (Isaías 55:2).

El Hijo de Dios ofrece algo de gran valor. Él grita: «Inclinen su oído y vengan a mí; escuchen y vivirá su alma» (55:3); parece una gran oferta. Vayamos y averigüemos lo que cuesta.

El precio es correcto

La venta suele consistir en que el comerciante discute con el cliente hasta su precio, pero aquí tenemos a Jesús discutiendo el precio a la baja: «Vengan, compren… sin dinero y sin precio» (55:1). Es como una subasta a la inversa en la que todo se da la vuelta, porque Cristo ha elegido vender al peor postor.

Acompáñame en tu imaginación a esta subasta. Jesús está de pie en el puesto, y dice: «Me complace ofrecer el perdón total y la reconciliación con Dios, la oferta incluye el valor final de la vida eterna, y está disponible hoy para el menor postor».

Un hombre con un traje de rayas se adelanta con la primera oferta: «He llevado una buena vida y dirijo un negocio honesto, he sido fiel a mi mujer y he sido un buen padre para mis hijos. He formado parte de los consejos de administración de tres organizaciones benéficas; me gustaría ofrecer estas buenas obras».

Un murmullo se levanta del resto de los oferentes. Es una oferta impresionante. «Es con el hombre del traje a rayas», dice el subastador. «¿Alguien puede hacer una oferta más baja?».

Entonces una señora con abrigo azul levanta la mano: «No he hecho tanto como el hombre del traje de rayas, pero he asistido fielmente a la iglesia y creo que me he convertido en una persona espiritual».

«Es con la señora del abrigo azul», dice el vendedor. «¿Alguien tiene una oferta más baja?»

Una chica con jeans azules levanta la mano: «No he asistido a la iglesia como la señora del abrigo azul, pero he intentado llevar una buena vida».

«Bueno», dice el subastador, «no es mucho, pero va a ser para el menor postor, así que lo tienes. ¿Escucho alguna otra oferta?»

Un hombre con una camiseta roja, y una cara roja a juego, se levanta lentamente: «No he estado a la altura de mis propias expectativas», dice. «He defraudado a la gente y he hecho cosas terribles, pero al menos lo siento. No era mi intención hacer lo que hice, así que permíteme ofrecer el hecho de que estoy verdaderamente arrepentido».

«Bueno», dice el vendedor, «eso realmente no es mucho. Pero va a ser para el menor postor, así que su escasa oferta la tiene ahora mismo. ¿Alguien va a hacerme una oferta más baja?».

Esto no es una batalla de orgullo; es una batalla de rubor. Mucha gente ha renunciado a la puja, no porque el costo sea demasiado alto, sino porque las ofertas son vergonzosamente bajas. La mayoría de la gente está mirando para ver si alguien se atreve a ofrecer menos que el hombre de la camiseta roja. ¿Cómo puede alguien ofrecer tan poco a Dios?

Finalmente alguien da un paso adelante y dice: «No tengo nada que ofrecer, mi arrepentimiento no es lo que debería ser; mi fe no es lo que debería ser; mis obras no son lo que deberían ser. Nada es como debería ser, no tengo nada que ofrecer». Y el subastador baja su martillo. «Es tuyo», dice. «Es tuyo».

¿Qué traemos?

Tal vez estés diciendo: «De acuerdo, ¿pero no tenemos que traer algo a Dios? ¿No tenemos que arrepentirnos? ¿No tenemos que creer?»

Sí. Pero no recibimos la salvación porque ofrezcamos estas cosas, la salvación es un regalo. Muchas personas se confunden en este punto; piensan en la salvación como un trato en el que Dios ofrece el perdón y la vida a cambio de nuestro arrepentimiento y fe. Pero eso no es el evangelio.

Si Dios te preguntara en el último día por qué debería dejarte entrar en el cielo, la respuesta no son las buenas obras, ni el arrepentimiento, ni siquiera la fe. Nuestra salvación no se basa en nada que hayamos hecho. Descansa sólo en Jesucristo.

Si confías en tu arrepentimiento o en tu fe nunca tendrás seguridad, porque tu fe siempre podría ser más fuerte y tu arrepentimiento nunca es completo. Tu salvación depende enteramente de Jesucristo y de lo que Él ha hecho por ti. La fe es simplemente la mano abierta que recibe lo que Él ofrece, y el arrepentimiento es la respuesta de un corazón que ya ha recibido.

Ofreciendo la oferta más baja

Si te resulta difícil amar a Dios, ¿podría ser que aún no has recibido lo que Cristo ofrece? Tal vez estés siguiendo un código moral y ofreciendo eso a Dios. Tus manos están llenas, y nunca has venido a Cristo para recibir.

Dios ha hecho que cada uno de nosotros pueda hacer la oferta más baja. Sólo el orgullo se interpone en tu camino. El hombre del traje a rayas y la dama del abrigo azul pueden tener también esta bendición, pero deben dejar de intentar comprarla. Deben dejar de lado sus obras y venir a Cristo con las manos vacías.

Una de las razones por las que esto nos resulta tan difícil es que no nos gustan las deudas. Esto me vino a la mente cuando un amigo se ofreció a arreglar un problema en nuestra casa. Pasó un par de horas trabajando en ello, y yo se lo agradecí. Intenté meterle algo de dinero en el bolsillo, pero no lo aceptó.

¿Por qué quería pagarle? Porque no quería estar en deuda con él. Si yo recibía algo de ayuda y él algo de dinero, estábamos nivelados en el trato. Y en algún lugar del fondo de nuestro corazón es así como solemos pensar cuando se trata de Dios: «Él me ofrece algo que necesito, déjame ofrecerle algo que Él quiere a cambio». Eso me da cierta credibilidad, cierta autoestima. Y Cristo dice: «Sobre esa base, no hay trato».

La única base sobre la que podemos recibir lo que Cristo ofrece es con la mano vacía que recibe de Él y que nos deja incalculablemente en deuda con Él para el resto de nuestras vidas y para toda la eternidad.

Hacer la compra

Algunas personas disfrutan «sólo mirando» en las tiendas, y no hay absolutamente nada malo en ello, es donde algunas personas están espiritualmente. Se han acercado al puesto de Cristo y han empezado a hacer preguntas sobre la Biblia y la salvación. Mirar es genial, pero mirar no es comprar. El mayor compromiso de tu vida es digno de la más profunda investigación, así que mira con atención las afirmaciones de Cristo, pero no confundas mirar con comprar. Si lo que Cristo ofrece ha de ser tuyo, debes cerrar el trato.

Y probar no es comprar. Puedes estar en una tienda probándote ropa de nueve a cinco, de lunes a viernes, y no comprar nunca. Y puedes venir a la iglesia, leer la Biblia, decir tus oraciones, y aún así nunca cerrar el trato con Cristo. Puedes sentir que debes comprar y aun así nunca comprar.

Y saber no es comprar. La última vez que estuvimos mirando lavadoras, nos encontramos con una servicial vendedora que era como una enciclopedia. «Esta», dijo con una voz más bien nasal, «gira con veintitrés minutos de agitación; y esta tiene el husillo sacacorchos, pero no tiene el indicador automático de temperatura».

Empezamos a hablar con ella, y al final nos dijo que no tenía lavadora porque vivía sola e iba a la lavandería una vez al mes. Conocía los productos, pero nunca había comprado una. Para colmo, ¡tampoco compramos la lavadora!

Tal vez sea ahí donde te encuentras espiritualmente. Has aprendido muchas cosas sobre Jesús, pero lo que Él ofrece aún no se ha convertido en tuyo. Saber no es comprar.

Hay un tiempo para investigar, pero si vas a comprar, debe llegar un momento en el que tomes una decisión y cierres el trato. Y cuando compras, lo que Cristo ofrece se convierte en tuyo.

Esto es lo que descubrimos hoy:

Jesucristo ofrece satisfacer la más profunda sed de tu alma. Él ofrece llevarte a una relación con Dios en la que tus pecados son perdonados y comienzas a experimentar Su poder para vivir de una manera que le agrada. Esta vida continuará más allá de la muerte por la eternidad.

No puedes comprar este regalo, pero puedes recibirlo. Para recibirlo, debes dejar de lado la idea de que hay algo que puedes ofrecer a Dios, debes pedirle que te dé lo que no tienes. La fe es como una mano que se abre para recibir lo que Cristo ofrece, y Él está listo para dar a todos los que están dispuestos a recibir.

Isaías 55:1–13

1 «Todos los sedientos, vengan a las aguas;
Y los que no tengan dinero, vengan, compren y coman.
Vengan, compren vino y leche
Sin dinero y sin costo alguno.
¿Por qué gastan dinero en lo que no es pan,
Y su salario en lo que no sacia?
Escúchenme atentamente, y coman lo que es bueno,
Y se deleitará su alma en la abundancia.
Inclinen su oído y vengan a Mí,
Escuchen y vivirá su alma.
Y haré con ustedes un pacto eterno,
Conforme a las fieles misericordias mostradas a David.
Lo he puesto por testigo a los pueblos,
Por guía y jefe de las naciones.
Tú llamarás a una nación que no conocías,
Y una nación que no te conocía, correrá a ti
A causa del Señor tu Dios, el Santo de Israel;
Porque Él te ha glorificado».

Busquen al Señor mientras puede ser hallado,
Llámenlo en tanto que está cerca.
Abandone el impío su camino,
Y el hombre malvado sus pensamientos,
Y vuélvase al Señor,
Que tendrá de él compasión,
Al Dios nuestro,
Que será amplio en perdonar.
«Porque Mis pensamientos no son los pensamientos de ustedes,
Ni sus caminos son Mis caminos», declara el Señor.
«Porque como los cielos son más altos que la tierra,
Así Mis caminos son más altos que sus caminos,
Y Mis pensamientos más que sus pensamientos.
10 Porque como descienden de los cielos la lluvia y la nieve,
Y no vuelven allá sino que riegan la tierra,
Haciéndola producir y germinar,
Dando semilla al sembrador y pan al que come,
11 Así será Mi palabra que sale de Mi boca,
No volverá a Mí vacía
Sin haber realizado lo que deseo,
Y logrado el propósito para el cual la envié.
12 Porque con alegría saldrán,
Y con paz serán conducidos.
Los montes y las colinas prorrumpirán en gritos de júbilo delante de ustedes,
Y todos los árboles del campo aplaudirán.
13 En lugar del espino crecerá el ciprés,
Y en lugar de la ortiga crecerá el mirto.
Y esto será para gloria del Señor,
Para señal eterna que nunca será borrada».

(NBLA)

Analiza las siguientes preguntas con otra persona o úsalas para profundizar en la Palabra de Dios.

1¿Por qué no todos responden a la invitación de Jesús?
2¿Estarías mejor si Jesús ofreciera el perdón, la reconciliación y la vida eterna al mejor postor o al peor? ¿Por qué?
3Qué dirías si Dios te preguntara en el día final: "¿Por qué debo dejarte entrar en el cielo?".
4¿Qué es lo que se interpone, si es que hay algo, para que dejes de lado tus obras y vengas a Cristo con las manos vacías?
5¿Dónde estás en el proceso de compra con Jesús? ¿Sólo estás mirando? ¿Te lo estás probando? ¿Estás aprendiendo más? ¿Has cerrado el trato?
Próxima sesión

Detalles

ESCRITURA Isaías 55:1–13

Conéctate con nosotros

Suscríbete al boletín de Abre la Biblia para recibir recursos para inspirarte y desafiarte a abrir la Biblia.

Nombre(Obligatorio)