La Caminata Image

La Caminata

Resucitado

Lucas 24:1–12

Resucitado - Enseñanza (audio)

Cuando las mujeres llegaron, encontraron que la piedra frente a la tumba había sido movida, y al entrar, encontraron con gran asombro que la tumba estaba vacía. Nótese que las mujeres no concluyeron que Jesús había resucitado. Salieron del sepulcro «perplejas» y completamente perdidas en busca de una explicación (Lucas 24:4).

No fue que María encontrara el cuerpo desaparecido y dijera: «Tengo el presentimiento de que Jesús debe haber resucitado de entre los muertos», y Juana respondiera: «Creo que tienes razón, yo también tengo esa sensación». Ni siquiera se les ocurrió.

Entonces, ¿cómo supieron que Jesús había resucitado? Dios se lo dijo.

Dios da la explicación

«Aconteció que estando ellas perplejas por esto, de pronto se pusieron junto a ellas dos varones en vestiduras resplandecientes. Estando ellas aterrorizadas e inclinados sus rostros a tierra, ellos les dijeron: ‘¿Por qué buscan entre los muertos al que vive? No está aquí, sino que ha resucitado'» (24:4-6).

Dios llamó a dos ángeles y les dijo: «Vayan y díganles lo que he hecho. Estas mujeres aman a mi Hijo, pero no hay manera de que se den cuenta de lo que ha pasado. Vayan y cuéntenles».

La fe cristiana se basa en creer la explicación de Dios sobre lo que ha hecho.

¿Cómo pudo María, la madre de nuestro Señor, saber lo que ocurría cuando concibió? Dios le dio la explicación. Lo mismo ocurrió con los pastores, ¿Cómo podían saber que el niño en el pesebre era Dios en carne humana? Dios envió a los ángeles para decírselo.

Y lo mismo ocurrió cuando Jesús fue crucificado. Muchas personas lo vieron morir, pero ¿cómo podían entender lo que Dios estaba haciendo? Dios nos dice que, en la cruz, Cristo llevó nuestro pecado y entregó Su vida como sacrificio.

Las mujeres nunca habrían entendido por qué la tumba estaba vacía. Dios les dijo lo que había pasado. La fe cristiana no se basa en sentimientos, impulsos o percepciones personales, se trata de creer en la explicación que Dios nos da de los acontecimientos en las Escrituras. ¡Él ha resucitado!

«Resucitado» significa que la muerte ha sido derrotada

A lo largo de la historia, la muerte ha sido como un tirano que ejerce un reino de terror sobre la raza humana. Nadie puede escapar de ella. Abraham, Isaac, Jacob, Moisés y David creyeron en la promesa de Dios, pero la muerte los atrapó a todos. Tarde o temprano, la muerte nos absorbe a todos. La pregunta es, ¿cómo salimos?

Cuando estaba en la escuela primaria, nuestra clase tenía un ratón como mascota, y los fines de semana podíamos llevarlo a casa. En una ocasión, el ratón se sintió intrigado por mi autobús rojo de plástico de dos pisos de Londres, y después de olfatear, decidió meterse dentro.

Fue un gran entretenimiento, hasta que el ratón llegó a la parte delantera del autobús. Entonces tuvimos un problema, el ratón no podía avanzar y no tenía espacio para retroceder. Estaba completamente atascado.

Recuerdo que mi padre dijo: «Sólo hay una cosa que hacer, hijo, tendremos que destruir el autobús». Tomó un cuchillo y cortó el techo. El ratón estaba libre. No puedo decir el alivio que me dio, pero mi autobús nunca volvió a ser el mismo. Era realmente curioso: ¡un autobús rojo brillante de Londres con el techo abierto! Por supuesto, esto hizo las cosas aún más interesantes para el ratón. Antes el ratón tenía una forma de entrar, pero no de salir, ahora podía entrar por la puerta y salir por el techo.

Cuando Jesús murió, hizo un agujero en la muerte. Para el pueblo de Cristo, la muerte no es una prisión, sino un pasaje que conduce directamente a la presencia de Dios. 

«Resucitado» significa que toda persona será redimida

Todas las religiones tienen alguna idea de la vida después de la muerte, pero la resurrección del cuerpo es exclusiva del cristianismo. La buena noticia no es simplemente que Jesús está vivo, sino que Jesús ha resucitado (Lucas 24:6). Vale la pena reflexionar sobre la diferencia.

El Hijo de Dios estaba vivo en el cielo antes de hacerse carne. Entonces, ¿por qué no dejó simplemente Su cuerpo crucificado en la tumba y volvió al Padre? Después de todo, sólo era carne y hueso. ¿Por qué molestarse en ello?

Los ángeles podrían haber aparecido en la mañana de Pascua y decir: «Su cuerpo está aquí en la tumba, pero no te preocupes, Su Espíritu está con el Padre en el cielo». Después de todo, ¿no es esto precisamente lo que decimos en un funeral cuando un cristiano muere?

La resurrección nos dice que el cuerpo importa. Tú eres una maravillosa unión de alma y cuerpo, y Jesús vino al mundo no para salvar una parte de ti, sino para redimirte en su totalidad. Vino a llevarte, en cuerpo y alma, a la alegría de una nueva creación. 

La muerte separa tu alma de tu cuerpo, y por eso es un enemigo tan terrible. Es el desgarro de lo que Dios ha unido, y sólo será derrotado cuando tu cuerpo y tu alma se reúnan en el poder de una nueva vida.

Lo primero que hay que saber sobre el cuerpo de la resurrección es que es un cuerpo. Cuando Cristo se apareció a los discípulos, lo primero que pensaron fue que estaban viendo un fantasma (24:37). Pero Jesús les llamó la atención sobre Su cuerpo: «Miren Mis manos y Mis pies, que Yo mismo soy; tóquenme y vean, porque un espíritu no tiene carne ni huesos como ustedes ven que Yo tengo» (24:39). ¡Carne y huesos! ¡Esto es un cuerpo real!

Vacaciones virtuales

Supongamos que has planeado las vacaciones de tu vida en Hawái, pero justo antes de emprender el viaje, te caes por las escaleras y te rompes casi todos los huesos del cuerpo. Al más puro estilo de los dibujos animados, acabas en el hospital vendado de pies a cabeza y con un termómetro asomando por la boca.

Un amigo, que es un experto en informática, se ofrece a llevarte a una visita virtual. Prepara su computadora portátil y, efectivamente, contemplas unas vistas maravillosas de Honolulu. «Es muy bonito», dices. «Ojalá hubiera podido ir». «Pero lo has hecho», dice tu amigo. «Has estado allí en una visita virtual».

Diga lo que diga, sabes que mientras tu cuerpo esté atrapado en el hospital, no has estado en Hawái. Ir allí en tu mente, o a través de Internet, simplemente no es lo mismo.

La vida que Dios promete a Su pueblo en el cielo no es como un viaje virtual, no es una experiencia espiritual ni un juego mental. Dios envió a Su Hijo para redimirte por completo y llevarte, en cuerpo y alma, a Su presencia. La buena noticia es que Cristo ha resucitado, y la resurrección del cuerpo es el futuro glorioso que le espera a todo creyente cristiano.

¿Cómo será el cuerpo de la resurrección?

Cuando el cuerpo de Jesús resucitó, también cambió. Su cuerpo ya no estaba sujeto al envejecimiento ni a la muerte, su carne fue transformada y adaptada para la eternidad. Por eso los cristianos pueden esperar el cielo. 

La Escritura nos da cuatro descripciones del cuerpo de la resurrección.

1. Imperecedero

«Lo que se siembra es perecedero; lo que resucita es imperecedero». (1 Corintios 15:42)

Lázaro fue resucitado de entre los muertos, pero salió de la tumba exactamente como había entrado en ella. Siguió envejeciendo, y en algún momento, el pobre hombre tuvo que pasar por todo el miserable asunto de morir de nuevo. Pero Jesús resucitó con el poder de una vida sin fin (Hebreos 7:16), y tu cuerpo de resurrección, como el Suyo, será un cuerpo que nunca morirá. Tu cuerpo de resurrección nunca envejecerá, nunca se enfermará, y nunca decaerá.

2. Glorioso

«Se siembra en la deshonra; se levanta en la gloria.» (1 Corintios 15:43)

Cuando Pedro, Santiago y Juan subieron a la montaña con Jesús, obtuvieron un anticipo de Su futura gloria (Marcos 9:2-8), había un brillo y un resplandor en Él. Y habrá un brillo, un resplandor, una gloria sobre ti en el cuerpo de resurrección cuando reflejes la propia gloria de Cristo.

3. Poderoso

«Se siembra en debilidad; se resucita en poder.» (1 Corintios 15:43)

Tendrás más energía, más resistencia, más velocidad, mejor coordinación y mayor capacidad en tu cuerpo de resurrección que antes. 

4. Espiritual

«Se siembra un cuerpo natural; se resucita un cuerpo espiritual.» (1 Corintios 15:44)

Un cuerpo espiritual es uno que responde plenamente al Espíritu Santo. Ya no diremos que «el espíritu está dispuesto, pero la carne es débil» (Mateo 26:41). Nuestros cuerpos de resurrección estarán tan deseosos de hacer la voluntad de Dios como nuestros espíritus redimidos.

Esto es lo que te espera en el nuevo cielo y la nueva tierra: Un cuerpo que está adaptado a la vida para siempre y que nunca declinará, un cuerpo que es glorioso y poderoso, un cuerpo que responde plenamente al Espíritu Santo.

Esperar hasta que todos estén listos

El don del cuerpo de resurrección es tan maravilloso que Dios lo reserva hasta el día en que reunirá a todos Sus hijos.

Los seres queridos cristianos que han muerto están con Jesús, disfrutando conscientemente de la gloria de Su presencia. Eso es mucho mejor que cualquier cosa que puedan conocer aquí, pero Dios tiene otro regalo para ellos y para nosotros que está guardando para el día en que reúna a toda Su familia.

Cuando Cristo regrese, nuestros seres queridos cristianos vendrán con Él (1 Tesalonicenses 4:14). Entonces «los muertos en Cristo resucitarán» (4:16) y sus almas se reunirán con cuerpos resucitados y adaptados para la vida eterna.

Al mismo tiempo, los creyentes que aún viven serán «arrebatados con ellos en las nubes al encuentro del Señor en el aire» (4:17). Experimentaremos la misma transformación en la que nuestros cuerpos serán adaptados para la vida eterna. 

Esto es lo que descubrimos hoy:

Al tercer día, la tumba estaba vacía, Jesús resucitó de entre los muertos; lo sabemos porque Dios lo ha dicho. Cuando Cristo vuelva en gloria y reúna a todo Su pueblo, también nosotros recibiremos cuerpos de resurrección, Dios redimirá no sólo una parte de ti, sino todo tu ser. Cuando tengas esto claro en tu mente, tendrás una mayor anticipación de las alegrías que te esperan.

Lucas 24:1–12

1 Pero el primer día de la semana, al rayar el alba, las mujeres vinieron al sepulcro trayendo las especias aromáticas que habían preparado. Encontraron que la piedra había sido removida del sepulcro, y cuando entraron, no hallaron el cuerpo del Señor Jesús.

Aconteció que estando ellas perplejas por esto, de pronto se pusieron junto a ellas dos varones en vestiduras resplandecientes. Estando ellas aterrorizadas e inclinados sus rostros a tierra, ellos les dijeron: «¿Por qué buscan entre los muertos al que vive? No está aquí, sino que ha resucitado. Acuérdense cómo les habló cuando estaba aún en Galilea, diciendo que el Hijo del Hombre debía ser entregado en manos de hombres pecadores, y ser crucificado, y al tercer día resucitar».

Entonces ellas se acordaron de Sus palabras, y regresando del sepulcro, anunciaron todas estas cosas a los once apóstoles y a todos los demás. 10 Eran María Magdalena y Juana y María, la madre de Jacobo. También las demás mujeres con ellas decían estas cosas a los apóstoles. 11 A ellos estas palabras les parecieron como disparates, y no las creyeron. 12 Pero Pedro se levantó y corrió al sepulcro. Inclinándose para mirar adentro, vio* solo las envolturas de lino, y se fue a su casa maravillado de lo que había acontecido.

(NBLA)

Analiza las siguientes preguntas con otra persona o úsalas para profundizar en la Palabra de Dios.

1¿Has experimentado una tragedia personal que te haya hecho difícil creer en Jesús, aunque lo sigas amando?
2Responde a esta definición: "La fe cristiana se basa en creer la explicación de Dios sobre lo que ha hecho".
3En tus propias palabras, ¿cómo ilustra la historia del autobús de dos pisos de Londres lo que Jesús logró en su muerte y resurrección?
4¿Qué diferencia crees que hace el hecho de que el cuerpo de Jesús haya resucitado o no?
5¿Qué te llama la atención cuando piensas en el cuerpo de la resurrección?
Próxima sesión

Detalles

ESCRITURA Lucas 24:1–12

Conéctate con nosotros

Suscríbete al boletín de Abre la Biblia para recibir recursos para inspirarte y desafiarte a abrir la Biblia.

Nombre(Obligatorio)