Una caminata a través de la historia bíblica Image

Una caminata a través de la historia bíblica

Santidad - Enseñanza (audio)

Hemos estado siguiendo la historia de cómo el pueblo de Dios se rebeló contra Él, fue llevado al exilio y luego devuelto a la Tierra Prometida. Durante estos años, Dios habló a Su pueblo a través de los profetas. Los últimos diecisiete libros del Antiguo Testamento contienen los escritos de estos profetas, el primero de los cuales fue Isaías.

El 11 de septiembre de 2001 es una fecha marcada para siempre en la historia de Estados Unidos. En una mañana despejada en Nueva York, dos aviones secuestrados se estrellaron contra las torres gemelas del World Trade Center. A las pocas horas de la tragedia, los medios de comunicación preguntaban a los líderes cristianos: ¿Dónde está Dios en esto? ¿Es esto un juicio sobre Estados Unidos? ¿Es el fin del mundo? 

Dios no nos ha dado la respuesta a estas preguntas, por lo que los pastores de todo el país buscaron en las Escrituras mientras trataban de discernir la mejor manera de aplicar la Palabra de Dios a este extraordinario evento. Para los profetas fue diferente, ellos estaban en el consejo de Dios y recibían Su Palabra directamente. Sabían lo que Dios estaba haciendo y eran capaces de decir: «Así dice el Señor…».

Creciente desinterés por Dios

Isaías, uno de los profetas más conocidos, pronunció la Palabra de Dios durante un período de más de sesenta años. Su ministerio abarcó los reinados de cuatro reyes: Uzías, Jotam, Acaz y Ezequías (Isaías 1:1).

En el año en que murió el rey Uzías, Isaías recibió una visión de Dios que moldeó su vida y su ministerio. Uzías gobernó en Jerusalén durante cincuenta y dos años, y durante ese tiempo, la nación disfrutó de un notable período de prosperidad. Esto generó un sentimiento de confianza entre el pueblo de Dios, y a medida que su confianza crecía, se volvía cada vez más desinteresado hacia Dios.

Grandes multitudes se agolpaban en el templo, ofreciendo sus sacrificios y observando las fiestas y los festivales, pero su religión no tenía mucha importancia en sus vidas. El templo que antes estaba lleno de la gloria de Dios se había convertido en un mero símbolo de los valores tradicionales. Lejos de complacerse con esta actividad religiosa, Dios la veía como un odioso «pisoteo de mis atrios» (1:12). El gran problema en la época de Isaías era que la gente había perdido de vista la santidad de Dios.

Una visión del Señor

Isaías ya había estado predicando durante algunos años cuando Dios le habló en una visión: «El año en que murió el rey Uzías vi al Señor» (Isaías 6:1).

¿Qué aspecto tiene Dios? Isaías nos dice: «[Era] alto y sublime, y la orla de Su manto llenaba el templo» (6:1). Es como si dijera: «Dios se me reveló, pero no pude mirar su rostro, todo lo que puedo decir es que Él estaba alto y elevado, todo lo que pude ver fue el final de Su manto».

El brillo de Dios es abrumador. Moisés no podía mirar directamente el brillo de Su gloria, sólo podía describir lo que había debajo de los pies de Dios: «Debajo de Sus pies había como un embaldosado de zafiro, tan claro como el mismo cielo» (Éxodo 24:10). 

Entonces Isaías oyó a las criaturas angélicas que se llamaban unas a otras: «Santo, santo, santo es el Señor de los ejércitos» (Isaías 6:3). Si quieres dar énfasis a una afirmación, puedes subrayarla, ponerla en cursiva o utilizar un tipo de letra en negrita. También puede dar énfasis a algo diciéndolo dos veces, como hizo Jesús cuando dijo: «En verdad, en verdad os digo . . .» (Juan 3:3).

Sólo hay una verdad en la Biblia a la que se le da un triple énfasis, y es la santidad de Dios. La Biblia nunca dice que Dios es «ira, ira, ira», o incluso que Dios es «amor, amor, amor». Pero sí dice que Dios es «santo, santo, santo». La santidad de Dios es tan fundamental para definir quién es Dios, que si no captamos su santidad, no lo conocemos como es.

Los ángeles que no pudieron sostener la mirada

Si preguntamos «¿Qué es la santidad?» es más bien como preguntar «¿Qué es el fuego?». La mejor manera de entender el fuego es observando su efecto, y la mejor manera de entender la santidad de Dios es observando lo que sucede cuando Dios se acerca.

Uno pensaría que los ángeles que habitan el cielo se sentirían cómodos en la presencia inmediata de Dios, pero Isaías vio que incluso los ángeles se cubrían el rostro cuando Dios se acercaba.

¿Por qué harían eso? Estos ángeles no habían pecado como nosotros, no tenían nada de qué avergonzarse, toda su vida la pasan sirviendo a Dios. Los ángeles se cubren el rostro porque son criaturas, abrumadas en la presencia de su Creador. Incluso si vivieras una vida perfecta y luego entraras en la presencia de Dios, seguirías encogiéndote de miedo y asombro como criatura ante la gloria de tu Creador.

Deshaciendo las costuras

Cuando Dios se acercó, el templo tembló y se llenó de humo (Isaías 6:4). Isaías dijo: «¡Ay de mí! . . . Estoy muerto». (6:5). La palabra «muerto» significa, literalmente, que se está deshaciendo. Si alguien es muy competente o exitoso, a veces decimos: «Él o ella lo tiene todo resuelto». Isaías experimentó lo contrario, cuando vio a Dios, se derrumbó.

Isaías era una de las personas más respetadas de su tiempo, era conocido, y sin duda celebrado, por su maravilloso ministerio. Si estuviera hoy en día, miles de personas se agolparían en las conferencias para escucharle, y millones le seguirían en Twitter, pero en presencia de Dios sólo pudo decir: «Ay de mí». La santidad de Dios hace que incluso las mejores personas se sientan arruinadas.

Como profeta, los labios de Isaías eran las herramientas de su ministerio, hablar era su don espiritual, pero en presencia de Dios, descubrió que incluso su mayor don tenía que ser limpiado; dijo: «Soy un hombre de labios impuros» (6:5). Cuando comprendas la santidad de Dios, verás que lo que necesita ser limpiado no es sólo lo peor de ti, sino también lo mejor de ti.

Tocado por la misericordia de Dios

Tras una visión momentánea de la gloria de Dios, Isaías se sumió en la oscuridad mientras el humo llenaba el templo. Era consciente de la presencia de Dios, pero Dios estaba oculto a su vista, entonces los cimientos del templo comenzaron a temblar. Debió ser absolutamente aterrador.

Entonces, cuando Isaías se asomó al humo, vio a uno de los ángeles volando hacia él con un carbón vivo en la mano tomado del altar. El ángel presionó el carbón caliente sobre la boca de Isaías: «He aquí, esto ha tocado tus labios, y es quitada tu iniquidad y perdonado tu pecado» (Isaías 6:7).

El altar era el lugar donde se ofrecían los sacrificios, así que cuando el carbón fue llevado desde el altar a Isaías, la provisión de Dios para el pecado fue aplicada personalmente a él. Y nótese que se aplicó al lugar donde Isaías era más profundamente consciente de su propia necesidad. Isaías había confesado: «Soy un hombre de labios impuros», y ahora el ángel de Dios dijo: «He aquí que esto ha tocado tus labios; tu culpa es quitada».

Habiendo descubierto la gracia de Dios de esta manera tan profunda y personal, Isaías tuvo una nueva disposición para servir al Señor. Cuando Dios dijo: “¿A quién enviaré, y quién irá por nosotros? Entonces respondí: Heme aquí; envíame a mí» (6:8). Y Dios envió a Isaías.

Fue como si Dios dijera: «Ve tú, Isaías, porque has comprendido quién soy yo, y sabes lo que es el pecado, y has experimentado mi gracia». Lleno de un nuevo sentido del privilegio de servir a Dios, Isaías salió a darlo a conocer.

El encuentro de Isaías con Dios nos señala la venida de Jesucristo. Juan nos dice que «Isaías . . vio Su gloria, y habló de él» (Juan 12:41). El Padre y el Hijo comparten la misma gloria (Juan 17:5). El Santo, cuya gloria había visto Isaías, fue colocado en el altar de la cruz y se convirtió en el sacrificio por nuestros pecados.

Como Isaías estaba rodeado de oscuridad en el templo, así Jesús fue sumido en la oscuridad en la cruz (Mateo 27:45); como los cimientos del templo temblaron cuando la presencia de Dios descendió, así la tierra tembló y las rocas se partieron cuando Jesús entregó Su vida (Mateo 27:51). La tierra tembló cuando Cristo cargó con los pecados del mundo y el Padre derramó Su juicio sobre el Hijo.

Jesús murió para que las personas que, como nosotros, están desgarradas por la santidad de Dios puedan ser tocadas y sanadas por Su gracia. En Jesucristo, Dios se acerca y dice: «Tu culpa ha sido quitada y tu pecado perdonado».

Esto es lo que descubrimos hoy:

Dios es santo, santo, santo; Su santidad es la base de Su carácter. En la época de Isaías, miles de personas se agolpaban en el templo, pero no tenían ninguna experiencia del Dios que decían adorar. Con el tiempo, este tipo de adoración se vuelve aburrida, pero si piensas que Dios es aburrido, nunca te has encontrado con el Dios de la Biblia.

El pecado es una ofensa contra un Dios santo, y se necesita una expiación; sin ella, los pecadores estarían arruinados en Su presencia. La buena noticia del Evangelio es que Jesús, el Hijo de Dios, satisfizo el juicio de un Dios santo, convirtiéndose en el sacrificio que expió todos nuestros pecados.

Cuando descubras la impresionante santidad de Dios, entonces, como Isaías, empezarás a apreciar la maravilla de lo que Dios ha hecho por ti en Jesucristo, y sentirás que tu mayor privilegio en la vida es servir a este impresionante, glorioso y santo Dios.

Isaías 6:1–8

En el año de la muerte del rey Uzías vi yo al Señor sentado sobre un trono alto y sublime, y la orla de Su manto llenaba el templo. Por encima de Él había serafines. Cada uno tenía seis alas: con dos cubrían sus rostros, con dos cubrían sus pies y con dos volaban. Y el uno al otro daba voces, diciendo:

«Santo, Santo, Santo es el Señor de los ejércitos,
Llena está toda la tierra de Su gloria».

Y se estremecieron los cimientos de los umbrales a la voz del que clamaba, y la casa se llenó de humo. Entonces dije:

«¡Ay de mí! Porque perdido estoy,
Pues soy hombre de labios inmundos
Y en medio de un pueblo de labios inmundos habito,
Porque mis ojos han visto al Rey, el Señor de los ejércitos».

Entonces voló hacia mí uno de los serafines con un carbón encendido en su mano, que había tomado del altar con las tenazas. Con él tocó mi boca, y me dijo: «Esto ha tocado tus labios, y es quitada tu iniquidad y perdonado tu pecado». Y oí la voz del Señor que decía: «¿A quién enviaré, y quién irá por nosotros?». «Aquí estoy; envíame a mí», le respondí.

(NBLA)

Analiza las siguientes preguntas con otra persona o úsalas para profundizar en la Palabra de Dios.

1¿Qué significa "que tu desinterés ha crecido" hacia Dios? ¿Has visto algo de esto en tu propia vida?
2¿Qué es la santidad? ¿Cómo explicarías la santidad de Dios a otra persona?
3¿Cómo sabrías si has entendido o no la santidad de Dios? ¿Crees que lo has hecho? ¿Por qué sí o por qué no?
4¿Qué es lo que más te llama la atención del encuentro de Isaías con Dios?
5¿Puedes pensar en un área de tu vida que necesite ser más limpiada? El Espíritu de Dios lleva la gracia que fluye del sacrificio de Jesús hasta donde tú estás y te toca, para que tu pecado sea borrado y tu culpa perdonada.
Próxima sesión

Detalles

ESCRITURA Isaías 6:1–8

Conéctate con nosotros

Suscríbete al boletín de Abre la Biblia para recibir recursos para inspirarte y desafiarte a abrir la Biblia.

Nombre(Obligatorio)
Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.