La Caminata Image

La Caminata

Tentado

Mateo 4:1–11

Tentado - Enseñanza (audio)

Imagina un edificio de oficinas con cientos de computadoras conectadas en red. Si un enemigo decidiera sabotear todo el edificio, podría simplemente idear un virus informático mortal, que una vez cargado en el servidor, se transferiría a cada máquina de la red. El virus corrompería gradualmente los programas de cada computadora de tal manera que, aunque algunas partes podrían funcionar razonablemente bien, nada funcionaría como antes.

Se llamaría a los informáticos. Pero si nadie pudiera encontrar un antídoto para el virus, todo el sistema sería destruido desde dentro. El enemigo no necesitaría sabotear personalmente cada terminal del edificio, porque la red propagaría el virus por él. Un virus corrompería todos los terminales, porque todas las máquinas están conectadas en red.

Pero supongamos que un ordenador no está conectado a la red. Mientras que todas las demás máquinas de la oficina se corrompen, la única máquina independiente permanece libre del poder destructivo del virus. Si el enemigo quiere destruir esta máquina, tendrá que atacar desde fuera lo que no pudo corromper desde dentro.

No se encuentra el virus

La computadora que no está conectada a la red puede ayudarnos a entender cómo Jesús es plenamente humano y, sin embargo, está libre del poder corruptor del pecado que afecta a cualquier otro miembro de la raza humana. No tenía ninguna propensión al pecado en Su naturaleza.

Esto plantea la cuestión de si las tentaciones de Jesús fueron reales. Nosotros somos tentados por nuestro propio deseo malo (Santiago 1:14). Pero como Cristo no tenía una naturaleza pecaminosa, ¿cómo podría conocer nuestra lucha?

Ya sabemos por la historia bíblica que es posible estar libre de pecado y ser tentado. Cuando Adán y Eva estaban en el jardín, la tentación no provenía de su interior, sino del exterior a través de un ataque directo del enemigo. Y así fue en las tentaciones de Jesús.

La propagación del virus

Cuando analizamos el ataque de Satanás en el jardín, vimos que utilizó tres estrategias: crear confusión, provocar la presunción y despertar la ambición.

Si esto fuera sólo una historia antigua, no merecería nuestro interés, pero lo que ocurrió en el jardín tiene una consecuencia directa en tu vida y en la mía hoy. Como escribió el apóstol Pablo, «por la desobediencia de un solo hombre los muchos fueron hechos pecadores» (Romanos 5:19).

Los seres humanos no son como piedritas en una playa; somos como hojas en un árbol. La enfermedad fluye desde la raíz, y la plaga del pecado aparece en cada hoja. No somos unidades desconectadas; somos una familia, y descendemos de un solo tronco.

Hace algunos años, mi país natal, Gran Bretaña, sufrió un brote masivo de fiebre aftosa. En cuanto se detectó la enfermedad en una vaca, todo el rebaño fue destinado al sacrificio.

Esta es la tragedia de la raza humana: «En Adán todos mueren» (1 Corintios 15:22). Adán pecó como cabeza de la raza humana, y su pecado trajo la muerte a todo el rebaño. Para cambiar la analogía, a través del pecado de Adán un virus ha entrado en la red humana y se ha comunicado a cada terminal. Y no hay antivirus.

Al acecho del enemigo

Dios siempre toma la iniciativa. En el Jardín del Edén, Satanás vino en busca de Adán y Eva, pero el Espíritu de Dios condujo a Jesús al desierto para enfrentarse al enemigo y triunfar donde Adán había fracasado (Mateo 4:1).

Las estrategias de Satanás en el desierto fueron las mismas que había utilizado en el jardín: confusión, arrogancia y ambición.

En primer lugar, Satanás intentó crear confusión en la mente de Jesús sobre Su propia identidad: «Si eres el Hijo de Dios…» (4:3) comenzó el tentador. «¿Estás realmente seguro de eso?» preguntaba Satanás. «Si Dios es tu Padre, no parece estar cuidando muy bien de ti. Toma el asunto en tus manos: convierte estas piedras en pan».

Entonces el enemigo cambió de táctica y utilizó un argumento alternativo. En lugar de cuestionar la identidad de Cristo, ahora la afirmaba e intentaba utilizar la seguridad de Cristo como Hijo divino como base para una segunda tentación. «Dado que Dios es tu Padre, puedes estar seguro de que Él cuidará de ti en cualquier circunstancia. Puedes intentar cosas que otras personas ni siquiera soñarían. Incluso podrías lanzarte desde este templo, y los ángeles de Dios te harían flotar hasta el suelo. Así que adelante, ¡hazlo!».

La tercera tentación giraba en torno a lo costoso que sería para Jesús obedecer la voluntad de su Padre. «¡Piensa en lo que te costará esto! Debe haber un camino más fácil. Puedo darte los reinos de este mundo, si sólo me adoras».

Satanás sabía que Cristo había venido a aplastarlo, así que hizo lo que haría cualquier general cuando se enfrenta a una oposición abrumadora: ofreció una tregua. Con gusto se habría conformado con un mundo lleno de las enseñanzas de Jesús, con tal de que Cristo no siguiera el plan del Padre y fuera a la cruz. Pero Jesús no estaba negociando.

Enfrentándose a toda la fuerza de la tentación

Aunque Cristo tenía una naturaleza sin pecado, la tentación que enfrentó fue mayor de lo que jamás conoceremos.

Imagínate a tres aviadores que sobrevuelan territorio enemigo durante una guerra. Son derribados, capturados y llevados por el enemigo para ser interrogados. Uno por uno son llevados a una habitación oscura.

El primer aviador da su nombre, rango y número de serie. Le presionan para que dé información que sabe que no debe dar, pero también sabe que el enemigo es cruel y que al final lo doblegarán. Así que, ¿por qué pasar por todo eso? Les dice lo que sabe.

Se presenta un segundo aviador. También da su nombre, rango y número de serie, y empiezan a sacarle información. Está decidido a no ceder. Así comienza la crueldad. Al final, la crueldad le abruma, se quiebra y les cuenta lo que sabe.

Entonces entra el tercer aviador y da su nombre, rango y número de serie. «No me romperán», dice. «Oh, sí lo haremos. Hemos quebrado a todos los hombres que han entrado en esta sala. Es sólo cuestión de tiempo; ya lo verás».

La crueldad comienza, pero él no se quiebra. Se intensifica, y todavía no se quiebra. Así que se intensifica de nuevo, hasta que se vuelve insoportable, pero todavía no se rompe.

Finalmente, llega un momento en que han intentado todo lo que saben. «Es inútil», dicen. «No es como ninguna otra persona que hayamos tenido en esta sala. No podemos doblegarlo».

Ahora, ¿cuál de estos tres aviadores se enfrentó a toda la fuerza del enemigo?

El único que conoce toda la fuerza del asalto del enemigo es el que no se quebró. Así que nunca pienses que las tentaciones de Cristo fueron menores que las tuyas. Sólo Cristo conoce todo el poder de la tentación, porque sólo Cristo ha resistido toda la fuerza del ataque del enemigo. Jesús fue tentado en todo sentido como nosotros, pero no tuvo pecado (Hebreos 4:15).

Conectarse a la red

Así como todos descendemos de Adán por naturaleza, y en ese sentido estamos conectados a él, también es posible, por medio de la fe, que los hombres y mujeres estén «conectados a Cristo» o, como dice la Biblia, «unidos a Cristo» (Romanos 6:5).

Así como las consecuencias del fracaso de Adán fluyen hacia nosotros a través de nuestra unión con él, así también a través de nuestra unión con Cristo las consecuencias de Su triunfo fluirán hacia nosotros. «Porque así como por la desobediencia de un hombre los muchos fueron constituidos pecadores, así también por la obediencia de Uno los muchos serán constituidos justos» (Romanos 5:19).

El primer hombre pecó en el jardín, y el resultado fue la condena de toda la raza humana. Pero Dios no nos dejó ahí. El Hijo de Dios tomó nuestra carne humana y se convirtió en «el segundo hombre» (1 Corintios 15:47). Este segundo hombre se enfrentó a nuestro enemigo. Y así como el fracaso del primer Adán supuso la muerte para toda su familia, el triunfo del último Adán supone la vida para todos los que son Suyos (1 Corintios 15:45).

El poder del principio de la red

La historia de la humanidad gira en torno a dos hombres: Adán y Cristo. Toda la raza humana está conectada en red a Adán, y por eso todos sufrimos la enfermedad llamada pecado, que conduce a la muerte. Si Dios nos hubiera dejado ahí, estaríamos sin esperanza: «En Adán todos mueren» (1 Corintios 15:22).

Pero Dios decidió construir otra red, la de los que están unidos a Jesucristo. Están unidos a Él no por un nacimiento físico, sino por un nuevo nacimiento a través del Espíritu Santo.

Así como las consecuencias del pecado de Adán corren a través de su red, trayendo corrupción y muerte a todos sus descendientes, las consecuencias de la justicia de Jesús corren a través de Su red, cambiando el destino eterno de todos los que están unidos a Él. «Porque así como en Adán todos mueren, también en Cristo todos serán vivificados» (15:22).

El «principio de red» de Dios es devastador cuando consideramos el pecado de Adán, pero es maravilloso cuando consideramos la justicia de Jesús. El principio de red de Dios significa que el triunfo de un hombre puede abrir la puerta a la vida eterna para muchos, con la única condición de que se unan a Él.

Tú y yo estamos en Adán por naturaleza. ¿Estás en Cristo por fe?

Cuando venimos a Jesús en arrepentimiento y fe, el Espíritu Santo nos une a Él. Todavía estamos en Adán: fallamos de muchas maneras, y un día moriremos. Pero cuando vienes a Jesús, lo más importante de ti es que estás en Cristo, y eso significa que compartirás Su triunfo.

Esto es lo que descubrimos hoy:

La Biblia aclara que Cristo fue tentado en todos los sentidos como nosotros, pero no tuvo pecado (Hebreos 4:15). La diferencia entre las tentaciones de Jesús y las nuestras es que el pecado reside en nosotros, y somos tentados por nuestro propio mal deseo (Santiago 1:14). Las tentaciones de Cristo no fueron menores que las nuestras; fueron mayores. Cristo se enfrentó a todo lo que el enemigo le lanzó y triunfó. Cuando estás unido a Jesús por la fe, podrás vencer el poder de las tentaciones que enfrentas.

Mateo 4:1–11

1 Entonces Jesús fue llevado por el Espíritu al desierto para ser tentado por el diablo. Después de haber ayunado cuarenta días y cuarenta noches, entonces tuvo hambre. Y acercándose el tentador, le dijo: «Si eres Hijo de Dios, ordena que estas piedras se conviertan en pan». Pero Jesús le respondió: «Escrito está: “No solo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios”».

Entonces el diablo lo llevó* a la ciudad santa, y lo puso sobre el pináculo del templo, y le dijo*: «Si eres Hijo de Dios, lánzate abajo, pues escrito está:

“A Sus Ángeles te encomendará”,
Y:
En las manos te llevarán,
No sea que Tu pie tropiece en piedra”».

Jesús le contestó: «También está escrito: “No tentarás al Señor tu Dios”».

Otra vez el diablo lo llevó* a un monte muy alto, y le mostró* todos los reinos del mundo y la gloria de ellos, y le dijo: «Todo esto te daré, si te postras y me adoras». 10 Entonces Jesús le dijo*: «¡Vete, Satanás! Porque escrito está: “Al Señor tu Dios adorarás, y solo a Él servirás”». 11 El diablo entonces lo dejó*; y al instante, unos ángeles vinieron y le servían.

(NBLA)

Analiza las siguientes preguntas con otra persona o úsalas para profundizar en la Palabra de Dios.

1¿Qué evidencia ves de que la raza humana ha sido infectada por el virus del pecado?
2¿Puedes identificar un momento en el que fuiste tentado? ¿Cómo lo enfrentaste?
3En tus propias palabras, ¿cómo compararías las tentaciones que enfrentas con las que enfrentó Jesús?
4¿Cuáles son algunos de los efectos de estar "conectado" a Adán? ¿Y para Jesús?
5¿Cómo crees que una persona está "conectada" a Jesús? ¿Por qué?
Próxima sesión

Detalles

ESCRITURA Mateo 4:1–11

Conéctate con nosotros

Suscríbete al boletín de Abre la Biblia para recibir recursos para inspirarte y desafiarte a abrir la Biblia.

Nombre(Obligatorio)