El Viaje Image

El Viaje

Vida

Colosenses 3:1-17

Vida - Enseñanza (audio)

CUANDO una persona llega a la fe en Jesucristo, la vida de Dios entra en su alma por el poder del Espíritu Santo. Sin esto, la vida cristiana sería imposible. En algún lugar de los valles de la debilidad, el conflicto y el sufrimiento, se vería abrumada.

Pablo puso gran énfasis en esto cuando escribió a los cristianos que vivían en Colosas. Habían sido influenciados por maestros que ponían tanto énfasis en las reglas y la autodisciplina que perdían de vista la nueva vida que Dios da a cada persona que viene a la fe en Jesús.  

La persona que solías ser

Cuando llegaste a la fe en Jesús, la persona que solías ser dejó de existir: «De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron, ahora han sido hechas nuevas» (2 Corintios 5:17). Para decirlo más claramente, Pablo escribió: «Habéis muerto» (Colosenses 3:3 RVR60).

Esta es una buena noticia, y debería ser un gran alivio. La Biblia deja claro que la persona que eras antes de venir a Cristo estaba alejada de Dios y era incapaz de superar la atracción gravitacional del pecado (Efesios 2:3; 4:18). Esa persona estaba en las tinieblas, dirigiéndose a la condenación final de Dios.

Pero cuando vino a la fe en Jesús, esa persona murió. Pablo dijo: «Con Cristo he sido crucificado, y ya no soy yo el que vive» (Gálatas 2:20). Cuando viniste a la fe en Jesús, la persona destinada al juicio de Dios dejó de existir.

El nuevo y resucitado tú

Dios te ha hecho una persona nueva y te ha dado una nueva identidad en Jesucristo. Eres una nueva creación (2 Corintios 5:17). «Has resucitado con Cristo» (Colosenses 3:1). Cristo vive en ti (Gálatas 2:20).

Hay una gran diferencia entre pintar una gallina en un huevo y empollar una gallina de un huevo. La gallina pintada es artificial, se pone sobre la cáscara; la gallina incubada está viva, es capaz de moverse y funcionar.

Cuando llegaste a la fe en Jesús, el Espíritu Santo llenó tu vida. Dios te hizo vivo y receptivo a Él, eres una persona nueva; el poder de Dios está actuando en ti, dándote la capacidad de vivir la vida cristiana.

La persona que serás

Tu nueva vida ha comenzado, pero aún no está completa. «Tu vida está ahora escondida con Cristo en Dios» (Colosenses 3:3). «Y aún no se ha manifestado lo que habremos de ser» (1 Juan 3:2). Un árbol parece desnudo en invierno, pero cuando llega la primavera, su vida estalla en un despliegue de belleza. Es el mismo árbol, pero es irreconociblemente diferente.

Así será con cada cristiano. La vida de Dios está en ti, pero su gloria está oculta hasta que Jesús venga de nuevo. Ahora es invierno, pero la primavera está llegando. Y cuando Cristo aparezca, tú «serás manifestado con Él en la gloria» (Colosenses 3:4). Una de las grandes alegrías del cielo será ver y admirar lo que Dios ha hecho en la vida de cada creyente.

No escuches a Fred

Este milagro del nuevo nacimiento hace posible vivir la nueva vida.

«Si ustedes, pues, han resucitado con Cristo», dice Pablo, «busquen las cosas de arriba» (Colosenses 3:1). Tienes el poder de fijar los afectos que prevalecen en tu corazón. Puedes elegir las cosas que más vas a amar. 

En el pasado, te dejabas llevar por los impulsos de tu mente y tu corazón que estaban fuera de tu control. Pero ahora eres una persona nueva. Dios te ha dado la capacidad de controlar tu corazón y tu mente, y esto puede tomar algún tiempo para acostumbrarse.

Imagina que has estado trabajando para el mismo jefe durante treinta años. Llamémosle Fred. Todas las mañanas, cuando vas a trabajar, te reúnes con Fred y él te dice lo que quiere que hagas. Entonces, un día, el dueño de la empresa pide verte; dice que tiene grandes planes para ti, el lunes tendrás una nueva oficina y ocuparás un nuevo puesto.

Al llegar al primer día en tu nuevo trabajo, te das cuenta de que ya no tienes que recibir órdenes de Fred. Entonces te das cuenta de que, a partir de ahora, Fred tendrá que recibir órdenes tuyas. Después de treinta años, te costará acostumbrarte.

Es muy probable que en los próximos meses ocurran dos cosas. En primer lugar, Fred seguirá diciéndote lo que tienes que hacer. Siempre se considerará tu jefe, aunque ya no sea así. En segundo lugar, tu instinto natural será escuchar a Fred y hacer lo que te diga. Has pensado en Fred como tu jefe durante tanto tiempo que es difícil romper el hábito.

Al cabo de seis semanas en tu nuevo puesto, el dueño pide verte de nuevo. «Hay un problema del que tenemos que hablar», comienza. «Estás escuchando demasiado a Fred, si hubiéramos querido que estuviera al mando, le habríamos dado el puesto…pero te lo dimos a ti».

«Tienes que adaptarte a la nueva situación», continúa. «Fred siempre hará sugerencias, pero no tienes la obligación de seguirlas. Te hemos dado autoridad, aprende a usarla. A partir de ahora, Fred hará lo que tú le digas».

Dios te ha puesto en una nueva posición de autoridad sobre los impulsos de tu corazón y tu mente. En el pasado, te empujaban y te decían lo que tenías que hacer. Pero ahora estás en posición de dar dirección a tu corazón y a tu mente. La mitad de la batalla es saber que tienes la autoridad para hacerlo.

La vista desde la cuarta montaña

Si quieres vivir una vida cristiana efectiva, debes entender tu nueva identidad. La persona que eras antes ha dejado de existir, eres una nueva creación en Jesucristo. Dios te ha colocado en una posición de autoridad, el pecado siempre será tu enemigo, pero ya no es tu amo (Romanos 6:14).

Cuando Cristo aparezca, aparecerás con Él en la gloria; pero antes de llegar a la gloria, hay un valle más que tenemos que cruzar.

Colosenses 3:1-17

1 Si ustedes, pues, han resucitado con Cristo, busquen las cosas de arriba, donde está Cristo sentado a la diestra de Dios. Pongan la mira en las cosas de arriba, no en las de la tierra. Porque ustedes han muerto, y su vida está escondida con Cristo en Dios. Cuando Cristo, nuestra vida, sea manifestado, entonces ustedes también serán manifestados con Él en gloria.

Por tanto, consideren los miembros de su cuerpo terrenal como muertos a la fornicación, la impureza, las pasiones, los malos deseos y la avaricia, que es idolatría. Pues la ira de Dios vendrá sobre los hijos de desobediencia por causa de estas cosas, en las cuales ustedes también anduvieron en otro tiempo cuando vivían en ellas. Pero ahora desechen también todo esto: ira, enojo, malicia, insultos, lenguaje ofensivo de su boca.

Dejen de mentirse los unos a los otros, puesto que han desechado al viejo hombre con sus malos hábitos, 10 y se han vestido del nuevo hombre, el cual se va renovando hacia un verdadero conocimiento, conforme a la imagen de Aquel que lo creó. 11 En esta renovación no hay distinción entre griego y judío, circunciso e incircunciso, bárbaro, Escita, esclavo o libre, sino que Cristo es todo, y en todos.

12 Entonces, ustedes como escogidos de Dios, santos y amados, revístanse de tierna compasión, bondad, humildad, mansedumbre y paciencia; 13 soportándose unos a otros y perdonándose unos a otros, si alguien tiene queja contra otro. Como Cristo los perdonó, así también háganlo ustedes. 14 Sobre todas estas cosas, vístanse de amor, que es el vínculo de la unidad.

15 Que la paz de Cristo reine en sus corazones, a la cual en verdad fueron llamados en un solo cuerpo; y sean agradecidos. 16 Que la palabra de Cristo habite en abundancia en ustedes, con toda sabiduría enseñándose y amonestándose unos a otros con salmos, himnos y canciones espirituales, cantando a Dios con acción de gracias en sus corazones. 17 Y todo lo que hagan, de palabra o de hecho, háganlo todo en el nombre del Señor Jesús, dando gracias por medio de Él a Dios el Padre.

(NBLA)

Analiza las siguientes preguntas con otra persona o úsalas para profundizar en la Palabra de Dios.

1Si alguien está en Cristo, es una nueva creación ¿Crees que estás en Cristo? Si es así, ¿en qué se diferencia de la persona que hubieras sido sin Cristo? Si no, ¿en qué crees que serías diferente en Cristo?
Próxima sesión

Detalles

ESCRITURA Colosenses 3:1-17

Conéctate con nosotros

Suscríbete al boletín de Abre la Biblia para recibir recursos para inspirarte y desafiarte a abrir la Biblia.

Nombre(Obligatorio)