Una caminata a través de la historia bíblica Image

Una caminata a través de la historia bíblica

Adoración

1 Reyes 18:20–46

Adoración - Enseñanza (audio)

El rey Salomón hizo una gran contribución al construir el templo, pero terminó mal. En los años que siguieron, la mayoría de los reyes después de él se alejaron del Señor. Uno de los peores fue el rey Acab, que promovió la adoración de ídolos, pero Dios levantó al profeta Elías para llamar a Su pueblo a volver a Él.

A menudo hay una distancia muy corta entre el triunfo y el desastre. Cuando Salomón subió al trono, el pueblo de Dios lo tenía todo a su favor: un liderazgo sabio, una fuerte unidad y paz en su tierra. La presencia de Dios había llegado entre ellos en la dedicación del templo pero con el paso del tiempo, el éxito de Salomón generó complacencia, y las semillas del futuro desastre se sembraron en los últimos años de su reinado.

Una receta para el desastre

Salomón cometió tres errores. En primer lugar, perdió el contacto con la gente que sufría; con la atención del rey centrada en Jerusalén, la gente del sur prosperó, mientras que sus hermanos del norte luchaban bajo un programa de trabajos forzados que les hacía sentirse cada vez más marginados.

Tal vez Salomón pensó que la gente del norte era menos importante, pero su liderazgo miope tuvo repercusiones a largo plazo. Y cuando entregó el país a su hijo Roboam, las semillas de la desunión ya estaban plantadas.

En segundo lugar, Salomón cayó en la autocomplacencia. Tenía un poder casi ilimitado y grandes recursos, por lo que podía hacer prácticamente todo lo que quisiera. En sus primeros días, dedicó su tiempo, energía y dinero a realizar algo para la gloria de Dios, pero más tarde en su vida, utilizó su posición para complacerse a sí mismo.

Salomón tuvo 700 esposas y 300 concubinas (1 Reyes 11:3), y esta indulgencia fue la raíz de su caída: «Cuando Salomón envejeció, sus esposas desviaron su corazón en pos de otros dioses, y su corazón no fue del todo fiel al Señor, su Dios, como el de su padre David» (11:4).

En tercer lugar, Salomón eligió hacer lo que era popular en lugar de lo que era correcto. Habiéndose casado con tantas esposas extranjeras, sucumbió a la presión de construir altares a los dioses que ellas adoraban: «Salomón construyó un lugar alto para Quemos, la abominación de Moab, y para Moloc, la abominación de los amonitas, en el monte al este de Jerusalén. Y lo mismo hizo para todas sus mujeres extranjeras, que hacían ofrendas y sacrificios a sus dioses» (11:7-8).

Este fue el comienzo de la idolatría flagrante en el pueblo de Dios. Al principio del reinado de Salomón, Jerusalén era el lugar donde el Dios vivo había puesto Su nombre, pero al final, Jerusalén estaba llena de santuarios de otros dioses. Cualquier visitante de Jerusalén sacaría la conclusión de que el Dios de Israel era uno entre muchos.

Salomón hizo grandes cosas para Dios en la primera mitad de su vida, y luego revirtió gran parte del bien que había hecho por la indulgencia de sus últimos años. Recibió un reino de su padre, David, que estaba unido y en paz, pero le entregó a su hijo un reino que pronto estaría dividido y en guerra.

Cuando Roboam asumió el poder, se enfrentó al descontento del pueblo del norte, encontraron un líder en Jeroboam, se unieron a él y lo coronaron como su rey. Así, las diez tribus del norte se separaron del linaje de David que Dios había prometido bendecir.

La historia en el norte

Jeroboam era un astuto líder de las diez tribus del norte, y comprendía el poder de cohesión de la religión. Vio que si los fieles del norte seguían bajando a Jerusalén para adorar en el templo, se les recordaría la unidad que compartían con sus hermanos del sur.

Así que Jeroboam decidió establecer sus propios centros de culto. Hizo construir dos becerros de oro y le dijo al pueblo: «Ya habéis subido a Jerusalén bastante tiempo. Contempla a tus dioses, oh Israel, que te hicieron subir de la tierra de Egipto» (1 Reyes 12:28, traducción nuestra). Eran las mismas palabras que había utilizado Aarón cuando hizo el becerro de oro en el desierto (Éxodo 32:8).

Lo peor estaba por llegar. Jeroboam entregó el reino a su hijo Nadab, que siguió los caminos de su padre hasta que fue asesinado por Baasa. Le siguió Ela, que era un borracho y asesino. Luego estuvo Zimri, que fue culpable de traición y sólo duró siete días, y luego Omri, que «hizo más mal que todos los que le precedieron» (1 Reyes 16:25). Por último estaba Acab, que superó a Omri haciendo «lo malo ante los ojos de Yahveh, más que todos los que le precedieron» (16:30). Acab se casó con la infame Jezabel, que utilizó el poder del palacio para iniciar una campaña de persecución en la que los profetas de Dios fueron perseguidos y asesinados.

En los años posteriores a la muerte de Salomón, Israel había cambiado de forma irreconocible. Al principio del reinado de Salomón, el rey dijo: «Hay un solo Dios», en la época de Jeroboam, la posición oficial era que «hay muchos dioses» y en la época de Acab, era inaceptable decir que hay un solo Dios, y los que lo hacían eran objeto de violentas persecuciones. Así que Dios envió al profeta Elías para restaurar el verdadero culto entre Su pueblo.

La auténtica adoración es una respuesta a la verdad revelada

El Monte Carmelo fue el escenario de una gran confrontación. Acab envió a 450 profetas de Baal y a 400 profetas de Asera, junto con gente de todo el país (1 Reyes 18:19). Cuando todos estaban reunidos, Elías desafió al pueblo con una pregunta: «¿Hasta cuándo vais a andar cojeando entre dos opiniones diferentes? Si Jehová es Dios, seguidlo; pero si es Baal, seguidlo» (18:21). Elías no apeló a la tradición; apeló a la verdad. La única razón para adorar al Señor es que Él es Dios.

Nadie tiene derecho a decir que debes ser cristiano porque tus padres lo fueron, o porque el cristianismo es la religión dominante en tu cultura. El cristianismo se sostiene o cae en la afirmación de que es verdad: «Si el Señor es Dios, síganlo».

La pregunta de Elías suponía categorías de verdad y error, y a la gente le resultaba muy difícil pensar en estos términos. Habían sido educados con la idea de que el Dios al que se adora es simplemente una elección personal, que la fe es un asunto privado, y que cada individuo debe encontrar una manera de adorar que se ajuste a su propia personalidad.

Pero antes de poder adorar, hay que saber quién es Dios. La auténtica adoración es una respuesta a la verdad revelada. El culto público debe construirse en torno a la verdad; debemos cantar la verdad, leer la verdad, orar la verdad y predicar la verdad.

La adoración auténtica se centra en el Dios vivo

Elías quería que la gente supiera que sólo hay un Dios vivo, así que invitó a los profetas de Baal a preparar un sacrificio y luego invocar a Baal para que respondiera enviando fuego. Los profetas de Baal se entregaron al desafío, e invocaron a su dios: «¡Oh, Baal, respóndenos!» (18:26). Bailaron alrededor del altar y se pusieron a trabajar en un frenesí.

Lo que empezó siendo tan brillante, colorido y animado pronto se volvió oscuro, y un elemento más siniestro empezó a aparecer. Los profetas de Baal comenzaron a «cortarse» (18:28), sometiéndose a agonías auto infligidas antes de estar dispuestos a admitir la derrota.

Pero después de toda esta intensa actividad, «nadie respondió; nadie prestó atención» (18:29). El culto a Baal no era más que un ejercicio de autoexpresión. Los profetas hablaban consigo mismos, ya que nadie más los escuchaba.

El culto a Baal evolucionó porque en algún momento de la historia la gente inventó historias míticas sobre un dios llamado Baal y las escribió, luego otras personas hicieron imágenes de Baal y las tallaron en madera. Pero no había nada en el culto a Baal más allá de lo que las mentes humanas habían soñado y lo que las manos humanas habían hecho, todo era una creación cultural, y por esa razón, no tenía ningún poder.

Mucha gente hoy en día ha llegado a la conclusión de que el cristianismo evolucionó precisamente de la misma manera que el culto a Baal. Asumen que la Biblia es también un libro de mitos antiguos, y como asumen que es una creación de la cultura humana, insisten en que no tiene autoridad. Si tuvieran razón en su suposición, tendrían razón en su conclusión; una religión creada por una cultura no debería imponerse a otra, una religión que fue simplemente la elección de una generación no debería ser impuesta a otra y si todas las religiones son creaciones humanas, entonces ninguna de ellas puede pretender ser verdadera.

El culto auténtico se centra en un sacrificio aceptable

Pero Elías sabía que el Dios vivo no era una creación cultural. Ansiaba que el conocimiento del Dios vivo fuera restaurado en la tierra, así que construyó un altar y derramó agua sobre él para empapar el sacrificio.

Entonces Elías oró: «Oh Señor, Dios de Abraham, Isaac e Israel, haz que se sepa hoy que tú eres Dios. . . . Respóndeme, Señor, respóndeme, para que este pueblo sepa que tú, Señor, eres Dios» (1 Reyes 18:36-37).

«Entonces el fuego de Yahveh cayó y consumió el holocausto y la madera y las piedras y el polvo, y lamió el agua que había en la zanja» (18:38). Imagina la intensidad de un fuego que no sólo consumía la madera, sino también las piedras y el polvo. Cuando la gente vio el fuego, se postró y gritó: «El Señor, él es Dios; el Señor, él es Dios» (18:39).

Intenta imaginarte a ti mismo entre la multitud. Te has comprado la creencia imperante en tu cultura de que una religión es esencialmente igual a otra, pero mientras ves a Elías orando, el cielo se llena de fuego, de repente te queda claro que Elías ha dicho la verdad. El Señor es Dios, y ahora el fuego de Su juicio está a punto de caer.

Piensa en esta maravillosa verdad: el fuego de Dios cayó sobre el sacrificio, no sobre el pueblo. Esto nos remite a la cruz, donde el juicio de Dios se derramó no sobre los soldados que crucificaron a Jesús, ni sobre las multitudes que se burlaron de Él, sino sobre Jesús mismo, que se convirtió en el sacrificio por nosotros. Jesús absorbió el juicio que se debía a los pecadores, cayó sobre Él para que no cayera sobre nosotros. Dios desvió el juicio de nosotros hacia Jesús, y así nos reconcilió con Él.

Esto es lo que descubrimos hoy:

La auténtica adoración es siempre una respuesta a la verdad revelada. Está dirigida al Dios vivo, centrada en el Señor Jesucristo e inspirada por el Espíritu Santo. La verdadera adoración se fomentará donde se proclame la verdad de Dios, donde se exalte a Jesucristo y donde el pueblo de Dios se someta a la obra del Espíritu Santo en sus vidas.

Si quieres crecer en tu adoración, abre tu Biblia y empápate de lo que Dios dice sobre Él. El Espíritu Santo usará la verdad para estimular la adoración en tu corazón.

1 Reyes 18:20–46

20 Acab envió mensaje a todos los israelitas y reunió a los profetas en el monte Carmelo. 21 Elías se acercó a todo el pueblo y dijo: «¿Hasta cuándo vacilarán entre dos opiniones? Si el Señor es Dios, síganlo; y si Baal, síganlo a él». Pero el pueblo no le respondió ni una palabra. 22 Entonces Elías dijo al pueblo: «Solo yo he quedado como profeta del Señor, pero los profetas de Baal son 450 hombres. 23 Que nos den, pues, dos novillos. Que escojan un novillo para ellos y lo despedacen, y lo coloquen sobre la leña, pero que no le pongan fuego debajo; y yo prepararé el otro novillo y lo colocaré sobre la leña, y no le pondré fuego. 24 Entonces invoquen el nombre de su dios, y yo invocaré el nombre del Señor; y el Dios que responda por fuego, ese es Dios». Y todo el pueblo respondió: «La idea es buena».

25 Y Elías dijo a los profetas de Baal: «Escojan un novillo para ustedes y prepárenlo primero, pues son los más, e invoquen el nombre de su dios, pero no le pongan fuego». 26 Entonces tomaron el novillo que les dieron y lo prepararon, e invocaron el nombre de Baal desde la mañana hasta el mediodía, diciendo: «Oh Baal, respóndenos». Pero no hubo voz ni nadie respondió. Y danzaban alrededor del altar que habían hecho. 27 Como al mediodía, Elías se burlaba de ellos y decía: «Clamen en voz alta, pues es un dios; tal vez estará meditando o se habrá desviado, o estará de viaje, quizá esté dormido y habrá que despertarlo». 28 Y gritaban a grandes voces y se sajaban, según su costumbre, con espadas y lanzas hasta que la sangre chorreaba sobre ellos. 29 Pasado el mediodía, se pusieron a gritar frenéticamente hasta la hora de ofrecerse el sacrificio de la tarde; pero no hubo voz, ni nadie respondió ni nadie hizo caso.

30 Entonces Elías dijo a todo el pueblo: «Acérquense a mí». Y todo el pueblo se acercó a Elías. Entonces él reparó el altar del Señor que había sido derribado. 31 Elías tomó doce piedras conforme al número de las tribus de los hijos de Jacob, a quien había venido la palabra del Señor, diciendo: «Israel será tu nombre». 32 Con las piedras edificó un altar en el nombre del Señor, e hizo una zanja alrededor del altar, suficientemente grande para contener dos medidas (14.6 litros) de semilla. 33 Dispuso después la leña, cortó el novillo en pedazos y lo colocó sobre la leña. 34 Y dijo: «Llenen cuatro cántaros de agua y derrámenla sobre el holocausto y sobre la leña». Después dijo: «Háganlo por segunda vez; y lo hicieron por segunda vez». Y añadió: «Háganlo por tercera vez»; y lo hicieron por tercera vez. 35 El agua corría alrededor del altar, y también llenó la zanja de agua. 36 Y a la hora de ofrecerse el sacrificio de la tarde, el profeta Elías se acercó y dijo: «Oh Señor, Dios de Abraham, de Isaac y de Israel, que se sepa hoy que Tú eres Dios en Israel, que yo soy Tu siervo y que he hecho todas estas cosas por palabra Tuya. 37 Respóndeme, oh Señor, respóndeme, para que este pueblo sepa que Tú, oh Señor, eres Dios, y que has hecho volver sus corazones». 38 Entonces cayó el fuego del Señor, y consumió el holocausto, la leña, las piedras y el polvo, y secó el agua de la zanja. 39 Cuando todo el pueblo lo vio, se postraron sobre su rostro y dijeron: «El Señor, Él es Dios; el Señor, Él es Dios». 40 Entonces Elías les dijo: «Prendan a los profetas de Baal, que no se escape ninguno de ellos». Los prendieron, y Elías los hizo bajar al torrente Cisón y allí los degolló.

41 Y Elías dijo a Acab: «Sube, come y bebe; porque se oye el estruendo de mucha lluvia». 42 Acab subió a comer y a beber, pero Elías subió a la cumbre del Carmelo; y allí se agachó en tierra y puso su rostro entre las rodillas. 43 Y dijo a su criado: «Sube ahora, y mira hacia el mar». Y él subió, miró y dijo: «No hay nada». Y Elías dijo siete veces: «Vuelve a mirar». 44 Y sucedió que a la séptima vez, él dijo: «Veo una nube tan pequeña como la mano de un hombre, que sube del mar». Y Elías le dijo: «Sube, y dile a Acab: “Prepara tu carro y desciende, para que la fuerte lluvia no te detenga”». 45 Al poco tiempo, el cielo se oscureció con nubes y viento, y hubo gran lluvia. Y Acab montó en su carro y fue a Jezreel. 46 Y la mano del Señor estaba sobre Elías, quien ajustándose el cinturón corrió delante de Acab hasta Jezreel.

(NBLA)

Analiza las siguientes preguntas con otra persona o úsalas para profundizar en la Palabra de Dios.

1¿Dónde estás en el mayor peligro de sembrar semillas que conducirán a un futuro desastre? ¿Estás perdiendo el contacto con las personas que sufren? ¿Te estás inclinando hacia la auto-indulgencia? ¿Eligiendo lo que es popular en lugar de lo que es correcto?
2¿Por qué crees que la idolatría es atractiva?
3¿En qué se basa el cristianismo?
4¿Dirías que el cristianismo evolucionó de la misma manera que el culto a Baal? ¿Por qué sí o por qué no?
5Cuando el fuego de Dios cayó sobre el sacrificio que Elías preparó (y no sobre la gente), ¿cómo nos ayuda a entender lo que estaba ocurriendo en la cruz de Jesús?
Próxima sesión

Detalles

ESCRITURA 1 Reyes 18:20–46

Conéctate con nosotros

Suscríbete al boletín de Abre la Biblia para recibir recursos para inspirarte y desafiarte a abrir la Biblia.

Nombre(Obligatorio)
Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.