La Caminata Image

La Caminata

Pecado

2 Reyes 17:6–28

Pecado - Enseñanza (audio)

Para muchas personas en nuestra cultura, el pecado se ha convertido en una palabra que describe cosas ligeramente indulgentes que son totalmente legítimas, como comer demasiado chocolate.

Imaginemos a un marido y padre de treinta y cinco años en casa un domingo por la mañana. Llamémosle Bob. Ha terminado de leer el periódico del domingo y decide que va a abordar la tarea, a menudo pospuesta, de limpiar el sótano. Mientras revisa las cajas, Bob encuentra una vieja Biblia familiar que perteneció a su abuela. Algo en su interior le dice que no debería tirarla; al fin y al cabo es antigua, y hay notas con la frágil letra de su abuela en muchas de las páginas. Lo abre y lee que «Cristo Jesús vino al mundo para salvar a los pecadores» (1 Timoteo 1:15).

Esto le parece a Bob bastante pintoresco. Jesús vino a salvar a las personas excesivamente indulgentes. A Bob le gusta disfrutar de una tarta de nata y sabe que probablemente no debería hacerlo, pero hace ejercicio y en general goza de buena salud, así que ¿de qué necesita ser salvado? Pasa unas cuantas páginas y lee que Dios se enfadó con las personas que pecaron (Hebreos 3:10). Esto no tiene ningún sentido para Bob. ¿Por qué el pecado, tal como él lo entiende, haría que Dios se enojara? ¿Qué clase de Dios se enfadaría con la gente que se entrega a un poco de placer?

Así que Bob cierra la Biblia, convencido de haber tomado la decisión correcta de pasar la mañana del domingo en casa. Ama a su mujer y a sus hijos, y no entiende por qué su abuela pensaba que la Biblia era un libro tan maravilloso.

El pecado siempre se redefine de manera que parece que no es gran cosa, pero el pecado no es un placer inofensivo. El pecado es rebelarse contra Dios, y cuando veas que el pecado es tu mayor problema, descubrirás tu necesidad de Jesús.

La prioridad de la piedad

El pecado es un poder destructivo, puede arruinar una vida, una familia o una iglesia. Segundo de Reyes 17 nos dice cómo destruyó una nación. Después de la muerte de Salomón, las diez tribus del norte declararon su independencia de las dos tribus del sur, separándose de la bendición que Dios había prometido a la línea real de David. Hubo diecinueve reyes del norte, y cada uno de ellos hizo el mal a los ojos del Señor. Después de unos doscientos años, Dios permitió que los enemigos invadieran el reino del norte. El pueblo fue deportado, y toda la zona se convirtió en una especie de páramo.

El primer rey de las diez tribus del norte estaba decidido a que su pueblo no fuera a Jerusalén a adorar a Dios. Así que estableció su propia religión en Dan y Betel, donde levantó dos becerros de oro.

Esta religión creada por el hombre condujo a una cultura en la que los ricos vivían en la opulencia y mostraban un desprecio total por los pobres. Las calles estaban llenas de violencia, y el pueblo de Dios se entregaba a la obscena práctica de entregar a los niños no deseados para que fueran quemados en el fuego. 

Y, sin embargo, la primera acusación de Dios contra Su pueblo no fue la violencia, el asesinato, la codicia o incluso la crueldad con los niños. La primera queja de Dios fue que Su pueblo había adorado a otros dioses (2 Reyes 17:7).

Los primeros cuatro mandamientos se refieren a Dios mismo: «No tendrás otros dioses delante de mí. No te harás ningún ídolo. . . . No tomarás el nombre del Señor tu Dios en vano. . . . Acuérdate del día de reposo para santificarlo» (Éxodo 20:3-8). Nuestro primer llamado es a una vida centrada en Dios.

La Biblia llama a esto «piedad» (por ejemplo, 1 Timoteo 4:7), y esta prioridad está confirmada por la enseñanza de Jesús. Cuando le preguntaron por el mayor mandamiento, Jesús respondió «Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu mente» (Mateo 22:37).

La piedad lleva a la justicia

Después de llamarnos a la piedad en los primeros cuatro mandamientos, Dios nos llama a la rectitud en nuestra relación con los demás: «Honra a tu padre y a tu madre. . . . No matarás. No cometerás adulterio. No robarás. No darás falso testimonio. . . . No codiciarás» (Éxodo 20:12-17).

Dios nos llama a reflejar Su amor en nuestras relaciones con otras personas. Cristo lo confirmó cuando dijo que el segundo mandamiento es «amar al prójimo como a uno mismo» (Mateo 22:39).

La justicia se construye sobre el fundamento de la piedad, así que cuando la gente rechaza a Dios, la justicia se escapa de su alcance. Cuando una nación se aleja del Dios vivo, el resultado será la confusión moral y el desencadenamiento del pecado y el mal.

En el reino del norte, el pecado comenzó con el rechazo de la gente a Dios, y terminó con ellos lanzando a sus hijos en el fuego. La razón por la que perdieron la moralidad de la Biblia es que rechazaron al Dios de la Biblia. No se puede tener justicia sin piedad.

La vida sin Dios

Nuestro amigo Bob, que está limpiando su sótano el domingo por la mañana, quiere que su familia disfrute de los beneficios de la rectitud. Quiere que su matrimonio tenga éxito, y le gustaría que las personas que hacen negocios con él sean honestas y cumplan su palabra. Espera que los funcionarios públicos no digan mentiras, y quiere que sus hijos estén seguros.

Bob quiere todos los beneficios de la justicia, pero no quiere a Dios. Y ese es su primer y mayor pecado. Bob es impío, es un exitoso hombre de familia que quiere lo mejor para él y su familia, pero no tiene lugar para Dios en su vida.

Nuestro primer instinto no es amar a Dios, sino estar resentidos con Él. Su poder parece amenazar nuestra libertad y Su santidad ofende nuestro orgullo. A menos que Dios cambie nuestros corazones, siempre estaremos resentidos con Él; la mente pecadora es hostil a Dios (Romanos 8:7).

Provocar la ira de Dios

Pero Dios es inmensamente paciente. Durante doscientos años refrenó el juicio y envió a los profetas para que llamaran a Su pueblo a la piedad y a la justicia, pero ellos no quisieron escuchar (2 Reyes 17:14). En cambio, «hicieron cosas malas, provocando a la ira de Jehová» (17:11).

Observa la palabra «provocando», la ira no está en la naturaleza de Dios. Dios siempre es santo, siempre es amor, pero no siempre está enojado. Los antiguos dioses estaban enojados por naturaleza, siempre ardiendo y necesitando constantemente ser apaciguados. Se daban ofrendas para aplacarles, pero Su ira nunca desaparecía, nunca se consumía; sólo se contenía. Pero el Dios de la Biblia es completamente diferente: «El Señor es… lento para la ira y abundante en amor» (Salmo 103:8).

La naturaleza de Dios no es enojarse, pero puede ser provocado a la ira, y por ello debemos estar agradecidos. No admiramos a quienes se quedan de brazos cruzados mientras se abusa de otros. ¿Cómo podríamos adorar a un dios que se muestra indiferente cuando la gente pone a sus hijos en el fuego?

Fíjate en lo que hace Dios cuando es provocado a la ira: «Por eso Jehová se enfadó mucho con Israel y los quitó de Su vista» (2 Reyes 17:18, traducción nuestra), una referencia a la Tierra Prometida.

Al final de la historia bíblica se nos dice que toda persona que haya vivido alguna vez estará ante Dios, y los impíos e injustos serán expulsados de la presencia de Dios. Eso es el infierno: la eternidad fuera de la bendición de Dios.

La misericordia de Dios en acción

Cuando Dios apartó a Su pueblo de Su presencia, la tierra que había prometido bendecir quedó desolada y deshabitada. Pero el rey de Asiria repobló la zona trayendo gente de todo su imperio y asentándola allí (2 Reyes 17:24).

Cuando estos inmigrantes llegaron, se encontraron con un problema inesperado, varios de ellos fueron atacados por leones. Cuando el rey de Asiria se enteró de este problema, pensó que la mejor manera de resolver la situación sería encontrar un sacerdote de entre la gente que solía vivir allí. Supuso que un sacerdote local sabría qué hacer para aplacar al dios que estaba causando el problema. Así que ordenó que se enviara un sacerdote judío a Israel, y «uno de los sacerdotes que habían llevado de Samaria vino y vivió en Betel y les enseñó cómo debían temer al Señor» (17:28).

Aquí estaba la misericordia de Dios en acción. Él trajo gente del norte, del sur, del este y del oeste al lugar que había prometido bendecir, y envió a uno de sus sacerdotes allí para que esta gente pudiera llegar a conocerlo.

Personas de muchas naciones fueron llevadas al conocimiento de la verdad, pero con el tiempo se confundieron porque también continuaron adorando a sus propios dioses (17:29). Estas personas llegaron a ser conocidas como los samaritanos.

Cuando Jesús pasó por Samaria (Juan 4:4), se encontró con una mujer que era impía e injusta. Jesús no comenzó diciéndole que Dios estaba enojado por sus pecados, comenzó guiándola hacia una relación correcta con Dios. Le dijo que Dios busca «adoradores [que] adoren al Padre en espíritu y en verdad» (4:23). 

La piedad es la raíz de la justicia, y no tiene mucho sentido hablar de justicia a una persona que no conoce ni ama a Dios. Jesús comenzó hablando a la samaritana sobre el conocimiento de Dios, porque ahí es donde comienza el cambio duradero. 

Cristo murió para tratar con nuestra impiedad y nuestra injusticia. En la cruz, el Padre trató al Hijo como si hubiera vivido una vida impía y como si fuera culpable de toda clase de injusticia. El Padre se apartó de Su Hijo, y éste fue excluido de la presencia de Dios. Por eso gritó: «Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?» (Mateo 27:46).

Cristo «sufrió una vez por los pecados, el justo por los injustos, para llevarnos a Dios» (1 Pedro 3:18). Si te acercas a Jesús con fe y arrepentimiento, Él te llevará a una vida piadosa que será el comienzo de tu crecimiento en la justicia.

Esto es lo que descubrimos hoy:

Dios nos llama a la piedad y a la justicia. Debemos amar a Dios con todo nuestro corazón, y debemos amar a nuestro prójimo como a nosotros mismos. La moral no puede sostenerse cuando perdemos el conocimiento de Dios, pero cuando acudimos a Jesucristo, Él nos reconciliará con el Padre y nos guiará por caminos de justicia.

2 Reyes 17:6–28

En el año noveno de Oseas, el rey de Asiria tomó Samaria y se llevó a Israel al destierro en Asiria, y los puso en Halah y en Habor, río de Gozán, y en las ciudades de los medos.

Esto sucedió porque los israelitas habían pecado contra el Señor su Dios, que los había sacado de la tierra de Egipto de bajo la mano de Faraón, rey de Egipto, y habían reverenciado a otros dioses; y anduvieron en las costumbres de las naciones que el Señor había arrojado de delante de los israelitas, y en las costumbres de los reyes de Israel que ellos habían introducido. Los israelitas secretamente hicieron cosas que no eran rectas contra el Señor su Dios. Además se edificaron lugares altos en todas sus ciudades, desde las torres de atalaya hasta las ciudades fortificadas. 10 Se erigieron pilares sagrados y Aseras sobre toda colina alta y bajo todo árbol frondoso. 11 Quemaron incienso allí en todos los lugares altos, como las naciones que el Señor se había llevado al destierro de delante de ellos; e hicieron cosas malas provocando al Señor. 12 Y sirvieron a ídolos, acerca de los cuales el Señor les había dicho: «Ustedes no harán esto».

13 El Señor amonestaba a Israel y a Judá por medio de todos Sus profetas y de todo vidente, diciendo: «Vuélvanse de sus malos caminos y guarden Mis mandamientos, Mis estatutos conforme a toda la ley que ordené a sus padres y que les envié por medio de Mis siervos los profetas». 14 Sin embargo, ellos no escucharon, sino que fueron tercos como sus padres, que no creyeron en el Señor su Dios. 15 Desecharon Sus estatutos y el pacto que Él había hecho con sus padres, y Sus advertencias con las cuales los había amonestado. Siguieron la vanidad y se hicieron vanos, y fueron en pos de las naciones que los rodeaban, respecto de las cuales el Señor les había ordenado que no hicieran como ellas. 16 Y abandonaron todos los mandamientos del Señor su Dios, y se hicieron imágenes fundidas de dos becerros; hicieron una Asera, adoraron a todo el ejército de los cielos y sirvieron a Baal. 17 Hicieron pasar por el fuego a sus hijos y a sus hijas. Practicaron la adivinación y los encantamientos, y se entregaron a hacer lo malo ante los ojos del Señor, provocándolo. 18 Y el Señor se enojó en gran manera contra Israel y los quitó de su presencia. Solo quedó la tribu de Judá.

19 Tampoco Judá guardó los mandamientos del Señor su Dios, sino que anduvieron en las costumbres que Israel había introducido. 20 Y el Señor desechó a toda la descendencia de Israel, y los afligió y los entregó en mano de saqueadores, hasta que los echó de su presencia. 21 Cuando Él arrancó a Israel de la casa de David, ellos hicieron rey a Jeroboam, hijo de Nabat. Entonces Jeroboam apartó a Israel de seguir al Señor, y les hizo cometer un gran pecado. 22 Los israelitas anduvieron en todos los pecados que había cometido Jeroboam; no se apartaron de ellos, 23 hasta que el Señor quitó a Israel de Su presencia, como Él había hablado por medio de todos Sus siervos los profetas. E Israel fue llevado de su propia tierra al destierro, a Asiria, hasta hoy.

24 El rey de Asiria trajo hombres de Babilonia, de Cuta, de Ava, de Hamat y de Sefarvaim, y los puso en las ciudades de Samaria en lugar de los israelitas. Y tomaron posesión de Samaria y habitaron en sus ciudades. 25 Al principio de habitar ellos allí, no temieron al Señor, así que el Señor envió leones entre ellos que mataron a muchos de ellos. 26 Entonces hablaron al rey de Asiria: «Las naciones que ha llevado al destierro a las ciudades de Samaria, no conocen la costumbre del dios de la tierra; por eso él ha enviado leones entre ellos, y es la causa por la que los leones los matan porque ellos no conocen la costumbre del dios de la tierra».

27 Y el rey de Asiria ordenó: «Lleven allá a uno de los sacerdotes que ustedes llevaron al destierro, y que él vaya y habite allí; y que les enseñe la costumbre del dios de la tierra». 28 Y vino uno de los sacerdotes que habían llevado al destierro desde Samaria, y habitó en Betel, y les enseñó cómo habían de temer al Señor.

(NBLA)

Analiza las siguientes preguntas con otra persona o úsalas para profundizar en la Palabra de Dios.

1¿Cuál ha crecido tu comprensión del pecado? ¿Eres consciente de alguno en tu propia vida?
2¿Cuál es la diferencia entre la piedad y la justicia?
3¿Cuál es la mayor prioridad para ti, buscar la piedad o la justicia? ¿Por qué?
4¿Qué diferencia hay para ti si Dios es provocado a la ira, o la ira es parte de la naturaleza de Dios?
5Si quisieras ser una persona más justa, ¿cómo podría ayudarte Jesús?
Próxima sesión

Detalles

ESCRITURA 2 Reyes 17:6–28

Conéctate con nosotros

Suscríbete al boletín de Abre la Biblia para recibir recursos para inspirarte y desafiarte a abrir la Biblia.

Nombre(Obligatorio)