La Caminata Image

La Caminata

Justicia

2 Reyes 22:1–20

Justicia - Enseñanza (audio)

¿Cómo te sentirías si una mañana descubrieras en las noticias que cuarenta y dos de los cincuenta estados americanos han abandonado la unión y cada uno de ellos tiene un gobierno y unas fuerzas armadas completamente independientes? ¿Y si varios años después, esos cuarenta y dos estados independientes se derrumban y son invadidos por enemigos?

Como ciudadano de uno de los ocho «Estados Unidos» restantes, ya no formarías parte de una superpotencia mundial, en su lugar, serías un ciudadano de un país más bien pequeño. Lo que antes parecía fuerte y seguro ahora parecería débil y vulnerable.

Así fue para el pueblo de Dios en las dos tribus que formaban el reino del sur de Judá. En la época de David, Israel había sido una potencia dominante, con las doce tribus unidas, pero después de que diez de las doce tribus declararan su independencia, las cosas cambiaron radicalmente para el sur. La nación disminuyó militar y económicamente, y en doscientos años, el reino del norte fue invadido por sus enemigos y las diez tribus se dispersaron.

La promesa de Dios de bendecir a los descendientes de Abraham y luego llevar la bendición a las naciones del mundo a través de ellos debió parecer muy dudosa, pero la promesa de Dios de bendecir a Su pueblo nunca había sido revocada.

Un giro para lo peor

Durante muchos años, el pueblo de Judá tuvo el beneficio de un mejor liderazgo que sus hermanos y hermanas del norte, pero las cosas empeoraron cuando Manasés llegó al trono. Reinó durante cincuenta y cinco años (2 Reyes 21:1) y trajo más problemas al pueblo de Dios que ningún otro: «Manasés los desvió para que hicieran más mal que las naciones que el Señor destruyó antes del pueblo de Israel» (21:9).

Dios había expulsado a los cananeos de la tierra por sus muchos pecados. Pero ahora el propio pueblo de Dios estaba haciendo cosas aún peores. Manasés promovía el culto a Moloc, que incluía un rito maligno en el que se sacrificaban niños en el fuego (21:6). Si Dios juzgaba a los cananeos por sus pecados, ¿cómo podía refrenar el juicio sobre su propio pueblo (21:11)? El pueblo de Dios estaba llamado a ser una luz en un lugar oscuro, ¡pero la realidad era que vivían en la misma oscuridad que la gente que los rodeaba!

Al final del reinado de Manasés, su hijo Amón llegó al trono, pero sólo duró dos años antes de ser asesinado, dejando a su hijo de ocho años, Josías, como rey.

La influencia de un líder piadoso

En contraste con su padre y su abuelo, Josías «hizo lo recto ante los ojos de Jehová y siguió todo el camino de David su padre, y no se apartó ni a derecha ni a izquierda» (2 Reyes 22:2).

Josías comenzó a buscar al Señor en el octavo año de su reinado (2 Crónicas 34:3), lo que sería a la edad de dieciséis años; siendo un adolescente, desarrolló un corazón por Dios que moldeó toda su vida. Lo que busques ahora dará forma a la persona que llegarás a ser, nunca es demasiado pronto para buscar al Señor.

Josías quería que el pueblo de Dios volviera al camino correcto, pero no tenía ningún conocimiento de la Biblia en el que basarse ni ningún ejemplo piadoso que seguir. Había crecido en una cultura espiritualmente confusa y bíblicamente analfabeta y, sin embargo, en el fondo de su corazón había un anhelo de conocer a Dios.

Esta es la pregunta obvia: Si estás buscando a Dios, ¿cómo vas a encontrarlo? Tal vez digas: «Quiero ser diferente, no quiero continuar con las cosas que se han transmitido en mi familia; quiero cambiar, y sé que necesito la ayuda de Dios, pero ¿cómo lo encuentro?»

Redescubriendo la Biblia

Josías sabía que había que adorar a Dios en el templo, así que decidió reparar la casa de Dios (2 Reyes 22:3-5). Mientras se realizaban los trabajos, el sumo sacerdote Hilcías encontró un viejo y polvoriento libro que cambiaría el rumbo de la nación. Dijo: «He hallado el libro de la ley en la casa de Jehová» (22:8 RVR60). Este libro muy seguramente era una copia del Deuteronomio. ¿Cómo pudo perderse la Palabra de Dios, precisamente en el templo?

La Palabra de Dios condenaba rotundamente lo que Manasés había hecho, y no es difícil imaginar por qué los sacerdotes ignoraron la Escritura. Si hubieran predicado a partir de la Biblia en la época de Manasés, se habrían encontrado en una trayectoria de colisión con la cultura. Así que enterraron la Biblia, y cincuenta años después surgió una nueva generación que no conocía a Dios ni a Su ley.

¡Lo sorprendente es que los sacerdotes continuaron su trabajo en el templo sin usar nunca las Escrituras! Tal vez esa fue tu experiencia, buscabas a Dios y acudías a la iglesia, pero rara vez se abría la Biblia. Si se leía, nunca se explicaba, y te quedabas con un gran hambre en el alma. 

Redescubrir el bien y el mal

El libro del Deuteronomio fue leído a Josías, y «cuando el rey escuchó las palabras del Libro de la Ley, rasgó sus vestiduras» (2 Reyes 22:11). 

No te sorprendas si el primer efecto de la Palabra de Dios en tu vida es que te den ganas de rasgarte las vestiduras. Cuando veas la vida a la que Dios te llama, verás lo lejos que estás de ella, y lo lejos que estás de Él. Empezarás a decir: «¿Por qué no sabía esto? Nada en mi vida se ajusta a lo que Dios exige de mí».

Josías reunió a los ancianos y al pueblo y leyó en voz alta todo el libro del Deuteronomio. De pie junto a la columna del templo, hizo la promesa pública de obedecer al Señor. Entonces todo el pueblo se unió para hacer el mismo compromiso (23:2-3).

La Palabra de Dios encendió un fuego en la vida de Josías, que decidió poner en práctica lo que Dios había dicho. Esta visión se apoderó de su mente y de su alma: por la gracia de Dios, viviré una vida que lo honre.

Josías viajó por todo el país, y dondequiera que encontrara altares u otra evidencia de idolatría en la tierra, los destruyó por completo. Fue la mayor embestida contra las prácticas idólatras en la historia de Israel, nunca antes había sucedido algo así.

Los altares a los ídolos que Salomón construyó para sus esposas extranjeras habían permanecido en pie durante trescientos años, al igual que el becerro de oro erigido por Jeroboam (23:13, 15). Ningún otro rey se atrevió a tocarlos, pero Josías los destruyó por completo.

Dios retuvo el juicio sobre la nación durante la vida de Josías: «Porque tu corazón estaba arrepentido, y te humillaste ante el Señor… Tus ojos no verán todo el desastre que traeré sobre este lugar» (22:19-20).

Josías fue implacable en su búsqueda de la justicia: «Y antes de él no hubo rey como él que se volviera al Señor con todo su corazón, con toda su alma y con todas sus fuerzas, conforme a toda la ley de Moisés, ni otro como él se levantó después de él» (23:25). No se puede pedir un epitafio mejor que ese.

La rectitud comienza en el corazón

Pero el logro de Josías tenía sus limitaciones. La mayor parte del cambio se produjo como resultado directo de la propia actividad de Josías, no fue un movimiento de base; todo se hizo mediante la intervención del Estado.

Hubo un fuerte elemento de coerción en todo esto. Por eso no es sorprendente encontrar que mientras vivió Josías, «no se apartaron de seguir al Señor, el Dios de sus padres» (2 Crónicas 34:33). Pero en cuanto murió Josías, las cosas volvieron a ser como antes.

El profeta Jeremías nos da una visión fascinante de las limitaciones de la reforma de Josías: ««Judá tampoco se volvió a Mí de todo corazón, sino con engaño», declara el Señor» (Jeremías 3:10). ¿Eres tú? ¿Fingiendo una cosa con los padres y otra con los amigos? ¿Una cosa en el trabajo, otra en casa y otra en la iglesia? Si todo lo que haces es ajustarte a las expectativas de los demás, cuando estés con otra gente serás una persona diferente, y al final, no sabrás quién eres.

El buen comportamiento a veces puede ser poco más que un reflejo de tu entorno. La verdadera justicia viene de un corazón que ha sido cambiado por Dios, y por esta razón Dios prometió un nuevo pacto: «Pondré mi ley dentro de ellos, y la escribiré en sus corazones» (Jeremías 31:33).

Dios estaba prometiendo hacer lo que ningún padre, iglesia o estado puede hacer jamás: meter su ley en nuestras mentes y corazones para que queramos lo que Él ha mandado.

Siglos después, Jesús tomó una copa llena de vino y dijo: «Esta copa es el nuevo pacto en Mi sangre, que es derramada por ustedes» (Lucas 22:20). Se refería a la alianza que Dios había prometido a través de Jeremías, en la que Dios nos cambiaría de adentro hacia afuera.

Cuando vengas a Jesús con fe y arrepentimiento, Él pondrá en ti un deseo de justicia, esa es la promesa del nuevo pacto. Dios nos da más que Su ley; ¡se da a Sí mismo! El Espíritu de Dios creará nuevos deseos y nuevas capacidades dentro de ti, llegarás a amar a Dios y a anhelar la justicia, querrás orar, y cuando peques, no tardarás en sentir la necesidad de venir a Cristo y ser perdonado.

Esta hambre y sed de justicia es una de las mayores bendiciones de la vida cristiana. Los que tienen hambre de lo que Dios prohíbe, al final experimentarán vacío y frustración, pero los que desean la justicia quedarán satisfechos (Mateo 5:6). No te conformes con una comunión externa con los valores cristianos cuando Cristo puede darte un nuevo corazón.

Esto es lo que descubrimos hoy:

La justicia se revela en la Palabra de Dios, y sin la Palabra no podemos distinguir el bien del mal. Si la rectitud ha de ser restaurada en nuestras familias, nuestras iglesias y nuestra nación, entonces aquellos que aman a Dios deben tomar en serio la puesta en práctica de la Biblia.

La justicia debe fluir del corazón. Por supuesto, las leyes buenas son mejores que las malas, y tienen un gran valor para frenar el mal, pero la ley no puede provocar un cambio de corazón, y por eso los intentos de imponer la religión siempre fracasan.

El propósito de Dios no es imponer una conformidad externa con Su ley, es cultivar un deseo interno de justicia. Esta es la promesa del nuevo pacto y la obra del Espíritu Santo; implica cambiar nuestros corazones para darnos una nueva hambre de justicia y una nueva capacidad para perseguir una vida que sea agradable a Dios.

2 Reyes 22:1–20

1 Josías tenía ocho años cuando comenzó a reinar, y reinó treinta y un años en Jerusalén. El nombre de su madre era Jedida, hija de Adaía, de Boscat. Hizo lo recto ante los ojos del Señor y anduvo en todo el camino de su padre David; no se apartó ni a la derecha ni a la izquierda.

Y en el año dieciocho del rey Josías, el rey envió al escriba Safán, hijo de Azalía, de Mesulam, a la casa del Señor, diciéndole: «Ve al sumo sacerdote Hilcías para que cuente el dinero traído a la casa del Señor, que los guardianes del umbral han recogido del pueblo, y que lo pongan en mano de los obreros encargados de supervisar la casa del Señor, y que ellos lo den a los obreros que están asignados en la casa del Señor para reparar los daños de la casa, a los carpinteros, a los constructores y a los albañiles, y para comprar maderas y piedra de cantería para reparar la casa. Pero no se les pedirá cuenta del dinero entregado en sus manos porque obran con fidelidad».

Entonces el sumo sacerdote Hilcías dijo al escriba Safán: «He hallado el libro de la ley en la casa del Señor». E Hilcías dio el libro a Safán, y este lo leyó. Y el escriba Safán vino al rey, y trajo palabra al rey, diciendo: «Sus siervos han tomado el dinero que se halló en la casa, y lo han puesto en mano de los obreros encargados de supervisar la casa del Señor». 10 El escriba Safán informó también al rey: «El sacerdote Hilcías me ha dado un libro». Y Safán lo leyó en la presencia del rey.

11 Cuando el rey oyó las palabras del libro de la ley, rasgó sus vestidos. 12 Entonces el rey ordenó al sacerdote Hilcías, a Ahicam, hijo de Safán, a Acbor, hijo de Micaías, al escriba Safán y a Asaías, siervo del rey: 13 «Vayan, consulten al Señor por mí, por el pueblo y por todo Judá acerca de las palabras de este libro que se ha encontrado, porque grande es la ira del Señor que se ha encendido contra nosotros, por cuanto nuestros padres no han escuchado las palabras de este libro, haciendo conforme a todo lo que está escrito de nosotros».

14 Entonces el sacerdote Hilcías, y Ahicam, Acbor, Safán y Asaías fueron a la profetisa Hulda, mujer de Salum, hijo de Ticva, hijo de Harhas, encargado del vestuario. Ella habitaba en Jerusalén en el segundo sector, y hablaron con ella. 15 Y ella les dijo: «Así dice el Señor, Dios de Israel: “Digan al hombre que los ha enviado a mí: 16 Así dice el Señor: ‘Voy a traer mal sobre este lugar y sobre sus habitantes, según todas las palabras del libro que ha leído el rey de Judá. 17 Por cuanto me han abandonado y han quemado incienso a otros dioses para provocarme a ira con toda la obra de sus manos, por tanto Mi ira arde contra este lugar y no se apagará’”. 18 Pero al rey de Judá que los envió a consultar al Señor, así le dirán: “Así dice el Señor, Dios de Israel: ‘En cuanto a las palabras que has oído, 19 porque se enterneció tu corazón y te humillaste delante del Señor cuando oíste lo que hablé contra este lugar y contra sus habitantes, que vendrían a ser desolación y maldición, y has rasgado tus vestidos y has llorado delante de Mí, ciertamente te he oído’, declara el Señor. 20 ‘Por tanto, te reuniré con tus padres y serás recogido en tu sepultura en paz, y tus ojos no verán todo el mal que Yo voy a traer sobre este lugar’”». Y llevaron la respuesta al rey.

(NBLA)

Analiza las siguientes preguntas con otra persona o úsalas para profundizar en la Palabra de Dios.

1Habla de una regla que tuviste que seguir mientras crecías. ¿Cuál fue su efecto en tu corazón?
2Josías creció en una cultura espiritualmente confusa y bíblicamente analfabeta, pero en el fondo tenía el deseo de conocer a Dios. ¿En qué aspectos te identificas más con su experiencia?
3¿Cuál es el valor de las leyes morales? ¿Cuáles son sus limitaciones?
4¿De dónde viene la verdadera justicia?
5¿Qué puede hacer Dios que ningún padre, iglesia o gobierno puede hacer?
Próxima sesión

Detalles

ESCRITURA 2 Reyes 22:1–20

Próximo

Gozo

10:34

Conéctate con nosotros

Suscríbete al boletín de Abre la Biblia para recibir recursos para inspirarte y desafiarte a abrir la Biblia.

Nombre(Obligatorio)