La Caminata Image

La Caminata

Gozo

Nehemías 8:1–18

Gozo - Enseñanza (audio)

La ciudad en la que Dios había puesto Su Nombre se convirtió en una ruina humeante, y el silencio reinó donde una vez una comunidad de creyentes había levantado sus voces en adoración. El templo que una vez había estado lleno de la nube de la presencia de Dios fue completamente destruido.

Pero el imperio babilónico dio paso al naciente imperio de los medos y los persas, y un nuevo rey, Ciro, dio el decreto de que cualquier exiliado judío que deseara regresar a Jerusalén y reconstruir el templo era libre de hacerlo. Unas cincuenta mil personas respondieron al desafío (Esdras 2:64-67).

Reconstrucción de la ciudad de Dios

Era un grupo pequeño para una tarea tan grande, pero estaban animados por la visión de reconstruir el templo y formar una nueva comunidad en la ciudad de Dios. 

Su líder era un constructor llamado Zorobabel, y su primer reto fue supervisar la construcción de las casas. Cuando sus antepasados habían llegado a la Tierra Prometida, Dios les había dado casas que no construyeron y viñedos que no plantaron, pero cuando los exiliados regresaron, tuvieron que serrar cada madera y martillar cada clavo. Después de construir sus casas, el pueblo de Dios comenzó la tarea de reconstruir el templo (Esdras 3).

Entonces Dios levantó a un maestro de la Biblia llamado Esdras. Era «experto en la Ley de Moisés que el SEÑOR, el Dios de Israel, había dado… la mano del SEÑOR su Dios estaba sobre él» (Esdras 7:6). Cuando Esdras llegó a Jerusalén, se sentó consternado y permaneció allí en un silencio aturdidor hasta el final del día (Esdras 9:2-4). Apenas podía creer que el pueblo de Dios en la ciudad de Dios supiera tan poco sobre la Palabra de Dios.

Tiempo después, Dios levantó a un talentoso planificador y organizador llamado Nehemías. Cuando llegó a Jerusalén, vio que la ciudad no tenía defensas y Dios puso en su corazón reconstruir los muros.

La historia de la reconstrucción de Jerusalén es un maravilloso ejemplo de cómo Dios reúne a personas con diferentes dones para realizar Su obra. Dios usó a un constructor, a un maestro de la Biblia y a un planificador estratégico, y juntos, el pueblo de Dios logró grandes cosas.

¡Trae la Biblia!

Esdras se enfrentó al desafío de enseñar la Biblia a una comunidad de personas que creían conocer al Señor, pero que sabían muy poco de Su Palabra. ¿Cómo podrían estas personas que habían pasado sus vidas en una cultura secular ser moldeadas en una comunidad de adoración que amara y obedeciera al Señor?

La estrategia de Esdras fue reunir a toda la comunidad, unas cincuenta mil personas, en la plaza pública. Mientras se reunían, «dijeron a Esdras, el escriba, que trajera el Libro de la Ley de Moisés que el Señor había ordenado a Israel» (Nehemías 8:1).

¿Cómo hacen una petición cincuenta mil personas? Cantando. Esta multitud se reunió con gran hambre de la Palabra de Dios e impacientes por que los acontecimientos se pusieran en marcha, comenzaron a gritar: «¡Queremos la Biblia; trae la Biblia!». Debió ser una gran alegría para Esdras sacar las Escrituras y enseñar a esta inmensa multitud la Palabra de Dios.

El sacerdote Esdras presentó la Ley ante la asamblea, que estaba formada por hombres y mujeres y «todos los que podían entender lo que oían» (8:2). Eso significa que los niños también estaban allí. Es algo poderoso traer a los niños a un ambiente donde ven a los adultos adorando y tomando la Palabra de Dios en serio.

Gran expectación

La multitud observaba expectante, y cuando Esdras abrió las Escrituras, el pueblo se puso de pie (8:5). Entonces «Esdras bendijo a Jehová, el gran Dios, y todo el pueblo respondió: ‘Amén, Amén’, levantando las manos. E inclinaron la cabeza y adoraron a Yahveh con el rostro en tierra» (8:6).

Habían pasado mil años desde que Dios había dado Su palabra a Moisés, pero cuando la Escritura fue abierta y explicada, el pueblo supo que Dios les estaba hablando. Cuando escucharon este libro, supieron que no estaban escuchando las palabras de un hombre: estaban escuchando las propias palabras de Dios.

Observa que Esdras no hizo un viaje al Monte Sinaí para escuchar una nueva palabra de Dios. Abrió el Libro de la Ley, que tenía mil años de antigüedad, creyendo que cuando se abre la Palabra de Dios, se escucha la voz de Dios.

Aclarando el significado

La predicación de Esdras partía del texto de la Biblia. Explicó el mensaje que ya se había dado, Dios ha prometido bendecir Su propia Palabra (Isaías 55:11). Así que la tarea del predicador es llenar sus palabras con las palabras de Dios para que el pueblo de Dios sea bendecido.

Esdras contaba con el apoyo de los levitas en su tarea: «Leían del libro, de la Ley de Dios, con claridad, y daban el sentido, para que el pueblo entendiera la lectura» (Nehemías 8:8). Parece que los levitas se intercalaban entre la multitud. Esdras leía una parte de la ley y explicaba su significado, entonces los levitas reunían a la gente a su alrededor en pequeños grupos familiares y les preguntaban si habían entendido lo leído. Cuando todos estaban listos, Esdras continuaba la lectura (8:7-8).

Había una conexión directa entre la predicación de Esdras y el entorno de un grupo pequeño en el que la gente tenía la oportunidad de hacer preguntas y aplicar la Palabra de Dios. Leer, explicar y aplicar la Biblia era la estrategia central de Esdras para edificar al pueblo de Dios.

La felicidad de Dios

Mientras Esdras leía la ley de Dios, el pueblo se lamentaba y lloraba porque se daba cuenta de lo lejos que estaban de lo que Dios los llamaba a ser. Así que Esdras, Nehemías y los levitas dijeron al pueblo: «‘Este día es sagrado para el SEÑOR su Dios; no se lamenten ni lloren’. Porque todo el pueblo lloró al escuchar las palabras de la Ley» (8:9).

Cuando abras la Palabra de Dios, descubrirás pecados en tu vida que antes no veías, y lo que aflige el corazón de Dios afligirá también el tuyo. La Palabra de Dios es más afilada que una espada de dos filos; penetra, corta y hiere (Hebreos 4:12).

La Palabra de Dios te convencerá de pecado, pero nunca es el propósito de Dios dejarte ahí. La convicción de pecado es siempre un medio para un fin, y el fin es que lleguemos a una apreciación más profunda de la gracia de Dios. Por eso Nehemías dijo: «Este día es sagrado para nuestro Señor. Y no os entristezcáis, porque la alegría del Señor es su fuerza» (Nehemías 8:10).

Fíjate que nuestra fuerza está en la alegría de Dios, no en la nuestra. Dios es supremamente feliz en sí mismo, Él es «el bendito y único soberano, el Rey de reyes y Señor de señores» (1 Timoteo 6:15). 

No puede haber alegría en la comunión con un dios infeliz. Si piensas que Dios siempre trae el ceño fruncido, no te sentirás atraído a la comunión con Él. ¿Quién quiere caminar con una persona miserable? 

Si piensas que Dios tiene el ceño constantemente fruncido hacia ti, te esconderás cada vez que se acerque. Pero cuando sabes que Dios es bendito, que es supremamente feliz en sí mismo, te sentirás atraído a caminar con Él. Al hacerlo, el gozo que hay en Dios estará cada vez más en ti.

La alegría de la obediencia

El segundo día, los jefes de cada familia se reunieron. Se leyó de nuevo la Biblia, y «encontraron escrito en la Ley que el SEÑOR había ordenado por medio de Moisés que el pueblo de Israel habitara en cabañas durante la fiesta del séptimo mes» (Nehemías 8:14).

Esta fiesta consistía en que cada familia construyera una vivienda temporal con ramas y viviera en ella durante siete días. La fiesta recordaba al pueblo cómo Dios había guardado a sus antepasados en el desierto; también era un recordatorio de que todo en este mundo es temporal y que, como Abraham, buscaban una ciudad celestial.

Me encanta la espontaneidad de su respuesta. Escucharon la Palabra de Dios y la obedecieron: «Y el pueblo… se hizo cabañas, cada uno en su tejado, y en sus patios y en los patios de la casa de Dios» (8:16).

La obediencia de estos hombres a la Palabra de Dios era contagiosa. Toda la comunidad construyó cabañas y vivió en ellas, «y hubo un gran regocijo» (8:17). Una gran alegría será tuya cuando seas obediente a Dios.

La Palabra de Dios siempre nos humillará en nuestros pecados, nos elevará para ver la gracia y la misericordia de Dios, y nos llevará a una vida de obediencia en la que encontraremos una gran alegría.

Unos quinientos años después del tiempo de Nehemías, Jesús vino a Jerusalén para celebrar la fiesta de las cabañas (Juan 7:2). Y «el último día de la fiesta, el día grande, Jesús se levantó y gritó: ‘Si alguno tiene sed, que venga a mí y beba'» (Juan 7:37).

Si tienes sed significa que aún no has encontrado la paz, la satisfacción y la alegría que buscas. La invitación de Jesús es para ti, Él habla de sí mismo como una fuente y dice: «Venid a mí y bebed». La fe es como beber de una fuente inagotable, es el medio por el que recibes a Cristo y todo lo que Él ofrece.

Esto es lo que descubrimos hoy:

La Escritura tiene el poder de cambiar una vida humana y remodelar toda una comunidad. Cuando se enseña la Palabra de Dios, se escucha la voz de Dios. La Biblia leída y aplicada expondrá nuestros pecados y revelará la gracia de Dios. Cuando esto lleva al arrepentimiento y a la obediencia, se experimentará una gran alegría.

Nehemías 8:1–18

1 Todo el pueblo se reunió como un solo hombre en la plaza que estaba delante de la puerta de las Aguas, y pidieron al escriba Esdras que trajera el libro de la ley de Moisés que el Señor había dado a Israel. Entonces el sacerdote Esdras trajo la ley delante de la asamblea de hombres y mujeres y de todos los que podían entender lo que oían. Era el primer día del mes séptimo. Y leyó en el libro frente a la plaza que estaba delante de la puerta de las Aguas, desde el amanecer hasta el mediodía, en presencia de hombres y mujeres y de los que podían entender; y los oídos de todo el pueblo estaban atentos al libro de la ley.

El escriba Esdras estaba sobre un estrado de madera que habían hecho para esta ocasión. Junto a él, a su derecha, estaban Matatías, Sema, Anías, Urías, Hilcías y Maasías; y a su izquierda, Pedaías, Misael, Malquías, Hasum, Hasbadana, Zacarías y Mesulam. Esdras abrió el libro a la vista de todo el pueblo, pues él estaba en un lugar más alto que todo el pueblo; y cuando lo abrió, todo el pueblo se puso en pie. Entonces Esdras bendijo al Señor, el gran Dios. Y todo el pueblo respondió: «¡Amén, Amén!», mientras alzaban las manos. Después se postraron y adoraron al Señor rostro en tierra. También Jesúa, Bani, Serebías, Jamín, Acub, Sabetai, Hodías, Maasías, Kelita, Azarías, Jozabed, Hanán, Pelaías, y los levitas, explicaban la ley al pueblo mientras el pueblo permanecía en su lugar. Y leyeron en el libro de la ley de Dios, interpretándolo y dándole el sentido para que entendieran la lectura.

Entonces Nehemías, que era el gobernador, y Esdras, el sacerdote y escriba, y los levitas que enseñaban al pueblo, dijeron a todo el pueblo: «Este día es santo para el Señor su Dios; no se entristezcan, ni lloren». Porque todo el pueblo lloraba al oír las palabras de la ley. 10 También les dijo: «Vayan, coman de la grasa, beban de lo dulce, y manden raciones a los que no tienen nada preparado; porque este día es santo para nuestro Señor. No se entristezcan, porque la alegría del Señor es la fortaleza de ustedes». 11 Los levitas calmaron a todo el pueblo diciéndole: «Callen, porque el día es santo, no se entristezcan». 12 Entonces todo el pueblo se fue a comer, a beber, a mandar porciones y a celebrar una gran fiesta, porque comprendieron las palabras que les habían enseñado.

13 Al segundo día los jefes de casas paternas de todo el pueblo, los sacerdotes y los levitas se reunieron junto al escriba Esdras para entender las palabras de la ley. 14 Y encontraron escrito en la ley que el Señor había mandado por medio de Moisés que los israelitas habitaran en tabernáculos durante la fiesta del mes séptimo. 15 Así que ellos dieron a conocer esta proclama en todas sus ciudades y en Jerusalén: «Salgan al monte y traigan ramas de olivo, ramas de olivo silvestre, ramas de mirto, ramas de palmera y ramas de otros árboles frondosos, para hacer tabernáculos, como está escrito».

16 El pueblo salió y trajeron las ramas y se hicieron tabernáculos, cada uno en su terrado, en sus patios, en los patios de la casa de Dios, en la plaza de la puerta de las Aguas y en la plaza de la puerta de Efraín. 17 Toda la asamblea de los que habían regresado de la cautividad hicieron tabernáculos y habitaron en ellos. Los israelitas ciertamente no habían hecho de esta manera desde los días de Josué, hijo de Nun, hasta aquel día. Y hubo gran regocijo. 18 Esdras leyó del libro de la ley de Dios cada día, desde el primer día hasta el último día. Celebraron la fiesta siete días, y al octavo día hubo una asamblea solemne según lo establecido.

(NBLA)

Analiza las siguientes preguntas con otra persona o úsalas para profundizar en la Palabra de Dios.

1¿Cuándo y dónde has visto a Dios reunir a un grupo de personas con diferentes dones para realizar su obra?
2Cuando eras niño, creciendo en tu familia, ¿cuál fue tu experiencia viendo a tus padres (u otros adultos) adorando e interactuando con la Palabra de Dios?
3¿Qué entiendes por esta afirmación? "Cuando se abre la Palabra de Dios, se escucha la voz de Dios".
4¿Cuándo has experimentado que la Palabra de Dios te convence de tu pecado? ¿Te llevó a la alegría? ¿Por qué sí o por qué no?
5¿Cómo te suena hoy la oferta de Jesús: "Ven a mí y bebe"?
Próxima sesión

Detalles

ESCRITURA Nehemías 8:1–18

Conéctate con nosotros

Suscríbete al boletín de Abre la Biblia para recibir recursos para inspirarte y desafiarte a abrir la Biblia.

Nombre(Obligatorio)