La Caminata Image

La Caminata

Conversión

Hechos 9:1–22

Conversión - Enseñanza (audio)

Dios puede convertir a Sus enemigos más acérrimos en Sus amigos más cercanos. Él es capaz de cambiar incluso los corazones más duros, y lo vemos en la historia de cómo el mayor enemigo de la iglesia se convirtió en su principal apóstol.

Saulo de Tarso se había propuesto destruir a los cristianos, y creía que estaba sirviendo a Dios (Hechos 9:1-2). «Y mientras viajaba, al acercarse a Damasco, de repente resplandeció a su alrededor una luz del cielo. Al caer a tierra, oyó una voz que le decía: «Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues?» (Hechos 9:3-4).

Saulo vio una luz cegadora y oyó una voz audible, no se trataba de una experiencia psicológica. Los que viajaban con él oyeron la voz y la luz cegadora no fue una alucinación. Le quemó la retina y lo dejó ciego.

Puedes estar pensando: «Nunca me podría pasar algo así». Y entonces, Pablo dice: «Sin embargo, por esto hallé misericordia, para que en mí, como el primero, Jesucristo demostrara toda Su paciencia como un ejemplo para los que habrían de creer en Él para vida eterna» (1 Timoteo 1:16). ¿En qué sentido la experiencia de Pablo en el camino de Damasco es un ejemplo, un modelo o una pauta para nosotros?

Está claro que Pablo no quiere decir que para convertirse en cristiano haya que oír una voz audible y ser cegado por una luz celestial. Pero la conversión de Saulo de Tarso es un modelo de lo que debe ocurrir en nuestras vidas si queremos llegar a ser verdaderos cristianos.

Un verdadero conocimiento de Jesucristo

Saulo sabía mucho sobre Jesús, era un brillante erudito, y su atención se centraba en los seguidores de Jesús. Conocía la afirmación de los cristianos de que Jesús era el Mesías prometido y que había resucitado de entre los muertos.

Pero al reflexionar sobre su conversión, dice: «se me mostró misericordia porque lo hice por ignorancia» (1 Timoteo 1:13). Saulo sabía lo que creían los cristianos, y sabía cómo vivían los cristianos, pero no conocía al Salvador que adoraban. Todo cambió cuando Saulo se vio rodeado por una luz cegadora y oyó al Hijo de Dios llamarle por su nombre: «Saulo, Saulo…» (Hechos 9:4). 

Puedes decir: «Todo esto me parece muy lejano, nunca he tenido una experiencia en el Camino de Damasco». Pero un día verás a Jesucristo con tanta seguridad como lo hizo Saulo. Lo que le sucedió a él te sucederá a ti, oirás Su voz y te llamará por tu nombre.

Puede que pienses en el cristianismo como un conjunto de creencias para debatir, o una forma de vida para considerar, pero Pablo dice: «esto es lo que me faltaba». Se trata de una persona, y no de una persona cualquiera: una persona única y gloriosa, el soberano Señor Jesucristo, que reclama cada vida. Ver quién es Él lo cambia todo.

Un verdadero conocimiento de Sí mismo

Entonces Saulo dijo: «¿Quién eres, Señor?». La respuesta fue: «Yo soy Jesús» (Hechos 9:5). Saulo pensó que estaba luchando contra un sistema, una creencia, un movimiento religioso, pero descubrió, para su horror, que se había puesto en contra del Hijo de Dios.

«Yo soy Jesús, a quien tú persigues» (9:5). Saulo perseguía a los cristianos, pero Jesús le dijo: «¿Por qué me persigues?» (9:4; 26:14). Cada pecado que cometemos es una ofensa personal contra Jesucristo. Cuando herimos a otros, herimos a Jesús, cuando agredimos a otros, agredimos a Jesús, si abusamos de otros, abusamos de Jesús.

De repente, Saulo tenía una visión completamente diferente de sí mismo, pensaba que estaba en el camino del cielo, pero descubrió que estaba en el camino del infierno. Había pecado contra el soberano Señor del universo y, lejos de ser un hombre justo que sería ricamente recompensado por Dios, descubrió que era un pecador que sólo podía recurrir a la misericordia de Dios.

Saulo llevaba años diciéndose a sí mismo que era una buena persona. Se consideraba a sí mismo como «irreprochable» (Filipenses 3:6), pero cuando se vio a sí mismo como realmente era —una persona amargada y enojada, llena de resentimiento hacia los demás y hacia Dios— comenzó a cambiar. 

Cuando conozcas a Jesucristo, tendrás una nueva comprensión de ti mismo. La fanfarronería desaparecerá y habrá una nueva humildad en ti.

Cuando no sabes cómo parar

La sumisión al Señor Jesucristo te traerá un enorme alivio. Cristo le dijo a Saulo: «Dura cosa te es dar coces contra el aguijón» (Hechos 26:14). Los palos afilados eran utilizados por los pastores para pinchar a los animales obstinados.

Imagina una hilera de clavos metálicos, como jabalinas, colocados en posición horizontal a unos 60 centímetros del suelo. Un hombre se acerca a tu lado, está enfadado y, con toda la fuerza que puede reunir, da una patada a las púas. 

Un clavo le atraviesa la punta del zapato y el hombre retrocede de dolor, pero su dolor le enfurece aún más, así que vuelve a arremeter contra él. Esta vez el clavo se hunde más en su zapato y la sangre fluye ahora libremente de su pie, pero el hombre no puede detenerse, y uno se estremece mientras se levanta y patea una y otra vez hasta que su pie queda reducido a nada.

«Saulo, Saulo, . . . es difícil para ti patear contra los clavos». No le haces daño a los clavos cuando los pateas, lo único que ocurre es que te haces daño a ti mismo. Y cuanto más lo hagas, peor será.

¿Es esto una imagen de lo que estás haciendo? ¿Repitiendo una y otra vez lo que te ha hecho daño antes? Impulsado por alguna compulsión interior, sigues haciendo lo que te hace daño y no sabes cómo parar.

Sólo hay una manera de parar, y es someterse completamente al Señor Jesucristo: «¿Qué debo hacer, Señor?» (Hechos 22:10). Cuando te sometas a Jesús, experimentarás un enorme alivio.

Saulo dijo: «He recibido misericordia…». (1 Timoteo 1:13). Los clavos de metal fueron clavados en las manos y los pies de Jesús para que pudieras recibir misericordia y para que patear contra las espigas no fuera el fin para ti.

Dios trabaja a través de la gente

Saulo estaba ciego y tirado en el suelo, pero Jesús le dijo: «Levántate y entra en la ciudad, y se te dirá lo que tienes que hacer» (Hechos 9:6).

Cuando Jesús te muestra que eres un pecador y que tu única esperanza es arrojarte a Su misericordia, Su propósito no es dejarte arrastrándote en el polvo. Él te levantará y te enviará a cumplir Su propósito en el mundo.

Saulo fue a Damasco, y durante tres días se entregó a la oración y al ayuno (Hechos 9:9, 11): Señor, ten piedad de mí. Señor, muéstrame lo que quieres que haga. La respuesta a la oración de Saulo llegó a través de una persona: un hombre llamado Ananías.

Saulo conoció a Cristo a través de un encuentro directo con el Señor resucitado. Dios rompió el orgullo y los prejuicios del corazón de este hombre mediante una intervención directa. Nadie compartió el evangelio con él, nadie más participó en su conversión.

Pero cuando Saulo preguntó «¿Qué debo hacer, Señor?», el Señor dijo: «Levántate y entra en la ciudad y se te dirá lo que tienes hacer». Es como si el Señor le dijera: «Has sido despertado a lo que soy por mi intervención directa en tu vida, pero no será así normalmente». Dios utiliza medios, Su forma normal es trabajar a través de Su pueblo.

«Había en Damasco cierto discípulo llamado Ananías» (9:10). El Señor le habló en una visión y le dijo que fuera a la casa donde Saulo estaba orando. Ananías no quería ir, y no se le puede culpar, Dios lo llamaba a orar por un hombre que tres días antes lo habría matado de buena gana. «Señor, he oído de muchos acerca de este hombre, cuánto mal ha hecho a Tus santos en Jerusalén» (9:13). Pero el Señor le dijo a Ananías: «Ve…». (9:15). ¡Y gracias a Dios que lo hizo!

Ayudando a un nuevo creyente

Saulo era ciego, y durante tres días había estado sentado en completa oscuridad. Toda su campaña contra los cristianos se basaba en la convicción de que Dios es un Dios de venganza, y ahora había descubierto que merecía la venganza de Dios.

Saulo ha estado matando a los discípulos de Jesús, y ahora llegó un discípulo de Jesús y puso sus manos sobre la cabeza del ciego. Debió ser un momento aterrador: ¿qué me va a hacer? Pero las primeras palabras que escuchó Saulo fueron: «Hermano Saulo…» (9:17). ¡Saulo, mi hermano! Ananías rodeó a Saulo de amor, perdón y gracia.

Cuando una persona llega a la fe en Jesús, nuestra primera responsabilidad es rodearla de amor, luego debemos ayudar a cimentarlas en el evangelio. Esto es lo que Ananías hizo por Saulo.

La ceguera de Saulo era una señal del juicio de Dios, y cuando Ananías oró para que se le devolviera la vista, fue una señal para Saulo de que el juicio de Dios había sido quitado. Era una garantía de que Cristo le había mostrado misericordia, y que había sido llevado a una relación totalmente nueva con Dios.

Ananías comisionó a Saulo, a quien conocemos mejor como el apóstol Pablo, para el ministerio. «[Llevarás] Mi nombre en presencia de los gentiles, de los reyes y de los israelitas» (9:15).

Cuando las personas se convierten, debemos abrazarlas como hermanos o hermanas en Cristo, hemos de fundamentarles en el Evangelio y ayudarles a descubrir la obra que Dios tiene para ellos. Cristo utiliza este ministerio para convertir a los de fuera en los de dentro y para convertir a los enemigos en amigos.

Cuando Saulo fue despertado a su necesidad de Cristo, el primer cristiano que conoció lo amó, lo perdonó, oró por él, lo bautizó, lo alimentó, lo guió y lo preparó. Dios actúa a través de las personas: Pablo oró y la respuesta llegó a través de Ananías. 

El principio de que Dios actúa a través de las personas es fundamental para el ministerio y la misión de la iglesia. Dios puede transformar una vida humana sin que intervenga ninguna otra persona, pero elige obrar a través de Su pueblo. «Somos colaboradores de Dios» (1 Corintios 3:9).

Esto es lo que descubrimos hoy:

Jesucristo es capaz de transformar la vida de cualquier persona, incluso de una persona que ha sido abiertamente hostil a Él. Esta transformación es una obra de Dios que comienza en la conversión, en la que descubrimos nuestra necesidad de misericordia y nos sometemos a Cristo. Cuando te conviertes, Dios tiene un trabajo que hacer para ti y al comprometerte con una iglesia local, otros creyentes te ayudarán a descubrir esa obra.

Hechos 9:1–22

1 Saulo , respirando todavía amenazas y muerte contra los discípulos del Señor, fue al sumo sacerdote, y le pidió cartas para las sinagogas de Damasco, para que si encontraba algunos que pertenecieran al Camino, tanto hombres como mujeres, los pudiera llevar atados a Jerusalén.

Y mientras viajaba, al acercarse a Damasco, de repente resplandeció a su alrededor una luz del cielo. Al caer a tierra, oyó una voz que le decía: «Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues?».

«¿Quién eres, Señor?», preguntó Saulo. El Señor respondió: «Yo soy Jesús a quien tú persigues; levántate, entra en la ciudad, y se te dirá lo que debes hacer».

Los hombres que iban con él se detuvieron atónitos, oyendo la voz, pero sin ver a nadie. Saulo se levantó del suelo, y aunque sus ojos estaban abiertos, no veía nada; y llevándolo por la mano, lo trajeron a Damasco. Estuvo tres días sin ver, y no comió ni bebió.

10 Había en Damasco cierto discípulo llamado Ananías; y el Señor le dijo en una visión: «Ananías». «Aquí estoy, Señor», contestó él. 11 El Señor le dijo«Levántate y ve a la calle que se llama Derecha, y pregunta en la casa de Judas por un hombre de Tarso llamado Saulo, porque él está orando, 12 y ha visto en una visión a un hombre llamado Ananías, que entra y pone las manos sobre él para que recobre la vista».

13 Pero Ananías respondió: «Señor, he oído de muchos acerca de este hombre, cuánto mal ha hecho a Tus santos en Jerusalén, 14 y aquí tiene autoridad de los principales sacerdotes para prender a todos los que invocan Tu nombre».

15 Pero el Señor le dijo: «Ve, porque él es Mi instrumento escogido, para llevar Mi nombre en presencia de los gentiles, de los reyes y de los israelitas; 16 porque Yo le mostraré cuánto debe padecer por Mi nombre».

17 Ananías fue y entró en la casa, y después de poner las manos sobre él, dijo: «Hermano Saulo, el Señor Jesús, que se te apareció en el camino por donde venías, me ha enviado para que recobres la vista y seas lleno del Espíritu Santo». 18 Al instante cayeron de sus ojos como unas escamas, y recobró la vista; y se levantó y fue bautizado. 19 Tomó alimentos y cobró fuerzas.

Y por varios días estuvo con los discípulos que estaban en Damasco.

20 Enseguida se puso a predicar de Jesús en las sinagogas, diciendo: «Él es el Hijo de Dios». 21 Y todos los que lo escuchaban estaban asombrados y decían: «¿No es este el que en Jerusalén destruía a los que invocaban este nombre, y el que había venido aquí con este propósito: para llevarlos atados ante los principales sacerdotes?». 22 Pero Saulo seguía fortaleciéndose y confundiendo a los judíos que habitaban en Damasco, demostrando que este Jesús es el Cristo.

(NBLA)

Analiza las siguientes preguntas con otra persona o úsalas para profundizar en la Palabra de Dios.

1¿En qué sentido la experiencia de Pablo en el camino de Damasco es un ejemplo, un modelo o una pauta para nosotros?
2¿Hubo algún momento de tu vida en el que creíste entender el cristianismo, pero no lo hiciste? ¿Qué es lo que faltaba?
3Responde a la afirmación: "Cuando conozcas a Jesucristo, llegarás a una nueva comprensión de ti mismo".
4¿Quiénes en tu vida necesitan ser rodeados de amor, llevados a un conocimiento más claro del evangelio, o animados a servir?
5¿Cómo respondes a la palabra de Dios que dice: "Somos colaboradores de Dios" (1 Corintios 3:9)?
Próxima sesión

Detalles

ESCRITURA Hechos 9:1–22

Próximo

Ira

10:18

Conéctate con nosotros

Suscríbete al boletín de Abre la Biblia para recibir recursos para inspirarte y desafiarte a abrir la Biblia.

Nombre(Obligatorio)