La Caminata Image

La Caminata

Ira

Romanos 1:16–32

Ira - Enseñanza (audio)

En nuestro viaje a través de la Biblia, hemos visto repetidamente que Dios es amor, y esto significa que Dios está absolutamente comprometido a buscar el bien de todo lo que ha hecho.

La Biblia también nos dice que Dios es santo. Esto significa que Dios se opone absolutamente a cualquier cosa que pueda destruir los objetos de Su amor. No se puede amar a una persona sin, al mismo tiempo, odiar lo que la destruiría.

Nunca olvidaré haber estado con una pareja que cuidaba a su hijo que se estaba muriendo de cáncer. Una noche, la madre del pequeño me dijo: «Odio este cáncer». Lo dijo con veneno, y es comprensible. El cáncer estaba destruyendo a su hijo, y ella odiaba lo que estaba destruyendo el objeto de su amor.

El amor y el odio se encuentran a menudo juntos como compañeros naturales en la Biblia: «El amor sea sin hipocresía; aborreciendo lo malo; aplicándose a lo bueno» (Romanos 12:9). Son dos caras de la misma moneda. Si no odiamos lo que es malo, no amamos lo que es bueno. El verdadero amor odia todo lo que destruye al que es amado. 

Dios es amor y es santo, también es soberano. Esto significa que Él tiene el control absoluto de todas las cosas, no hay lugar en el que Él no esté presente, ni tarea que no pueda realizar, ni permiso que tenga que pedir. 

La madre cuyo hijo se estaba muriendo de cáncer fue implacable en su oposición a lo que lo estaba destruyendo, pero no tenía el poder para vencerlo. 

Dios es implacable en Su oposición al mal, y es capaz de superar su poder destructivo. Él puede rescatar a las personas que ama del pecado que destruye, y Su amor nunca se verá frustrado.

¿Qué hace que Dios se enfade?

La ira de Dios es su firme decisión de que el mal no se mantendrá, y deberíamos dar gracias a Dios por ello. ¿Qué esperanza tendríamos de paz en un mundo acechado por el terror si Dios se limitara a mirar con una débil sonrisa o un ceño fruncido de desaprobación? La esperanza para un mundo cuya historia está sembrada de maldad y violencia reside en un Dios que se opone implacablemente a todo mal y tiene la voluntad y el poder de destruirlo.

Dios es amor, y la ira no está en Su naturaleza. Si no hubiera pecado en el mundo, no habría ira en Dios. Así que la Biblia nunca dice que Dios es ira, nos dice que es lento para la ira (Salmo 103:8), y la historia bíblica demuestra Su gran paciencia hacia un mundo malvado. Pero Dios puede ser provocado a la ira, y Su ira es provocada por la impiedad y la injusticia.

«La ira de Dios se revela desde el cielo contra toda impiedad e injusticia de los hombres, que con injusticia restringen la verdad» (Romanos 1:18). Una persona impía es aquella que no quiere tener nada que ver con Dios, y una persona injusta es aquella que se niega a obedecer a Dios. La persona impía e injusta es alguien que le dice a Dios: «No quiero conocerte, y no te obedeceré».

Para sostener esta respuesta a Dios, la persona debe «suprimir la verdad» que Dios ha revelado sobre Sí mismo en la belleza y la grandeza de la creación. Imagina que presionas un fuerte resorte, tienes que poner todo tu peso en el resorte para mantenerlo comprimido, y se necesita energía para hacerlo. Si dejas de hacerlo por un momento, el resorte retrocederá.

De la misma manera, se necesita energía para seguir resistiendo a Dios. Aquellos que no quieren tener nada que ver con Dios tienen que trabajar duro para evitarlo porque Su revelación está por todas partes. Él ha dado a conocer Su poder divino y Su gloria en los esplendores de la creación (1:20).

Dios deja ir a la gente

La «ira de Dios» no es una furia aleatoria, y nunca debemos pensar que Dios pierde el control o arremete en actos de frustración. La ira de Dios se expresa en la entrega de las personas a lo que eligen: «Dios los entregó a la impureza en la lujuria de sus corazones. . . . Dios los entregó a pasiones deshonrosas. . . . Dios los entregó a una mente degradada» (1:24-28).

Cuando un individuo o una comunidad dice: «No queremos a Dios, y no obedeceremos a Dios», Dios expresa Su ira apartándose y permitiéndoles vivir con la plena realidad de su propia elección.

Imagina a una mujer con un jarrón de cristal en la mano. Si ella «lo abandona», quedará sujeto a la atracción de la gravedad, caerá como una piedra y se hará añicos. Eso es lo que sucede cuando Dios «abandona» a los impíos e injustos.

Si ves impureza o pasiones deshonrosas en tu corazón, puedes preguntarte: «¿Me ha entregado Dios? Y si Dios me ha abandonado, ¿significa que no hay esperanza para mí?».

Nadie está más allá de la esperanza. Por eso Pablo dice: «No me avergüenzo del evangelio» (1:16). El evangelio es la forma en que Dios salva a las personas que han sido abrumadas por el poder de sus propios pecados.

Almacenando la ira

La ira de Dios ya se está revelando, pero sólo en parte. La historia está plagada de males que nunca han sido llevados a la justicia y de mentiras que nunca han salido a la luz, pero no siempre será así. Dios muestra una gran paciencia hacia nosotros, y el propósito de Su bondad es que acudamos a Él en arrepentimiento.

«¿O tienes en poco las riquezas de Su bondad y tolerancia y paciencia, ignorando que la bondad de Dios te guía al arrepentimiento? Pero por causa de tu terquedad y de tu corazón no arrepentido, estás acumulando ira para ti en el día de la ira y de la revelación del justo juicio de Dios» (2:4-5).

Hay muchas cosas que podemos querer almacenar, pero la ira no es una de ellas. Dios destruirá todo lo que nos destruya, y la única esperanza es que haya una separación entre nosotros y el pecado que de otro modo nos destruiría.

La ira de Dios se está revelando en parte hoy, y se está almacenando para el día en que Su justo juicio se revele hacia los que se niegan a arrepentirse. Pero la Biblia habla de una tercera ocasión en la que la ira de Dios fue revelada.

La ira de Dios en la cruz

Dios presentó a Jesús como Aquel sobre quien se derramó Su ira. Como veremos en la próxima sesión, este es el significado de la palabra «propiciación». Pablo habla de «la redención que hay en Cristo Jesús, a quien Dios exhibió públicamente como propiciación por Su sangre» (3:24-25). La implacable oposición de Dios a todo lo que nos destruye se derramó sobre el Señor Jesucristo cuando murió en la cruz.

Cuando la ira de Dios hacia el pecado fue derramada sobre Jesús, fue drenada y agotada para todos los que confían en Él. Dios dice: «Pronto derramaré mi furor sobre ti, y descargaré Mi ira contra ti» (Ezequiel 7:8). Gastada significa agotada, y esto nos lleva al corazón de lo que ocurrió en la cruz. La ira de Dios contra el pecado fue derramada o agotada en Jesús cuando se convirtió en la propiciación por nuestros pecados.

Dios encontró una manera de separar los pecados que odia de las personas que ama, poniendo estos pecados sobre Jesús. «Al que no conoció pecado, lo hizo pecado por nosotros, para que fuéramos hechos justicia de Dios en Él» (2 Corintios 5:21).

Dios «no perdonó a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros» (Romanos 8:32). Fíjate en la frase «lo entregó». Dios quitó la mano de Su Hijo, Cristo fue arrojado al infierno, y gritó: «Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?» (Mateo 27:46). Cristo, el objeto del amor del Padre, se convirtió en el objeto de Su ira porque nosotros, los objetos de Su ira, también éramos los objetos de Su amor.

Recuerda la mujer que sostiene el jarrón de cristal. Cuando ella lo suelta con su mano derecha, parece seguro que el jarrón se romperá, pero si lo recibe con la mano izquierda, el jarrón se salvará. Eso es lo que Dios hace por nosotros en Jesucristo, nos salva de los pecados que, de otro modo, nos llevarían a la destrucción. 

Estar bajo el juicio de Dios y ser expulsado de Su presencia para siempre sería el máximo desastre, ningún otro sufrimiento podría compararse con esto. Entonces, ¿por qué vivirías con la ira almacenada para ti cuando se agotó en Jesús? ¿Por qué confiar en tu propio y débil intento de justicia cuando Dios está dispuesto a contar la justicia de Jesús como tuya? Cree en el Señor Jesucristo, pídele que tenga misericordia de ti y te haga una persona nueva y diferente. 

Esto es lo que descubrimos hoy:

La ira de Dios es la respuesta de Su santidad y de Su amor ante el mal. No está en la naturaleza de Dios enojarse, pero Su ira es provocada por la impiedad e injusticia de los hombres y mujeres que suprimen la verdad que Dios ha revelado claramente. Dios expresa Su ira entregando a las personas a su propia elección, con el resultado de que quedan atadas por el poder de las lujurias pecaminosas, las pasiones deshonrosas y una mente degradada.

Pero Dios ha enviado a su Hijo para liberarnos de Su ira. Cuando Jesús murió en la cruz, soportó la ira de Dios por nosotros. «Ahora, pues, no hay condenación para los que están en Cristo Jesús» (Romanos 8:1).

Romanos 1:16–32

16 Porque no me avergüenzo del evangelio, pues es el poder de Dios para la salvación de todo el que cree, del judío primeramente y también del griego. 17 Porque en el evangelio la justicia de Dios se revela por fe y para fe, como está escrito: Mas el justo por la fe vivirá.

18 Porque la ira de Dios se revela desde el cielo contra toda impiedad e injusticia de los hombres, que con injusticia restringen la verdad. 19 Pero lo que se conoce acerca de Dios es evidente dentro de ellos, pues Dios se lo hizo evidente. 20 Porque desde la creación del mundo, Sus atributos invisibles, Su eterno poder y divinidad, se han visto con toda claridad, siendo entendidos por medio de lo creado, de manera que ellos no tienen excusa.

21 Pues aunque conocían a Dios, no lo honraron como a Dios ni le dieron gracias, sino que se hicieron vanos en sus razonamientos y su necio corazón fue entenebrecido. 22 Profesando ser sabios, se volvieron necios, 23 y cambiaron la gloria del Dios incorruptible por una imagen en forma de hombre corruptible, de aves, de cuadrúpedos y de reptiles.

24 Por lo cual Dios los entregó a la impureza en la lujuria de sus corazones, de modo que deshonraron entre sí sus propios cuerpos. 25 Porque ellos cambiaron la verdad de Dios por la mentira, y adoraron y sirvieron a la criatura en lugar del Creador, quien es bendito por los siglos. Amén.

26 Por esta razón Dios los entregó a pasiones degradantes; porque sus mujeres cambiaron la función natural por la que es contra la naturaleza. 27 De la misma manera también los hombres, abandonando el uso natural de la mujer, se encendieron en su lujuria unos con otros, cometiendo hechos vergonzosos hombres con hombres, y recibiendo en sí mismos el castigo correspondiente a su extravío.

28 Y así como ellos no tuvieron a bien reconocer a Dios, Dios los entregó a una mente depravada, para que hicieran las cosas que no convienen. 29 Están llenos de toda injusticia, maldad, avaricia y malicia, llenos de envidia, homicidios, pleitos, engaños, y malignidad. Son chismosos, 30 detractores, aborrecedores de Dios, insolentes, soberbios, jactanciosos, inventores de lo malo, desobedientes a los padres, 31 sin entendimiento, indignos de confianza, sin amor, despiadados. 32 Ellos, aunque conocen el decreto de Dios que los que practican tales cosas son dignos de muerte, no solo las hacen, sino que también dan su aprobación a los que las practican.

(NBLA)

Analiza las siguientes preguntas con otra persona o úsalas para profundizar en la Palabra de Dios.

1En tu propia vida, ¿cuándo has experimentado amar a alguien y, al mismo tiempo, odiar lo que lo destruye?
2¿Te resulta difícil creer que Dios pueda estar enojado? ¿Por qué sí o por qué no?
3¿Cómo se expresa la ira de Dios en el mundo actual, según la Biblia?
4¿Cómo responderías a una persona que dice: "Dios se ha olvidado de mí"?
5"Ahora, pues, no hay condenación para los que están en Cristo Jesús" (Romanos 8:1). ¿Cómo responderías a esta sorprendente verdad?
Próxima sesión

Detalles

ESCRITURA Romanos 1:16–32

Conéctate con nosotros

Suscríbete al boletín de Abre la Biblia para recibir recursos para inspirarte y desafiarte a abrir la Biblia.

Nombre(Obligatorio)