La Caminata Image

La Caminata

Cristo

Juan 20:19–31

Cristo - Enseñanza (audio)

Imagina que te encuentras en una ciudad desconocida y que has perdido tu teléfono móvil, necesitas llegar a un lugar en el que nunca has estado y no sabes cómo llegar. Hay dos maneras de proceder:

En primer lugar, puedes preguntar cómo llegar. Alguien podría decirte que tienes que tomar el autobús número 29, bajarte en la segunda parada después de la antigua cementera, tomar la tercera calle a la izquierda, pasar el puente, cruzar el campo, atravesar el paso subterráneo y luego está a tu derecha.

Una segunda opción sería tomar un taxi, le pedirías al conductor que te llevara a tu destino y te subirías.

Supongamos, en el primer caso, que justo después de subir al autobús, el hombre que te ha dado las instrucciones sufre un infarto y muere. Este triste suceso no obstaculizará tu viaje porque ya tienes las instrucciones. Pero supongamos que vas en el taxi y, justo cuando pasas por la antigua cementera, el conductor sufre un infarto y muere. Ahora estás completamente atascado, no sabes el camino a tu destino, y la persona en la que confiabas no puede llevarte hasta allí.

El corazón del cristianismo no reside en un conjunto de instrucciones, sino en la capacidad de Jesús para llevarnos al cielo. No son las enseñanzas del Nuevo Testamento las que te salvarán; es Jesucristo quien te salvará. El cristianismo se sostiene o cae con la capacidad de Jesús de hacer lo que prometió.

Jesús nos dice que puede llevarnos al Padre, y cuando, como el taxista, nos invita a «subir», nos enfrentamos a una decisión: ¿Estoy dispuesto a apostar mi destino por Él? 

Tú eres el jurado

El Evangelio de Juan se escribió «para que ustedes crean que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios; y para que al creer, tengan vida en Su nombre» (Juan 20:31).

Imagina que estás en un jurado en un tribunal de justicia. El apóstol Juan quiere presentarles ciertas pruebas y, cuando termine, los buscará para que den su veredicto.

Juan no está tratando de intimidarte, ni está jugando con tus emociones, te está presentando las pruebas que ha visto y oído como testigo directo de la vida, muerte y resurrección de Jesús. Todo lo que pide es que escuches la evidencia. «Vengan y vean» (Juan 1:46).

Jesús es el Cristo

Si te pidieran que resumieras el núcleo de la fe cristiana en una frase, ¿qué dirías? Juan resume la esencia de la fe en sólo cuatro palabras: «Jesús es el Cristo» (20:31). Por eso es importante que sepamos qué significa el nombre de Cristo. Sabemos que nuestro Señor recibió el nombre de nacimiento de Jesús, así que ¿por qué le llamamos Jesucristo?

Nuestra palabra en español, Cristo, viene de la palabra griega Christos, que significa «Mesías» o «Ungido». Cristo es un título que se refiere al prometido, que sería ungido por Dios, y un rápido repaso a las personas que fueron ungidas en el Antiguo Testamento nos ayudará a entender su significado.

A lo largo de la historia bíblica, Dios se revela para que le conozcamos, nos reconcilia consigo mismo para que acudamos a Él, y gobierna el mundo para que se cumplan Sus propósitos. En el Antiguo Testamento, ciertas personas fueron «ungidas» como señal de que Dios las usaría de una de estas maneras: eran profetas, sacerdotes y reyes.

A medida que avanzaba la historia del Antiguo Testamento, crecía la expectativa de que un día Dios enviaría a un ungido por excelencia al mundo. Pero como el ungido de Dios podía ser un profeta, un sacerdote o un rey, es fácil entender cómo se desarrollaron diferentes expectativas respecto al Mesías. Algunos pensaban que sería un profeta, que llamaría al pueblo a la justicia; otros buscaban un sacerdote que restaurara el culto auténtico y otros estaban convencidos de que el Mesías sería un luchador por la libertad que lideraría un levantamiento político y liberaría al pueblo de Dios de la opresión del Imperio Romano.

Pero cuando Jesucristo vino al mundo, cumplió no uno, sino todos los oficios del Antiguo Testamento. Dios Padre le dijo a Su Hijo: «Ve y sé su profeta, ve y sé su sacerdote, ve y sé su rey». Jesucristo es el ungido de Dios, y Juan expone la evidencia para mostrarnos que Él es quien revela la verdad de Dios, reconcilia a los hombres y mujeres con Dios, y triunfa sobre los enemigos de Dios.

Examinar las pruebas

Juan expone las pruebas de que Jesús es el Cristo. Es el profeta que conoce los secretos de cada corazón y de cada vida. Él conocía la verdad oculta de una mujer samaritana; al encontrarse con Jesús, dijo a sus amigos: » Vengan, vean a un hombre que me ha dicho todo lo que yo he hecho” (Juan 4:29). Pero Jesús es más que un profeta. Cuando la mujer dijo: «Sé que el Mesías viene (el que es llamado Cristo)» (4:25), Jesús le dijo: «Yo soy, el que habla contigo» (4:26).

Jesús es el sacerdote que entrega Su vida como sacrificio por nuestros pecados. Juan el Bautista identificó a Jesús como «el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo» (1:29). Pero Jesús es más que un sacerdote. Cuando Andrés, uno de los discípulos de Juan, empezó a seguir a Jesús, le dijo a su hermano Pedro: «Hemos encontrado al Mesías» (que significa Cristo) (1:41).

Jesús es el rey que nos libra de nuestros enemigos. Un día llegó a la tumba de Lázaro, que había muerto cuatro días antes. Jesús dijo: «Yo soy la resurrección y la vida» (11:25), y preguntó a la hermana del muerto si creía en ello. «Sí, Señor», dijo ella, «creo que Tú eres el Cristo, el Hijo de Dios, que viene al mundo» (11:27). Jesús «gritó a gran voz: «Lázaro, sal» (11:43) y Lázaro «que había muerto, salió» (11:44). Jesús es el rey que puede liberarnos de la tiranía de la muerte y del infierno.

Cuando sepamos que Jesús es profeta, sacerdote y rey, entenderemos lo que significa tener fe en Él. Así que creer en Jesús significa que confiamos en lo que Él dice como profeta y tomamos Su palabra como verdad. Significa que confiamos en Él como sacerdote para llevarnos a la presencia de Dios. Significa que nos sometemos a Él como rey, para vivir bajo Su autoridad y gobierno.

Vida abundante

Cuando crees que Jesús es el Cristo, tu vida será completamente diferente. Al creer tendrás «vida en Su nombre» (20:31). Jesús habló de una vida abundante que sólo Él puede dar: «He venido para que tengan vida y la tengan en abundancia» (10:10). ¿Qué significa esto?

Al principio de la historia bíblica, Adán y Eva disfrutaban de una vida libre de miedo y frustración, realizaban un trabajo significativo en un entorno hermoso. Pero, sobre todo, disfrutaban de la presencia y la compañía de Dios, que caminaba con ellos en el jardín. Tenían una vida abundante, pero la perdieron, y nosotros nunca hemos conocido lo que ellos disfrutaron.

Jesús vino a librarnos de este mundo caído con todas sus enfermedades, peligros, desastres y muerte, y a llevarnos a una vida abundante que comienza ahora y continuará para siempre. Es creyendo en Jesús que tenemos esta vida en Su nombre.

Algo magnífico

Hace algún tiempo, Karen y yo tuvimos la oportunidad de escuchar a la Orquesta Sinfónica de Chicago con un solista invitado. Estaban tocando a Tchaikovsky, y fue magnífico.

El solista tocó como si su arco fuera a incendiar su violín, y al final, el público se levantó en una ovación, fue irresistible. Los aplausos no cesaron, y cuando no se calmaron, el solista levantó su violín y nos regaló un bis. Eso nos volvió locos.

Cuando salimos para el intermedio, nuestros espíritus estaban elevados, y el público estallaba de alegría, pero en el vestíbulo, un anciano parecía molesto por el bis. Mientras pasábamos, le oí decir: «Llevo treinta años viniendo aquí y nunca había visto esto, no me gusta», dijo. «¡No veo ninguna razón para ello!»

Tuve que contenerme. Aquí estaba un hombre que había estado en presencia de algo magnífico, que había levantado a cientos de personas a su alrededor, y no veía nada fuera de lo normal. ¿Qué le pasaba a este hombre?

En nuestro viaje por los Evangelios, hemos estado en presencia de algo verdaderamente magnífico. Hemos visto el impresionante plan de Dios, en el que el Hijo de Dios se hizo carne, se enfrentó a nuestro enemigo, entregó Su vida como sacrificio, resucitó de entre los muertos y ascendió al cielo, para que pudiéramos obtener la vida eterna mediante la fe en Su nombre.

Nada sería más trágico que alguien se enfrente a las afirmaciones de Cristo y a la oferta del Evangelio y se vaya como si no hubiera escuchado nada fuera de lo normal. Los Evangelios fueron escritos «para que ustedes crean que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios; y para que al creer, tengan vida en Su nombre» (20:31).

Esto es lo que descubrimos hoy:

El nombre Cristo significa «Mesías» o «Ungido». En el Antiguo Testamento, Dios ungió a profetas, sacerdotes y reyes para impulsar Sus propósitos en el mundo, el cual señalaba a Uno que cumpliría lo que ellos sólo podían ilustrar.

Los Evangelios nos dan la evidencia de que Jesús es el Cristo y nos muestran cómo cumple de manera única los antiguos papeles de profeta, sacerdote y rey. El centro de la historia es que Dios tomó carne humana en la persona de Jesús, y es a través de Él que se cumplen todas las promesas de Dios.

Juan 20:19–31

19 Al atardecer de aquel día, el primero de la semana, y estando cerradas las puertas del lugar donde los discípulos se encontraban por miedo a los judíos, Jesús vino y se puso en medio de ellos, y les dijo*: «Paz a ustedes». 20 Y diciendo esto, les mostró las manos y el costado. Entonces los discípulos se regocijaron al ver al Señor. 21 Jesús les dijo otra vez: «Paz a ustedes; como el Padre me ha enviado, así también Yo los envío».

22 Después de decir esto, sopló sobre ellos y les dijo*: «Reciban el Espíritu Santo. 23 A quienes perdonen los pecados, estos les son perdonados; a quienes retengan los pecados, estos les son retenidos».

24 Tomás, uno de los doce, llamado el Dídimo, no estaba con ellos cuando Jesús vino. 25 Entonces los otros discípulos le decían: «¡Hemos visto al Señor!». Pero él les dijo: «Si no veo en Sus manos la señal de los clavos, y meto el dedo en el lugar de los clavos, y pongo la mano en Su costado, no creeré».

26 Ocho días después, Sus discípulos estaban otra vez dentro, y Tomás con ellos. Estando las puertas cerradas, Jesús vino* y se puso en medio de ellos, y dijo: «Paz a ustedes». 27 Luego dijo* a Tomás: «Acerca aquí tu dedo, y mira Mis manos; extiende aquí tu mano y métela en Mi costado; y no seas incrédulo, sino creyente». 28 «¡Señor mío y Dios mío!», le dijo Tomás. 29 Jesús le dijo*: «¿Porque me has visto has creído? Dichosos los que no vieron, y sin embargo creyeron».

30 Y muchas otras señales hizo también Jesús en presencia de Sus discípulos, que no están escritas en este libro; 31 pero estas se han escrito para que ustedes crean que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios; y para que al creer, tengan vida en Su nombre.

(NBLA)

Analiza las siguientes preguntas con otra persona o úsalas para profundizar en la Palabra de Dios.

1Si estuvieras en el jurado, ¿qué pruebas sobre Jesús te resultarían más convincentes?
2¿Qué quiere decir la Biblia cuando afirma que "Jesús es el Cristo"?
3En tus propias palabras, ¿qué significa creer en Jesucristo?
4Si todo lo que tienes es la enseñanza de Jesús, ¿sería suficiente para entrar en el cielo? ¿Por qué sí o por qué no?
5¿En qué se diferencia la vida abundante que ofrece Jesús de la vida que normalmente experimentamos en este mundo?
Próxima sesión

Detalles

ESCRITURA Juan 20:19–31

Próximo

Poder

11:11

Conéctate con nosotros

Suscríbete al boletín de Abre la Biblia para recibir recursos para inspirarte y desafiarte a abrir la Biblia.

Nombre(Obligatorio)