La Caminata Image

La Caminata

Poder

Hechos 2:1–41

Poder - Enseñanza (audio)

El pastor informa que la lista de la iglesia es ahora de 120 miembros. No han podido conseguir un edificio, por lo que siguen reuniéndose en una sala del segundo piso que alquilan en la ciudad.

Hubo un buen espíritu en la reunión de oración y se discutió mucho sobre cómo cubrir un puesto de liderazgo que había quedado vacante. Pero, aparte de eso, no había sucedido mucho.

La tarea de llegar a su comunidad parecía estar más allá de ellos. Había muy poco dinero, muy poca gente, y fuera de su lugar de reunión, una cultura que tenía muy poco espacio para su mensaje. Así estaba la iglesia al principio del libro de los Hechos.

Pero en el día de Pentecostés, el Espíritu Santo fue derramado sobre los primeros creyentes, y después de eso, la iglesia fue completamente diferente.

Un sonido como el viento

«Y de repente vino del cielo un ruido como el de una ráfaga de viento impetuoso que llenó toda la casa donde estaban sentados» (2:2). Piensa en un velocista olímpico, grandes bocanadas de aire pulsan a través de su pecho mientras el aliento llena sus pulmones y energiza su cuerpo. Eso es lo que ocurrió en Pentecostés. 

En el mundo antiguo, muchas lenguas usaban la misma palabra para «viento», «aliento» y «espíritu». El sonido del viento es similar al del aliento, sólo que es mucho más fuerte y dura más tiempo.

Cuando se encuentra algo inusual en la Biblia, es útil preguntarse: «¿Dónde hemos encontrado algo así antes?». Y si preguntamos «¿Dónde hemos encontrado antes el sonido del viento o de la respiración?», hay dos respuestas obvias.

Al principio de la historia bíblica, leemos que Dios sopló vida a Adán. Dios dio forma a un cadáver sin vida a partir del polvo de la tierra, luego Dios sopló aire en este esqueleto. Dios dio a Adán el beso de la vida, y el primer hombre se convirtió en un ser vivo.

Luego, antes de ascender al cielo, Jesús sopló sobre los discípulos y les dijo: «Reciban el Espíritu Santo» (Juan 20:22). Al hacer esto, Jesús estaba anticipando lo que sucedería el día de Pentecostés. Por eso, cuando los discípulos oyeron un sonido como el del viento que soplaba unos días después, lo asociaron inmediatamente con el sonido de la respiración de Jesús sobre ellos, y reconocieron que era el cumplimiento de lo que Jesús había prometido.

Grandes bolas de fuego

Después de escuchar el sonido del viento fuerte, «se les aparecieron lenguas como de fuego que, repartiéndose, se posaron sobre cada uno de ellos» (Hechos 2:3).

Una gran bola o columna de fuego apareció sobre los creyentes reunidos. A medida que el fuego se acercaba, se dividía en llamas individuales o «lenguas como de fuego», de modo que una llama se posaba sobre cada persona de la sala. Lo sorprendente fue que ninguno de ellos se quemó.

Una vez más, la mejor manera de entender esto es preguntar en qué parte de la Biblia hemos visto algo parecido antes. En el Antiguo Testamento, Dios se le apareció a Moisés en llamas de fuego que descansaban sobre una zarza que no se quemó y le encargó que sacara al pueblo de Dios de su esclavitud en Egipto. Ahora Dios venía en el fuego para dar una nueva comisión a Su iglesia.

Trata de imaginarte a ti mismo entre las 120 personas cuando el fuego cayó. Miras hacia arriba y ves el fuego sobre ti descendiendo lentamente sobre el centro de la sala. Te das cuenta de lo que está sucediendo: la presencia de Dios está llegando a Su pueblo. Te invade una sensación de asombro, el Dios que se le apareció a Moisés está dando a conocer Su presencia de nuevo, y tú estás allí en la sala.

Recuerdas que cuando el fuego vino a Moisés, él fue comisionado para avanzar en el propósito de Dios. Así que te preguntas, ¿sobre quién se posarán las llamas ahora? ¿Serán Pedro, Santiago, Juan, o quizás los tres? O tal vez sobre todos los apóstoles.

Pero al mirar hacia arriba, te das cuenta de que una de las llamas viene hacia ti. Miras alrededor de la sala, ¡y una llama se posa sobre cada persona! Dios está comisionando a cada creyente para avanzar en Su propósito en el mundo.

En el Antiguo Testamento, los profetas, sacerdotes y reyes fueron ungidos por Dios para el ministerio. Pero en el Nuevo Testamento, el fuego de Dios cae no sólo sobre Pedro, Santiago y Juan, sino también sobre creyentes sin nombre que nunca aspiraron a posiciones de liderazgo. El Espíritu de Dios descansa sobre todos los que aman y siguen a Jesús, y cada uno tiene un papel que desempeñar en el avance del propósito de Dios para el mundo.

Hablaron en otras lenguas

Repentina y espontáneamente, cada uno de los creyentes descubrió que era capaz de hablar en lenguas que nunca había aprendido: «Todos fueron llenos del Espíritu Santo y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les daba habilidad para expresarse» (Hechos 2:4).

Se trataba de una inversión de lo que había ocurrido mucho antes en la torre de Babel (Génesis 11:1-9). Al principio de la historia bíblica, cuando la rebelión del hombre contra Dios estaba cobrando impulso, los hombres construyeron una ciudad con una torre que proclamaría su grandeza y les proporcionaría seguridad. Dios bajó y rompió el impulso del reino impío del hombre introduciendo la confusión de las múltiples lenguas en la raza humana.

Imagina que al llegar al edificio una mañana, un compañero te habla y no puedes entenderle. Cuando hace su pausa para comer, se encuentra con que toda la plantilla está confundida porque la gente balbucea sonidos incomprensibles.

Finalmente, para tu gran alivio, encuentras a otra persona que habla tu idioma. «Me alegro mucho de encontrar a alguien que hable con sentido común», dices. «¡Todos los demás balbucean!».

Por toda la obra se reúnen pequeños grupos de personas, unidos por la identidad de una lengua común. Todos llegan a la misma conclusión: es hora de abandonar este manicomio y hacer una nueva vida con gente cuya lengua puedan entender. Así que se dispersan hacia el norte, el sur, el este y el oeste, divididos y llevando consigo las semillas de un futuro conflicto.

En Babel, las lenguas fueron un signo del juicio de Dios sobre la rebelión del hombre, las lenguas trajeron confusión. La gente ya no podía comunicarse, y por eso estaba dividida, pero el Día de Pentecostés fue exactamente lo contrario. Personas de todas las naciones bajo el cielo se reunieron en Jerusalén (Hechos 2:5) y cuando vino el Espíritu de Dios, los creyentes se encontraron hablando espontáneamente en lenguas que nunca habían aprendido, para que personas de todo el mundo pudieran oír y entender las buenas noticias de Jesucristo.

En Babel, las lenguas fueron un juicio de Dios que llevó a la confusión y a la dispersión de la gente; en Pentecostés, las lenguas fueron una bendición de Dios que llevó a la comprensión y a la reunión de la gente. En Babel, Dios utilizó la maldición de las lenguas para frenar el avance de la ciudad de los hombres; en Pentecostés, Dios utilizó el don de la lengua para acelerar el avance del reino de Cristo.

El propósito de Dios era comunicar las buenas nuevas de Jesús a personas de todos los grupos de la faz de la tierra. El idioma no sería una barrera para el evangelio.

El día de Pentecostés nació una iglesia orientada a la misión. Dios sopló vida en Su pueblo, Su presencia vino y se posó sobre ellos, mientras los equipaba para avanzar en Su propósito en el mundo.

La multitud se asombró al escuchar a la gente declarar las poderosas obras de Dios en sus propios idiomas (2:11), no podían entender lo que estaba pasando, así que Pedro llamó a la multitud al orden. Les dijo que Jesús, que había sido crucificado, había resucitado de entre los muertos, estaba siendo exaltado a la diestra del Padre y ahora había derramado el Espíritu Santo sobre Su pueblo. Esta era la explicación de lo que la multitud estaba viendo y oyendo.

La gente creía claramente lo que Pedro había dicho sobre Jesús, así que les dijo el siguiente paso: «Arrepiéntanse y sean bautizados cada uno de ustedes en el nombre de Jesucristo para perdón de sus pecados, y recibirán el don del Espíritu Santo. Porque la promesa es para ustedes y para sus hijos y para todos los que están lejos, para tantos como el Señor nuestro Dios llame» (2:38-39).

Tres mil personas respondieron a la invitación de Pedro, y en los días siguientes, volvieron a sus casas y llevaron la buena noticia de Jesús a personas cuya lengua ya conocían.

El propósito de Dios hoy

En momentos clave de la historia bíblica, Dios dio a conocer Su presencia de forma visible. Llamamos a estas ocasiones teofanías, y son de gran importancia porque en ellas vemos que Dios hace por algunas personas de forma visible lo que hace por todo Su pueblo de forma invisible.

En el día de Pentecostés, Dios nos enseñó a través del viento, el fuego y las lenguas lo que siempre quiere hacer entre Su pueblo. Dios nos da Su poder y presencia y nos envía a llevar el evangelio a todas las personas.

Dios da Su Espíritu, no sólo a los líderes, sino a todo Su pueblo. La presencia y el poder de Dios Todopoderoso descansa sobre cada creyente en el Señor Jesucristo.

Esto es lo que descubrimos hoy:

Cada cristiano, y cada iglesia, tiene un papel que desempeñar en el gran propósito de Dios de bendecir a las personas de todas las naciones de la tierra. Para algunos, eso significará ir a otra cultura y aprender otro idioma para que las buenas noticias de Jesús sean conocidas; para otros, el llamado de Dios será encontrar nuestra voz en el idioma que Dios ya nos ha dado.

Dios pone maravillosamente grupos de personas alrededor de cada creyente para que podamos comunicar las buenas noticias de Jesús en su idioma. Tal vez puedas hablar el idioma de los estudiantes de secundaria o de los niños, Dios te ha conectado de una manera que hace posible que te comuniques con un determinado grupo de personas. Averigua quiénes son, métete entre ellos y háblales de Jesús.

Hechos 2:1–41

1 Cuando llegó el día de Pentecostés, estaban todos juntos en un mismo lugar, y de repente vino del cielo un ruido como el de una ráfaga de viento impetuoso que llenó toda la casa donde estaban sentados. Se les aparecieron lenguas como de fuego que, repartiéndose, se posaron sobre cada uno de ellos. Todos fueron llenos del Espíritu Santo y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les daba habilidad para expresarse.

Había judíos que moraban en Jerusalén, hombres piadosos, procedentes de todas las naciones bajo el cielo. Al ocurrir este estruendo, la multitud se juntó; y estaban desconcertados porque cada uno los oía hablar en su propia lengua.

Estaban asombrados y se maravillaban, diciendo: «Miren, ¿no son galileos todos estos que están hablando? ¿Cómo es que cada uno de nosotros los oímos hablar en nuestra lengua en la que hemos nacido? Partos, medos y elamitas, habitantes de Mesopotamia, Judea y Capadocia, del Ponto y de Asia, 10 de Frigia y de Panfilia, de Egipto y de las regiones de Libia alrededor de Cirene, viajeros de Roma, tanto judíos como prosélitos, 11 cretenses y árabes, los oímos hablar en nuestros propios idiomas de las maravillas de Dios».

12 Todos estaban asombrados y perplejos, diciéndose unos a otros: «¿Qué quiere decir esto?». 13 Pero otros se burlaban y decían: «Están borrachos».

14 Entonces Pedro, poniéndose en pie con los once apóstoles, alzó la voz y les declaró: «Hombres de Judea y todos los que viven en Jerusalén, sea esto de su conocimiento y presten atención a mis palabras. 15 Porque estos no están borrachos como ustedes suponen, pues apenas es la hora tercera; 16 sino que esto es lo que fue dicho por medio del profeta Joel:

17 “Y sucederá en los Últimos días”, dice Dios,
Que derramaré de Mi Espíritu sobre toda carne;
Y sus hijos y sus hijas profetizarán,
Sus jóvenes verán visiones,
Y sus ancianos soñarán sueños;
18 Y aun sobre Mis siervos y sobre Mis siervas
Derramaré de Mi Espíritu en esos días,
Y profetizarán.
19 mostraré prodigios arriba en el cielo
Y señales abajo en la tierra:
Sangre, fuego y columna de humo.
20 El sol se convertirá en tinieblas
Y la luna en sangre,
Antes que venga el día grande y glorioso del Señor.
21 sucederá que todo aquel que invoque el nombre del Señor será salvo”.

22 »Hombres de Israel, escuchen estas palabras: Jesús el Nazareno, varón confirmado por Dios entre ustedes con milagros, prodigios y señales que Dios hizo en medio de ustedes a través de Él, tal como ustedes mismos saben. 23 Este fue entregado por el plan predeterminado y el previo conocimiento de Dios, y ustedes lo clavaron en una cruz por manos de impíos y lo mataron. 24 Pero Dios lo resucitó, poniendo fin a la agonía de la muerte, puesto que no era posible que Él quedara bajo el dominio de ella. 25 Porque David dice de Él:

Veía siempre al Señor en mi presencia;
Pues está a mi diestra para que yo no sea sacudido.
26 Por lo cual mi corazón se alegró y mi lengua se regocijó;
Y aun hasta mi carne descansará en esperanza;
27 Pues Tú no abandonarás mi alma en el Hades,
Ni permitirás que Tu Santo vea corrupción.
28 Me has hecho conocer los caminos de la vida;
Me llenarás de gozo con Tu presencia”.

29 »Hermanos, del patriarca David les puedo decir con franqueza que murió y fue sepultado, y su sepulcro está entre nosotros hasta el día de hoy. 30 Pero siendo profeta, y sabiendo que Dios le había jurado sentar a uno de sus descendientes en su trono, 31 miró hacia el futuro y habló de la resurrección de Cristo, que ni fue abandonado en el Hadesni Su carne sufrió corrupción.

32 »A este Jesús resucitó Dios, de lo cual todos nosotros somos testigos. 33 Así que, exaltado a la diestra de Dios, y habiendo recibido del Padre la promesa del Espíritu Santo, ha derramado esto que ustedes ven y oyen. 34 Porque David no ascendió a los cielos, pero él mismo dice:

Dijo el Señor a mi Señor:
Siéntate a Mi diestra,
35 Hasta que ponga a Tus enemigos por estrado de Tus pies’”.

36 Sepa, pues, con certeza toda la casa de Israel, que a este Jesús a quien ustedes crucificaron, Dios lo ha hecho Señor y Cristo».

37 Al oír esto, conmovidos profundamente, dijeron a Pedro y a los demás apóstoles: «Hermanos, ¿qué haremos?». 38 Entonces Pedro les dijo: «Arrepiéntanse y sean bautizados cada uno de ustedes en el nombre de Jesucristo para perdón de sus pecados, y recibirán el don del Espíritu Santo. 39 Porque la promesa es para ustedes y para sus hijos y para todos los que están lejos, para tantos como el Señor nuestro Dios llame».

40 Y Pedro, con muchas otras palabras testificaba solemnemente y les exhortaba diciendo: «Sean salvos de esta perversa generación». 41 Entonces los que habían recibido su palabra fueron bautizados; y se añadieron aquel día como 3,000 almas.

(NBLA)

Analiza las siguientes preguntas con otra persona o úsalas para profundizar en la Palabra de Dios.

1¿Qué transformó a los primeros creyentes? ¿Cómo explica la Biblia que tan pocas personas pudieran tener un impacto tan grande en el mundo que les rodeaba?
2¿Por qué se da el Espíritu Santo a cada creyente?
3¿Por qué se les dio a los creyentes la capacidad de hablar en otras lenguas cuando el Espíritu fue derramado sobre ellos en el Día de Pentecostés?
4¿Qué diferencia ha hecho la presencia del Espíritu Santo en tu vida? O ¿qué diferencia haría la presencia del Espíritu Santo en tu vida?
5¿Qué dos cosas le dijo Pedro a la gente que hiciera como respuesta al escuchar el mensaje del Evangelio? ¿Qué dos cosas prometió que les sucederían como resultado?
Próxima sesión

Detalles

ESCRITURA Hechos 2:1–41

Conéctate con nosotros

Suscríbete al boletín de Abre la Biblia para recibir recursos para inspirarte y desafiarte a abrir la Biblia.

Nombre(Obligatorio)