La Caminata Image

La Caminata

Crucificado

Lucas 23:26–49

Crucificado - Enseñanza (audio)

El día en que Jesús murió fue el más oscuro de la historia de la humanidad y, sin embargo, fue el día en que se cumplió el plan de salvación de Dios. Nuestro pecado alcanzó su máximo horror y su más terrible expresión en la cruz. Habiendo desobedecido los mandatos de Dios, ahora estábamos crucificando al Hijo de Dios.

Si alguna vez hubo un momento en la historia de la humanidad en el que el juicio de Dios tenía que caer, era éste. Pero Jesús gritó: «Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen» (23:34).

Cristo sabía que el juicio de Dios llegaría ese día, pero estaba diciendo: «No dejes que caiga sobre ellos, que caiga sobre Mí… y sólo sobre Mí. Deja que Yo sea el pararrayos de Tu juicio sobre su pecado». Así como Dios había perdonado a Adán cuando la maldición cayó sobre la tierra, ahora Dios perdonó a los que estaban alrededor de la cruz, ya que Su juicio por sus pecados y por los nuestros cayó sobre Jesús.

Este es el corazón del evangelio. Jesús estuvo bajo el juicio de Dios por nuestros pecados, invocó al Padre para que desviara el castigo de nosotros, y lo absorbió en Sí mismo. Así es como se libera el perdón.

Cuando Jesús oró: «Padre, perdónalos», Su oración incluía a los sacerdotes que lo condenaron, a las multitudes que se burlaron de él y a los soldados que lo crucificaron. También incluía a los discípulos que le abandonaron y a los creyentes del Antiguo Testamento que le habían esperado.

La oración de Jesús cubría el pecado de cada persona que se acercaba a Él. Y si Su oración pudo cubrir los pecados de los que lo clavaron en la cruz, es lo suficientemente grande como para cubrir también todos tus pecados.

Se abre el paraíso

A pocos metros de Jesús había un hombre que había desperdiciado su vida de forma trágica. Habiendo seguido una vida de crimen, se había enfrentado a la justicia humana y ahora estaba pagando el precio. Pronto la muerte aliviaría su sufrimiento, pero entonces entraría en la presencia de Dios, donde se enfrentaría a la justicia divina. Su situación parecía desesperada.

Este hombre no sabía mucho sobre Jesús. Poco antes, se había unido a otro criminal para ridiculizar las afirmaciones de Jesús, pero al acercarse la muerte, algo cambió. Parecía tener una nueva conciencia de lo que significaría para un pecador entrar en la presencia de Dios. Ridiculizar a Jesús ya no parecía apropiado.

Cuando Jesús fue crucificado, oró para que los que lo clavaron en la cruz fueran perdonados. Tal vez, pensó el hombre, si Jesús pudo perdonar a esos soldados, también podría perdonarme a mí. Así que se dirigió a Jesús y le dijo: «Jesús, acuérdate de mí cuando vengas en Tu reino» (23:42). Y Jesús le respondió: «En verdad te digo: hoy estarás conmigo en el paraíso» (23:43).

El paraíso. La vida de este hombre había sido una serie de elecciones desastrosas, pero Jesús le prometió un traslado inmediato, a través de la muerte, a una vida de alegría sin fin. Antes de que terminara el día, Jesús lo llevaría a la presencia de Dios. De repente, este hombre, para quien el mundo no tenía nada, descubrió que, gracias a Jesús, estaba a punto de entrar en la mayor alegría que un ser humano puede conocer.

La historia de este hombre es un ejemplo impresionante de lo que Jesucristo es capaz de hacer por cualquier persona que se dirija a Él con fe y arrepentimiento, no importa lo tarde que sea. El cielo es la casa de Cristo. Él tiene las llaves, y lo abre a todos los que se vuelven a Él en arrepentimiento y fe, sin importar lo que hayan hecho.

Lo que sufrió Jesús

Jesús fue crucificado a las nueve de la mañana, y durante las primeras tres horas de Su sufrimiento, oró por Sus enemigos y respondió a la oración de un criminal que se acercó a Él con fe. Luego, al mediodía, «hubo oscuridad sobre toda la tierra» (23:44), y durante las tres horas siguientes Cristo entró en el corazón de Sus sufrimientos.

Lo que ocurrió en las tinieblas está más allá de nuestra comprensión, pero hay algunas cosas que sabemos porque Dios nos lo ha dicho.

Jesús llevó nuestros pecados cuando murió en la cruz. «Él… llevó nuestros pecados en Su cuerpo sobre la cruz» (1 Pedro 2:24). «Al que no conoció pecado, lo hizo pecado por nosotros» (2 Corintios 5:21). «El SEÑOR hizo que cayera sobre Él la iniquidad de todos nosotros» (Isaías 53:6). Jesús cargó con tus pecados en Su muerte, para que tú no los cargaras en la tuya.

Llevar nuestros pecados significó que Jesús soportó el castigo que nos correspondía: «el castigo, por nuestra paz, cayó sobre Él» (Isaías 53:5). Jesús soportó todo lo que es el infierno en la cruz. Estuvo en un sufrimiento consciente, en la más negra oscuridad, rodeado de poderes demoníacos, llevó la culpa del pecado, absorbió la ira divina, y soportó todo esto solo, separado del consuelo del amor del Padre.

A menudo se habla de si el infierno es real o no. El infierno es tan real como la cruz. Cristo entró en todas las dimensiones del infierno en las tinieblas, y lo hizo para que tú nunca supieras cómo es el infierno.

En lo más profundo de Su sufrimiento, Jesús gritó: «Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?» (Mateo 27:46). No hay palabras que puedan expresar la profundidad de este sufrimiento. Dios Padre y Dios Hijo siempre han compartido una vida, un amor, un propósito y una voluntad, pero cuando el Hijo de Dios se convirtió en nuestro portador del pecado, los consuelos del amor del Padre estaban fuera de Su alcance. Estaba completamente solo, suspendido entre el cielo y la tierra, y rechazado por ambos.

Cómo murió Jesús

Después de tres horas, el juicio derramado sobre Jesús se agotó. La justicia fue satisfecha y Jesús gritó triunfante: «Consumado es» (Juan 19:30). El justo juicio de Dios por nuestro pecado cayó sobre Jesús. Él lo absorbió. Lo agotó. El infierno se consumió en Jesús para todos los que confían en Él.

Habiendo liberado el perdón y abierto el paraíso al ofrecerse a Sí mismo como sacrificio por nuestros pecados, Jesús había completado todo lo que el Padre le había dado para hacer. La batalla había terminado y la victoria estaba ganada. Lo único que faltaba era que Jesús entregara Su vida. Y gritó en voz alta: «¡Padre, en Tus manos encomiendo Mi espíritu!». (Lucas 23:46). 

Cuando alguien muere, sus fuerzas disminuyen y su voz se debilita. Nadie habla en voz alta en el momento de la muerte. Pero Jesús lo hizo.

Jesús no se sintió abrumado por la muerte. Dijo: «Nadie me la quita [mi vida]. . . Tengo autoridad para ponerla, y tengo autoridad para volver a tomarla» (Juan 10:18). La vida de Cristo no fue tomada, fue dada. Se entregó por nosotros (Gálatas 2:20).

La Biblia habla de la muerte como un valle oscuro que todos tenemos que atravesar. Los valles oscuros son lugares que dan miedo, especialmente si los enemigos se esconden allí. Pero Cristo ha atravesado el valle de la muerte y ha eliminado a los enemigos. La muerte sigue siendo un lugar oscuro, pero es un lugar seguro para todos los que pertenecen a Jesús.

Si estás en Cristo, cuando te llegue el momento de la muerte, podrás decir con Jesús: «Padre, en Tus manos encomiendo mi espíritu». Y estarás seguro en las manos del Padre. La muerte no te llevará a la inconsciencia ni a un largo período de preparación. Si estás en Cristo, estar lejos del cuerpo es estar en casa con el Señor (2 Corintios 5:8). 

Por qué Jesús murió en la cruz

Muchas personas van por la vida con la sensación de que Dios está en contra de ellos. Pero esto es lo que debes saber: Jesús no vino al mundo y murió en la cruz para que el Padre te ame, Él vino al mundo y murió en la cruz porque el Padre te ama.

Una forma de medir el amor de Dios por ti sería hacer una lista de las alegrías y bendiciones de tu vida. Así, si tienes buena salud, estás rodeado de gente que te quiere y tienes un trabajo que te gusta, puedes alegrarte de estos regalos como señales de Su amor.

¿Pero qué pasa si pierdes ese gran trabajo? ¿O qué pasa si alguien de tu familia se enferma? ¿O si una persona que amas pierde el interés en ti? ¿Cómo sabrás entonces que Dios te ama?

Si intentas discernir el amor de Dios a partir de tu experiencia, siempre estarás confundido. Cuando lleguen las bendiciones, sentirás que Dios te ama. Cuando vengan las dificultades, sentirás que Él debe estar en contra tuya, y perderás el sentido de Su amor cuando más lo necesites.

Tu experiencia de vida en este mundo caído siempre será confusa. Por eso debemos caminar por fe, no por vista. Si mides el amor de Dios por tu experiencia de la vida en este mundo, nunca podrás llegar a la conclusión definitiva de que Dios te ama.

Así es como puedes saber con seguridad que Dios te ama: Él dio a su Hijo por ti. «Dios muestra Su amor por nosotros en que, siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros» (Romanos 5:8). «En esto se manifestó el amor de Dios en nosotros: en que Dios ha enviado a Su Hijo unigénito al mundo para que vivamos por medio de Él» (1 Juan 4:9). 

Esto es lo que descubrimos hoy:

Todo lo que Dios había planeado hacer desde el principio de los tiempos se cumplió en la cruz. Jesús cargó con nuestro pecado, soportó nuestro infierno y fue abandonado por el Padre. A través de Su sufrimiento, compró nuestro perdón, nos reconcilió con Dios y aseguró nuestra entrada al cielo. 

Si alguna vez dudas del amor de Dios por ti, mira la cruz: «Porque de tal manera amó Dios al mundo, que dio a Su Hijo unigénito, para que todo aquel que cree en Él, no se pierda, sino que tenga vida eterna» (Juan 3:16).

Lucas 23:26–49

26 Cuando lo llevaban, tomaron a un tal Simón de Cirene que venía del campo y le pusieron la cruz encima para que la llevara detrás de Jesús.

27 Y seguía a Jesús una gran multitud del pueblo y de mujeres que lloraban y se lamentaban por Él. 28 Pero Jesús, volviéndose a ellas, dijo: «Hijas de Jerusalén, no lloren por Mí; lloren más bien por ustedes mismas y por sus hijos. 29 Porque vienen días en que dirán: “Dichosas las estériles, los vientres que nunca concibieron y los senos que nunca criaron”. 30 Entonces comenzarán a decir a los montes: “Caigan sobre nosotros”; y a los collados: “Cúbrannos”. 31 Porque si en el árbol verde hacen esto, ¿qué sucederá en el seco?».

32 También llevaban a otros dos, que eran malhechores, para ser muertos con Él.

33 Cuando llegaron al lugar llamado «La Calavera», crucificaron allí a Jesús y a los malhechores, uno a la derecha y otro a la izquierda. 34 Y Jesús decía: «Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen». Y los soldados echaron suertes, repartiéndose entre sí Sus vestidos.

35 El pueblo estaba allí mirando; y aun los gobernantes se burlaban de Él, diciendo: «A otros salvó; que se salve Él mismo si Este es el Cristo de Dios, Su Escogido». 36 Los soldados también se burlaban de Jesús, y se acercaban a Él y le ofrecían vinagre, 37 diciendo: «Si Tú eres el Rey de los judíos, sálvate a Ti mismo».

38 Había también una inscripción sobre Él, que decía: «ESTE ES EL REY DE LOS JUDÍOS».

39 Uno de los malhechores que estaban colgados allí le lanzaba insultos, diciendo: «¿No eres Tú el Cristo? ¡Sálvate a Ti mismo y a nosotros!».

40 Pero el otro le contestó, y reprendiéndolo, dijo: «¿Ni siquiera temes tú a Dios a pesar de que estás bajo la misma condena? 41 Nosotros a la verdad, justamente, porque recibimos lo que merecemos por nuestros hechos; pero este nada malo ha hecho». 42 Y añadió: «Jesús, acuérdate de mí cuando vengas en Tu reino». 43 Entonces Jesús le dijo: «En verdad te digo: hoy estarás conmigo en el paraíso».

44 Era ya como la hora sexta, cuando descendieron tinieblas sobre toda la tierra hasta la hora novena, 45 al eclipsarse el sol. El velo del templo se rasgó en dos. 46 Y Jesús, clamando a gran voz, dijo: «Padre, en Tus manos encomiendo Mi espíritu». Habiendo dicho esto, expiró.

47 Al ver el centurión lo que había sucedido, glorificaba a Dios, diciendo: «Ciertamente, este hombre era inocente». 48 Todas las multitudes que se habían reunido para presenciar este espectáculo, al observar lo que había acontecido, se volvieron golpeándose el pecho. 49 Pero todos los conocidos de Jesús y las mujeres que lo habían acompañado desde Galilea, estaban a cierta distancia viendo estas cosas.

(NBLA)

Analiza las siguientes preguntas con otra persona o úsalas para profundizar en la Palabra de Dios.

1¿Qué cosas habrías visto y oído si hubieras estado allí el día en que Jesús fue crucificado?
2Cuando Jesús oró "Padre, perdónalos", ¿a quién incluyó esa oración?
3¿Crees que Jesús podría hacer por cualquiera lo que hizo por el ladrón en la cruz? ¿Por qué sí o por qué no?
4¿Qué ocurrió durante las tres horas de oscuridad mientras Jesús estaba en la cruz?
5¿Crees que Dios te ama? ¿Por qué sí o por qué no?
Próxima sesión

Detalles

ESCRITURA Lucas 23:26–49

Conéctate con nosotros

Suscríbete al boletín de Abre la Biblia para recibir recursos para inspirarte y desafiarte a abrir la Biblia.

Nombre(Obligatorio)