La Caminata Image

La Caminata

Nacido

Lucas 1:26–38

Nacido - Enseñanza (audio)

Imagínate que vives en una hermosa isla con unas vistas impresionantes. Las playas se extienden a lo largo de cientos de kilómetros, y la isla alberga una gran población. A lo largo de los años, los isleños se han preguntado a menudo qué puede haber más allá del horizonte, pero nadie ha salido nunca de la isla, por lo que nadie lo sabe realmente.

Los isleños han pasado muchas horas estudiando la fauna, las plantas, el clima y las formaciones rocosas. También han prestado mucha atención al cultivo de la vida familiar. Se han celebrado seminarios sobre cómo tener un matrimonio sano en la isla y cómo educar a los niños de la isla.

Todos los isleños descienden de náufragos que fueron arrastrados por una gran catástrofe ocurrida hace muchos años, tanto que la mayoría de los residentes apenas saben nada de ella.

En el centro de la isla hay un volcán. Algunos isleños temen que algún día entre en erupción, pero la mayoría ha llegado a la conclusión de que nunca lo hará.

Un mensaje en una botella

Una mañana, mientras paseas por la playa, ves un reflejo en la arena. Al mirar más de cerca, te das cuenta de que una botella verde ha aparecido en la orilla. Dentro encuentras un mensaje: «Viene la ayuda».

Es extraño, nunca habías visto nada parecido. «¿Ayuda? ¿Qué tipo de ayuda podría necesitarse en una isla tan hermosa?» Unas semanas después, ves otra botella, con otro mensaje: «¡La ayuda llegará pronto!» Dos botellas con el mismo mensaje. ¿De dónde habrán salido?

Los descubrimientos son extrañamente inquietantes. Al fin y al cabo, vives en una isla idílica y disfrutas de una vida muy plena y satisfactoria, pero las notas en las botellas sugieren que hay algún tipo de problema.

Tal vez haya alguien más allá del horizonte. Y tal vez él, ella o eso les diga que están en peligro y que hay un plan para hacer algo al respecto.

Pero también es posible que los mensajes hayan sido escritos por niños del otro lado de la isla. Y si arrojaron las botellas al mar, la marea podría haberlas arrastrado de nuevo.

Sea lo que sea, no puedes quitarte de la cabeza las botellas y su mensaje: «La ayuda está llegando».

El problema de los isleños

La historia de los isleños puede ayudarnos a comprender el panorama general de la Biblia. Dios los creó para que lo conocieran, lo disfrutaran y vivieran en Su presencia, pero hubo un gran desastre. El pecado rompió la relación entre el hombre y Dios, y ahora vivimos en un mundo caído, que a pesar de toda su belleza, tiene una maldición que está sobre él. Todos nos enfrentamos a muchos problemas al vivir en la isla, pero nuestro mayor problema es que la propia isla será destruida algún día.

Desde el principio, Dios prometió que la ayuda llegaría. Durante cientos de años repitió el mismo mensaje a través de los profetas del Antiguo Testamento: «No desesperes, estoy enviando ayuda. Alguien vendrá a rescatarte de un peligro que aún no comprendes del todo».

Has nacido para una tierra que nunca has visto, pero sólo podrás llegar a ella si alguien viene a rescatarte. Para eso vino Jesucristo al mundo, Él es la ayuda que Dios prometió desde el principio de la historia bíblica.

Dios toma la iniciativa

El nacimiento de Jesús fue enteramente por iniciativa de Dios. María era una joven que se preparaba para casarse con un hombre llamado José. Era virgen y Dios la había elegido como la que traería a Jesucristo al mundo. Así que envió al ángel Gabriel para decirle: «No temas, María, porque has hallado gracia delante de Dios. Concebirás en tu seno y darás a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús» (Lucas 1:30-31).

«¿Cómo será esto…?» preguntó María (1:34).

La respuesta del ángel nos lleva al corazón del mayor misterio de la Biblia: «El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso el Niño que nacerá será llamado Hijo de Dios» (1:35).

El hijo de María nació por iniciativa directa de Dios, José no tuvo nada que ver. Era un extraño, un observador pasivo de todo el acontecimiento milagroso. Si Dios no le hubiera dicho lo que estaba ocurriendo, no habría tenido la menor idea. Dios lo ignoró por completo; José no hizo ninguna contribución.

La Biblia contiene otras historias de nacimientos milagrosos. Abraham y Sara deseaban tener un hijo, y el nacimiento de Isaac fue un milagro porque ambos ya habían superado la edad de concebir hijos. Lo mismo ocurrió con Zacarías e Isabel cuando nació Juan el Bautista.

Estos niños nacieron como resultado de una intervención especial de Dios, actuando a través de la unión de un padre y una madre. Pero María era virgen, José no tuvo ninguna unión con ella antes de que el niño fuera concebido, y no tuvo ninguna unión con ella hasta después de que el niño naciera (Mateo 1:25).

La vida en el vientre de María llegó allí a través de un milagro creativo de Dios que se describe bellamente en las palabras del ángel: «El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra» (Lucas 1:35).

El Nuevo Testamento nos enseña tres verdades fundamentales sobre la identidad de Jesús: Es Dios, es hombre y es santo.

El asombroso viaje de Dios

El ángel anunció a María que su hijo sería «el Hijo del Altísimo» (Lucas 1:32). Sería «el Hijo de Dios» (1:35). Sería «Dios con nosotros» (Mateo 1:23).

Antes de nacer, Dios Hijo ya gozaba de la vida más maravillosa. Tu vida comenzó cuando fuiste concebido en el vientre de tu madre, antes de ese momento, no existías. Dios se valió de la unión de tu padre y tu madre para darte vida.

Pero con Jesús es diferente. Su vida no comenzó en el vientre de la virgen, antes de nacer en el establo, compartió la vida eterna de Dios: «En el principio ya existía el Verbo, y el Verbo estaba con Dios, y el Verbo era Dios» (Juan 1:1). El que compartía la vida del Padre vino a nosotros, no surgió de la raza humana, sino que vino a la raza humana.

La maravillosa verdad de que Jesús es Dios es una buena noticia, porque sólo Dios puede reconciliarnos con Él.

El misterio que da sentido a todo lo demás

Una vez que hemos comprendido que Jesús es Dios, es igualmente importante que comprendamos que Dios se hizo hombre. Esto no había sucedido nunca antes, y nunca ha sucedido después.

En el Antiguo Testamento, hubo muchas ocasiones en las que Dios se apareció en forma visible. Estas apariciones se llaman teofanías, y podrían compararse con un actor que se disfraza. Cuando termina la función, el actor se quita el disfraz y sale del teatro. Pero el nacimiento de Jesús fue totalmente diferente, el Hijo de Dios tomó carne humana para sí mismo. No dejó de ser Dios, pero se hizo verdaderamente hombre.

Nunca podrás entender cómo Dios pudo hacerse hombre, pero saber que lo hizo da sentido a todo lo demás. Cuando ves que Dios se hizo hombre en Jesús, Sus afirmaciones, Sus milagros y Su resurrección empiezan a encajar. 

Puesto que Jesús es «Dios con nosotros», nadie debería sorprenderse cuando nos dice que Él es el camino a Dios y que no hay otro camino. Y cuando sepas que Dios ha venido a nosotros en Jesús, puede que te sorprenda que permita que Sus enemigos le claven en una cruz, pero no te sorprenderá que resucite de entre los muertos. ¿Qué otro resultado podrías esperar?

Una nueva clase de humanidad

Jesucristo es como nosotros en todos los aspectos excepto en uno: es santo (Lucas 1:35). Esto significa que Jesús no cometió en ningún momento un solo pecado, pero significa más que eso. Era santo en Sus pensamientos, en Sus intenciones y en Su carácter. Su naturaleza era santa, no fue atraído por el pecado, y no tenía ninguna propensión interna a pecar. No ha habido nadie más en toda la historia de la humanidad de quien se pueda decir esto.

El apóstol Pablo era un hombre bueno que deseaba desesperadamente vivir una vida santa. Nació en una familia privilegiada y fue educado en las mejores escuelas. Sus padres le dieron todo lo que podía desear, excepto una cosa: no pudieron darle la santidad. La naturaleza que heredó de sus padres estaba lejos de ser santa.

Los padres transmiten muchas cosas buenas a sus hijos, pero la santidad no es una de ellas. No la tenemos en nosotros, lo que nace no es santo, y lo que es santo no nació hasta que Jesucristo vino al mundo.

Jesús abre el camino de una nueva humanidad que será santa, libre de pecado, y por lo tanto ya no estará sujeta a la muerte. El propósito de Dios ha sido siempre que Jesús sea el primero de los muchos que, por medio de Él, triunfarán sobre la muerte y vivirán para siempre en la alegría de la santa presencia de Dios.

Esto es lo que descubrimos hoy:

A lo largo del Antiguo Testamento, Dios había prometido que la ayuda vendría. En Jesucristo, esa ayuda ha llegado. El Hijo de Dios vino en un viaje sorprendente, se hizo hombre a Sí mismo y nació de una virgen. Bajó, vivió entre nosotros y fue a la cruz para cargar con nuestros pecados. Como Dios, nos reconcilió consigo mismo, como hombre, nos libró de la ira de Dios. Como santo, nos capacita para una vida santa, y un día nos dará la bienvenida a la alegría de Su santa presencia.

Lucas 1:26–38

26 Al sexto mes, el ángel Gabriel fue enviado por Dios a una ciudad de Galilea llamada Nazaret, 27 a una virgen comprometida para casarse con un hombre que se llamaba José, de los descendientes de David; y el nombre de la virgen era María. 28 Y entrando el ángel, le dijo: «¡Salve, muy favorecida! El Señor está contigo; bendita eres tú entre las mujeres».

29 Ella se turbó mucho por estas palabras, y se preguntaba qué clase de saludo sería este. 30 Y el ángel le dijo: «No temas, María, porque has hallado gracia delante de Dios. 31 Concebirás en tu seno y darás a luz un Hijo, y le pondrás por nombre Jesús. 32 Este será grande y será llamado Hijo del Altísimo, y el Señor Dios le dará el trono de Su padre David; 33 y reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y Su reino no tendrá fin».

34 Entonces María dijo al ángel: «¿Cómo será esto, puesto que soy virgen?». 35 El ángel le respondió: «El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso el Niño que nacerá será llamado Hijo de Dios. 36 Tu parienta Elisabet en su vejez también ha concebido un hijo; y este es el sexto mes para ella, la que llamaban estéril. 37 Porque ninguna cosa será imposible para Dios». 38 Entonces María dijo: «Aquí tienes a la sierva del Señor; hágase conmigo conforme a tu palabra». Y el ángel se fue de su presencia.

(NBLA)

Analiza las siguientes preguntas con otra persona o úsalas para profundizar en la Palabra de Dios.

1¿Cuál es tu respuesta al mensaje bíblico de que la ayuda viene? ¿Inquietud? ¿Curiosidad? ¿Alivio? ¿Escepticismo? ¿Otra? ¿Por qué?
2¿Qué hace que el nacimiento de Jesús sea único en la historia del mundo?
3El Nuevo Testamento enseña tres verdades fundamentales sobre la identidad de Jesús: Es Dios. Es hombre. Es santo. ¿Cuál te parece más fácil de creer? ¿Cuál es la más difícil? ¿Por qué?
4¿En qué medida crees que Jesús entiende tu experiencia de vida?
5Piensa en el viaje del Hijo de Dios. ¿Qué es lo más sorprendente para ti? ¿Por qué?
Próxima sesión

Detalles

ESCRITURA Lucas 1:26–38

Conéctate con nosotros

Suscríbete al boletín de Abre la Biblia para recibir recursos para inspirarte y desafiarte a abrir la Biblia.

Nombre(Obligatorio)