La Caminata Image

La Caminata

Templo

1 Reyes 8:1–11

Templo - Enseñanza (audio)

Dios había dicho que cuando Su pueblo llegara a la Tierra Prometida, elegiría un lugar donde se reuniría con ellos (Deuteronomio 12:5). David entendió que Jerusalén era el lugar, y quiso honrar a Dios construyendo un templo que albergara el arca del pacto. Pero Dios le dijo a David: «[Tu hijo] edificará una casa a mi nombre» (2 Samuel 7:13), y el privilegio de construir el templo recayó en Salomón.

La hora del templo

Normalmente, las obras de construcción resuenan con los sonidos de los cortes, los martillazos y los gritos, pero el templo se levantó en total silencio. Todas las piedras se cortaban y se preparaban en la cantera y luego se llevaban a la obra listas para su montaje.

Cuando todos los materiales estaban preparados, se daba la orden de construir, y el templo se levantaba en silencio: «No se oyó ni martillo ni hacha ni ningún instrumento de hierro en la casa mientras la construían» (1 Reyes 6:7).

Esta imagen se retoma en el Nuevo Testamento, donde se describe al pueblo de Dios como «piedras vivas» (1 Pedro 2:5). Todo lo que Dios está haciendo en tu vida te está moldeando para tu destino eterno; tu dolor y tu sufrimiento son como el martillo y el cincel que te moldean para ser una piedra viva en el templo de Dios. Cuando Jesucristo regrese, la preparación estará completa, y el pueblo de Dios será un templo glorioso en el que morará Su presencia.

Los canteros de Dios

Hace algunos años, tuvimos la oportunidad de acoger en nuestra casa durante varios días al pastor rumano Joseph Ton. Había sido encarcelado por su fe, y le escuchamos atentamente mientras hablaba del costo de su compromiso con Cristo.

Describió cómo los prisioneros odiaban a los guardias por su crueldad, pero Joseph oraba por ellos y por sus familias. Cuando uno de los guardias le preguntó: «¿Por qué no estás lleno de amargura hacia mí?».

Joseph respondió: «Porque para mí eres el cantero de Dios».

¿Quiénes son los canteros de Dios en tu vida? Puede que te hayan traído dolor, pero Dios usará ese dolor para moldearte a la semejanza de Cristo. Dios también puede usar circunstancias difíciles con tu salud, familia, trabajo o finanzas para cortarte en forma. El proceso es siempre doloroso, pero cuando Cristo regrese serás todo lo que Él te llama a ser y tomarás tu lugar en el cielo donde conocerás y disfrutarás de la presencia de Dios para siempre.

Un servicio de consagración

Una vez terminado el edificio, el pueblo se reunió para un servicio de consagración que resultó ser uno de las mayores eventos en la historia del pueblo de Dios. Cuando los sacerdotes llevaron el Arca de la Alianza al Lugar Santísimo, en el centro del templo, la presencia de Dios descendió: «la nube llenó la casa del SEÑOR, así que los sacerdotes no pudieron quedarse a ministrar por causa de la nube» (1 Reyes 8:10-11).

Este pueblo nunca había experimentado la presencia inmediata de Dios. La última vez que la gloria de Dios se había mostrado así fue en el desierto, más de cuatrocientos años antes, así que Salomón tuvo que explicar al pueblo lo que estaba sucediendo: «El SEÑOR ha dicho que Él moraría en la densa nube» (8:12).

El Lugar Santísimo, en el centro del templo, era una sala oscura construida para albergar el Arca de la Alianza. En la tapa del arca había figuras doradas de querubines, que representaban el juicio de Dios. Así, cuando la presencia de Dios descendía, rompía la separación representada por estas figuras y entraba en medio de Su pueblo.

Respondiendo con adoración

La primera respuesta de Salomón a la presencia de Dios fue la adoración. «Bendito sea el SEÑOR, Dios de Israel, que habló por Su boca a mi padre David y por Su mano lo ha cumplido» (8:15). 

Pero Salomón sabía que ningún edificio podía contener a Dios, y que la nube de la presencia de Dios podía irse tan rápidamente como llegaba. Ansiaba algo más que una experiencia ocasional de la presencia de Dios, quería que el templo fuera el lugar donde la presencia de Dios pudiera encontrarse siempre, así que hizo esta petición: “que Tus ojos estén abiertos noche y día hacia esta casa, hacia el lugar del cual has dicho: «Mi nombre estará allí» (8:29).

Salomón también pidió que Dios escuchara las oraciones de las personas que vivían a muchos kilómetros de Jerusalén: «Y escucha la súplica de Tu siervo y de Tu pueblo Israel cuando oren hacia este lugar; escucha Tú en el lugar de Tu morada, en los cielos; escucha y perdona» (8:30).

La alegría llenaba el corazón de Salomón al anticipar un futuro bendecido por la presencia de Dios: «Bendito sea el SEÑOR, que ha dado reposo… Que el SEÑOR nuestro Dios esté con nosotros, como estuvo con nuestros padres; que no nos deje ni nos abandone» (8:56-57).

La triste historia del templo

Pero la alegría no duró. Después de la época de Salomón, otro rey llamado Manasés promovió la adoración de otros dioses e introdujo la astrología en el templo de Dios (2 Reyes 21:5). Esta idolatría fue tan ofensiva para Dios que entregó a Su pueblo en manos de sus enemigos. 

El ejército babilónico sitió Jerusalén, la ciudad cayó y el templo fue destruido.

Jerusalén quedó reducida a un montón de escombros. En el proceso, el Arca de la Alianza se perdió, y (¡a pesar de los esfuerzos de Indiana Jones!) nunca se ha encontrado. Este hecho es de gran importancia, sin el arca, el templo ya no podía ser el lugar donde Dios se reunía con Su pueblo.

El templo fue reconstruido bajo el liderazgo de Esdras y Nehemías, pero era sólo una sombra del construido por Salomón. La gente se reunía para adorar, pero la nube de la presencia de Dios nunca descendía y para la época de nuestro Señor Jesucristo, el templo se había convertido en «una cueva de ladrones» (Mateo 21:13).

El Templo con nosotros

Al describir el nacimiento de Jesús, Juan dijo: «El Verbo se hizo carne y habitó entre nosotros» (Juan 1:14). «Habitó» significa literalmente «tabernaculó», o «montó su tienda», por lo que Juan nos está diciendo que cuando Jesús nació la presencia de Dios descendió entre Su pueblo.

Al principio de su ministerio, Jesús vino al templo y dijo: «Destruyan este templo, y en tres días lo levantaré» (Juan 2:19). Los que le oyeron pensaron que se refería al edificio, pero Jesús se refería a Su propio cuerpo, indicando que Él mismo es el lugar donde nos encontramos con Dios: «Si quieren encontrarse con Dios», decía, «vengan a Mí».

El lugar donde los hombres y mujeres pueden encontrarse con Dios no es un edificio en Jerusalén o en cualquier otro lugar. El lugar donde pueden encontrarse con Dios es a través de Jesucristo. Salomón pidió que Dios escuchara las oraciones que se dirigían al templo, pero Jesús promete que Dios escuchará las oraciones que se ofrezcan en Su nombre: todo lo que piden al Padre en mi nombre, se lo dará (Juan 16:23, traducción nuestra).

El Espíritu en nosotros

Cuando los discípulos estaban con Jesús, tenían acceso abierto a la presencia de Dios. Dios estaba con ellos en la persona de Jesús, así que cuando Jesús empezó a hablar de irse, los discípulos se preocuparon.

Pero Jesús dijo: «Yo rogaré al Padre, y Él les dará otro Consolador para que esté con ustedes para siempre; es decir, el Espíritu de verdad… porque mora con ustedes y estará en ustedes. No los dejaré huérfanos; vendré a ustedes” (Juan 14:16-18). Los discípulos habían conocido la presencia de Dios con ellos en Jesús, pero ahora conocerían la presencia de Dios en ellos por el Espíritu Santo.

El don del Espíritu Santo en la vida del creyente es tan sorprendente que Pablo pregunta: «¿O no saben que su cuerpo es templo del Espíritu Santo que está en ustedes, el cual tienen de Dios, y que ustedes no se pertenecen?» (1 Corintios 6:19). Intenta asimilar esto: tu cuerpo es un templo del Espíritu Santo. Así como la gloriosa presencia de Dios bajó al templo de Salomón cuando fue dedicado, la presencia de Dios llena las vidas de aquellos que están dedicados a Él. Por eso, Pablo ora para que los creyentes «dé a conocer el amor de Cristo que sobrepasa el conocimiento, para que seáis llenos hasta la medida de toda la plenitud de Dios» (Efesios 3:19, traducción nuestra).

Toda la historia de la humanidad conduce al día en que Jesucristo llevará a Su pueblo a la presencia inmediata de Dios. El apóstol Juan tuvo una visión de cómo será esto, vio una gran ciudad y una gran multitud de personas. Entonces oyó «una fuerte voz del trono que decía: ‘He aquí que la morada de Dios está con los hombres. Él habitará con ellos, y ellos serán su pueblo, y Dios mismo estará con ellos como su Dios'» (Apocalipsis 21:3).

Esto es lo que descubrimos hoy:

La nube de la presencia de Dios en el templo señalaba lo que Dios haría en Cristo. Dios se hizo humano y caminó entre nosotros en Jesús. Cuando creemos en Él, la presencia de Dios entra en nuestras vidas por el Espíritu Santo, dándonos un anticipo de las alegrías que nos esperan cuando vivamos con Él para siempre.

1 Reyes 8:1–11

1 Entonces Salomón reunió a los ancianos de Israel, a todos los jefes de las tribus y a los principales de las casas paternas de los israelitas ante él en Jerusalén, para hacer subir el arca del pacto del Señor de la ciudad de David, la cual es Sión. Todos los hombres de Israel se reunieron ante el rey Salomón en la fiesta, en el mes de Etanim, que es el mes séptimo. Cuando llegaron todos los ancianos de Israel, los sacerdotes alzaron el arca. Subieron el arca del Señor, la tienda de reunión y todos los utensilios sagrados que estaban en la tienda; los sacerdotes y los levitas los subieron.

El rey Salomón y toda la congregación de Israel que estaba reunida ante él, estaban con él delante del arca, sacrificando tantas ovejas y bueyes que no se podían contar ni numerar. Entonces los sacerdotes trajeron el arca del pacto del Señor a su lugar, al santuario interior de la casa, al Lugar Santísimo, bajo las alas de los querubines. Porque los querubines extendían las alas sobre el lugar del arca, y los querubines cubrían el arca y sus barras por encima. Pero las barras eran tan largas que los extremos de las barras se podían ver desde el lugar santo, que estaba delante del santuario interior, pero no se podían ver desde afuera; y allí están hasta hoy. En el arca no había más que las dos tablas de piedra que Moisés puso allí en Horeb, donde el Señor hizo pacto con los israelitas cuando salieron de la tierra de Egipto. 10 Y sucedió que cuando los sacerdotes salieron del lugar santo, la nube llenó la casa del Señor, 11 así que los sacerdotes no pudieron quedarse a ministrar por causa de la nube, porque la gloria del Señor llenaba la casa del Señor.

(NBLA)

Analiza las siguientes preguntas con otra persona o úsalas para profundizar en la Palabra de Dios.

1¿Crees que te gustaría vivir en la presencia de Dios? ¿Por qué sí o por qué no?
2¿Quiénes son los canteros de Dios en tu vida en este momento? Habla del dolor. ¿Cómo crees que Dios quiere utilizarlo para hacerte más parecido a Cristo?
3¿En qué momento de la historia de la humanidad bajó Dios entre su pueblo? Si queremos encontrarnos con Dios hoy, ¿a dónde tenemos que ir?
4¿Qué quiso decir el apóstol Pablo cuando dijo a los creyentes: "Vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo" (1 Corintios 6:19)?
5¿Cómo podemos probar ahora mismo cómo será la vida en el cielo?
Próxima sesión

Detalles

ESCRITURA 1 Reyes 8:1–11

Conéctate con nosotros

Suscríbete al boletín de Abre la Biblia para recibir recursos para inspirarte y desafiarte a abrir la Biblia.

Nombre(Obligatorio)